Los habitantes pidieron a las autoridades competentes eliminar definitivamente esta estación de transferencia improvisada, porque, a su juicio, lo que trae son enfermedades y molestias tanto a los vecinos como a los comercios de la zona

Los  residentes  explicaron que desde hace aproximadamente un mes el terreno está repleto de basura y volvieron las ratas, gusanos y moscas a apoderarse del sector.

Ifigenia Cedeño señaló que a principios de año, obreros retiraron los desperdicios que se encontraban en el lugar, pero ahora , la situación es peor. “Hay una montaña de basura tremenda y los hedores son insoportables y tenemos que tener las puertas y ventanas de las casas cerradas. Tenemos años lidiando con este problema”, dijo.

Algunos trabajadores de Coservas indicaron que la basura que se recolecta del municipio es llevada a este estacionamiento donde se extrae el material de provecho (cartón, aluminio, cobre y vidrio, entre otros) y posteriormente, es trasladado al vertedero de Cerro de Piedra,  en el municipio Bolívar, pero afirmaron que “es más lo que se queda que lo que se llevan”.