El animador mexicano, cruzó la frontera con 21 años y 100 dólares, solo para cumplir su sueño americano

" />

El animador mexicano, cruzó la frontera con 21 años y 100 dólares, solo para cumplir su sueño americano

César Millán, el presentador mexicano de televisión más conocido como "el encantador de perros", decidió hablar sobre sus difíciles días como inmigrante ilegal. Esto luego de haber desafiado a Donald Trump recomendando que adoptara un perro para que se humanizara.

"Los perros humanizan a la gente. Necesita un Golden Retriever para suavizarse", dijo Millán. 

La polémica sugerencia del animador de National Geographic, la comentó con el portal TMZ. De inmediato, medios del espectáculo quisieron conocer su historia para llegar al trasfondo de su molestia con el Presidente de Estados Unidos.

Jada Pinkett Smith, esposa de Will Smith, lo entrevistó en su programa online Red Table Talk. En la oportunidad, Millán reveló su lucha para llegar al que llamó el país de las oportunidades.

Según su relato, desde temprana edad soñaba con emigrar al norte. "Cuando tenía 13, le dije a mi madre 'mamá, ¿crees que puedo ser el mejor entrenador de perros del mundo?', después de ver 'Lassie y Rin Tin Tin'. (…) Entonces, '¿dónde vivía Lassie y Rin Tin Tin?' ¡En Estados Unidos!", explicó entre risas.

En diciembre de 1991, dió el gran paso y comunicó a su familia que había tomado la decisión de partir. "Fui donde mi padre, de nuevo, y le dije 'mamá, me voy', '¿A dónde vas? Mañana es Navidad', me dijo. Y le respondí: 'Me voy a América'. Entonces, mi padre, que había ahorrado 100 dólares, me los dio y los puse en mis calcetines", recordó.

Luego detalló su paso ilegal a Estados Unidos mediante de un autobús. "Lo que ves es gente queriendo aprovecharse de ti. Pueden venderte, pueden matarte por órganos. Morir es más probable que conseguir saltar", declaró, añadiendo que hubo veces en que él se dejaba atrapar por la policía norteamericana.

"Los americanos te alimentan. Cuando te atrapan, te alimentan. La policía mexicana no te alimenta. Muchas veces no comía, porque quería ahorrar mis 100 dólares", recalcó.

"Cuando crucé, por fin, un hombre delgado vino hacia mí, muy sucio, fumando un porro y me dijo 'por cruzar la frontera te cobro 100 dólares'. Era todo lo que tenía, era una señal. Él conocía el camino", señaló en el programa.

En 2002, y ya instalado en el país, dejó de trabajar como peluquero canino y limpiador en residencias de perros para enfocarse en la rehabilitación de canes agresivos en un centro psicológico en California. Su éxito llamó la atención del diario Los Angeles Times y una cadena televisiva se interesó en filmar su trabajo como parte de un reality show llamado Dog Whisperer, el que se estrenó en 2004 y que lo llevó a editar siete libros, una revista y varias series.

En el programa, además, se le consultó por su crisis del 2010, la que lo llevó a tomar una sobredosis de pastillas tras la muerte de su pitbull y la separación de su esposa. Consultado por la animadora, respondió que lo que lo motivó a intentar quitarse la vida fue "el fracaso".

"El sentimiento de fallar y no ser lo suficientemente bueno. Hablas contigo mismo (…) Mi clan familiar simplemente se fue. Es como si tu casa se estuviera incendiando y no pudieses hacer nada", explicó, aclarando que hoy en día, a sus 48 años, se encuentra bien y ya superó la depresión".