El cineasta italiano Ermanno Olmi, Palma de Oro en el Festival de Cannes de 1978 con “El árbol de los zuecos”, falleció a los 86 años, anunció este lunes el ministerio italiano de Cultura

Olmi, un cineasta autodidacta y pionero del género documental, estaba enfermo desde hace varios años y falleció el domingo en el hospital de Asiago, cerca de Vicenza (norte de Italia).

“La desaparición de Ermanno Olmi deja a la cultura italiana sin un gigante, un gran maestro del cine italiano”, dijo el ministro de Cultura Dario Franceschini.

“Fue un intelectual profundo que sondeó y exploró los misterios del hombre y explicó, con la poesía que caracteriza sus obras, la relación entre el hombre y la naturaleza, la dignidad del trabajo, la espiritualidad”, añadió el ministro.

Olmi nació en Bérgamo el 24 de julio de 1931 y dirigió uno cuarenta cortometrajes y viente largometrajes, entre ellos “El árbol de los zuecos” (“L’albero degli zoccoli”), una descripción casi documental de la vida de cuatro familias de campesinos pobres a finales del siglo XIX.

Olmi creó un estilo muy personal y experimentó con varias formas cinematográficas como el género religioso en “Camina, camina” (“Cammina Cammina”, 1982), donde contaba la historia de los Reyes Magos con actores no profesionales.

En 1988 ganó el León de Oro del Festival de Venecia con “Larga vida a la señora” (“Lunga vita alla signora”) y en 1988 el León de Oro por la “La leyenda del Santo Bevedor” (“La leggenda del santo bevitore”), basada en un cuento de Joseph Roth.

Veinte años más tarde, el festival de Venecia le dio otro León de Oro por el conjunto de su carrera.