El hombre, a la espera de un juicio por drogas, se quitó los grilletes del tobillo y luego echó a correr y salió por la puerta, como si nada. El momento quedó registrado por una cámara de seguridad. Los oficiales se abalanzaron sobre Adirek, pero consiguió escapar y saltar sobre una moto que esperaba.

La policía lo vio más tarde conduciendo un Mazda y después de una persecución fue detenido.