El cantante ha moderado sus problemas con la justicia desde que redescubrió su fe, sin embargo sigue protagonizando encontronazos con sus fans

Sin embargo, en esta ocasión el cantante no habría perdido los estribos por un exceso de alcohol o por la presencia de los paparazzi, sino por el trato que estaba recibiendo una mujer que se encontraba en la misma fiesta que él: la organizada por el actor Patrick Schwarzenegger. 

Según la información que ha obtenido el portal TMZ, Justin se percató de que un hombre había agarrado por la garganta a la mencionada desconocida y no la soltaba pese a los intentos de esta por zafarse. En un primer momento, el intérprete y sus acompañantes optaron por gritarle para que la dejara marcharse, a lo que él les habría respondido con un improperio provocando que Justin se le echara encima, le pegara un puñetazo en la cara y le inmovilizara contra la pared, lo que dio tiempo a la mujer a escapar.

Poco después el agresor fue expulsado del evento y detenido, pero antes tuvo tiempo de organizar un nuevo revuelo al perseguir un coche en el que creía que viajaba Justin Bieber mientras gritaba a pleno pulmón su nombre.

Varios testigos presenciales han asegurado que el hombre al que golpeó el cantante mostraba signos evidentes de haber consumido drogas y que posiblemente la joven a la que agredió era su exnovia.