584 armas de fuego de diferentes marcas y calibres, incautadas en operativos de los cuerpos policiales en el estado, fueron inutilizadas por el Servicio Nacional de Desarme (Senades)

El procedimiento se realizó en la sede de la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad (UNES) en Anzoátegui y fue presidido por la directora nacional de Senades, Delia Rondón, acompañada de autoridades de organismos de seguridad ciudadana, así como de integrantes del Frente Preventivo del Ministerio del Poder Popular para Relaciones de Interior, Justicia y Paz.

En lo que va de 2018, el Senades en el estado Anzoátegui ha destruido 880 armas.

Rondón hizo un llamado a la población a participar con la entrega de este tipo de artefactos de manera voluntaria, y sumarse así al “compromiso del Gobierno nacional de garantizar la seguridad ciudadana”.

El director de la UNES en Anzoátegui, Francisco Hércules, destacó que las armas serán fundidas para elaborar cabillas con miras a ser  utilizadas en la construcción de casas de la Gran Misión Vivienda.