El actor estadounidense ha sido demandado por una supuesta agresión a un trabajador del set de la película City of Lies en abril de 2017. Gregg Brooks, quien fue contratado como gerente de locaciones para esa película, asegura que el protagonista de Piratas del Caribe le golpeó en las costillas y en el rostro, tras un altercado

En los documentos de la corte obtenidos por la revista People, Brooks afirma que el actor contrató a dos amigos para una escena de City of Lies en el centro de la ciudad. En pleno rodaje, Brooks le informó al director que solo podían realizar una toma más y Depp lo encaró: “¿Quién mierdas eres tú? ¡No tienes derecho!”, le gritó y después le dio dos golpes en las costillas.

El demandante asegura que después de esta agresión, el artista lo provocó al asegurar que le daría 100.000 dólares si lo golpeaba en la cara en este momento. Los guardaespaldas terminaron por obligar al actor a abandonar el set, a quien “le apestaba la boca de alcohol”, del sitio.

Esta nueva batalla legal se suma a una serie de escándalos sobre adicciones, deudas y demandas que ha encarado en los últimos dos años. En mayo de 2016, y tras 15 meses casados, Depp y la actriz Amber Heard se divorciaron.

En febrero de 2017 saltó la primera noticia sobre sus dificultades económicas tras su alto tren de vida: un despacho de abogados le demandó por un préstamo impagado para comprar un yate, decenas de coches de lujo, vino y aviones privados. A partir de ahí se fue sabiendo que había dilapidado su fortuna, estimada en más de 650 millones de dólares, y que se enfrentaba a importantes multas tras no pagar impuestos durante años. Él demandó a sus exasesores y ellos le acusaron de despilafarrador.