Ya en Venezuela no existe sociedad y mucho menos organización política, Venezuela se convirtió en un sitio donde es gobernado por el albedrío, pero sí controlado por una organización que se hace llamar sistema socialista que sabe mover muy bien los hilos que controlan las necesidades del ciudadano.
¡No puede haber estallido social cuando los ciudadanos no se saben comunicar ni escuchar!
¡No puede haber estallido social cuando los que se dicen llamar líderes opositores sólo sirven de muro de contención para que el ciudadano no desobedezca! Cuando los gobernantes saben este problema, utilizan esa debilidad a su favor y su discurso lo concentrará en que ellos serán los únicos que solucionarán los problemas, ya que la oposición no sabe para donde va.
¿Estallido social? Un país donde la economía sobrepasa la dignidad del individuo, esto no pasará, ya que la sociedad con su capacidad de adaptación sólo se acomoda frente a sus penurias, punto que ayuda al sistema opresor y hambreador.
Nadie crece espiritual, moral y económicamente cuando cuida lo que no tiene, y eso que no tiene se llama libertad. El ciudadano cree ser libre porque camina y habla, pero esas son acciones naturales donde no actúa la voluntad ni el deseo de ser libre.
No puede haber estallido cuando el ciudadano no está claro de lo que ve o lo que desea y mucho menos si no tiene quien guíe sus deseos. En el libro de la rebelión de "La Granja", escrito por George Orwell, nos describe cómo una sociedad está confundida frente a sus gobernantes. En su relato nos dice: ”Los animales que estaban fuera miraban a un cerdo y después a un hombre, a un hombre y después a un cerdo y de nuevo a un cerdo y después a un hombre, y ya no podían saber cuál era cuál.”
Los estallidos sociales a través de la historia, se han logrado dentro de sociedades que aman más la libertad que el dinero. El dinero es el hueso que los amos le dan a sus esclavos para que no piensen en sus cadenas, así sean una pocas monedas.

" />

Cuando el perro está cuidando su hueso, el ladrón le pasa por el lado sin ningún temor.
Se habla de un posible estallido social cuando una sociedad está bajo una presión política que le está generando una crisis económica, emocional o existencial y no soporta más dicha situación.
¿Estallido social? Eso sucede cuando la sociedad está bien conformada y sus valores morales, dignidad y leyes no son canjeables, pero cuando la sociedad vive en un limbo político, donde el único principio u objetivo es sobrevivir, es muy difícil que se dé dicho estallido. En los sistemas políticos que son dominados por los socialistas, ellos logran crear dentro de la sociedad unas necesidades que neutralizan al ciudadano frente a la opción de rebeldía.
Hablar de un evento de esta magnitud en Venezuela está muy lejos de la realidad, y está lejos porque el régimen ya consiguió que el ciudadano "cuide su hueso" y no le importe los problemas de los demás, a pesar que lo afecte de una u otra manera. Dentro de la sociedad venezolana están los que cuidan sus industrias y por consecuencia le hacen el juego al sistema, están los que por cuidar su puesto de trabajo no alzan su voz en busca de la libertad, los padres de familia que viven del día a día y se vuelven sumisos, están los que, esperanzados por las misiones del sistema, no mueven ni un dedo para no perder la oportunidad de obtener las dádivas ofrecidas por el régimen.
Ya en Venezuela no existe sociedad y mucho menos organización política, Venezuela se convirtió en un sitio donde es gobernado por el albedrío, pero sí controlado por una organización que se hace llamar sistema socialista que sabe mover muy bien los hilos que controlan las necesidades del ciudadano.
¡No puede haber estallido social cuando los ciudadanos no se saben comunicar ni escuchar!
¡No puede haber estallido social cuando los que se dicen llamar líderes opositores sólo sirven de muro de contención para que el ciudadano no desobedezca! Cuando los gobernantes saben este problema, utilizan esa debilidad a su favor y su discurso lo concentrará en que ellos serán los únicos que solucionarán los problemas, ya que la oposición no sabe para donde va.
¿Estallido social? Un país donde la economía sobrepasa la dignidad del individuo, esto no pasará, ya que la sociedad con su capacidad de adaptación sólo se acomoda frente a sus penurias, punto que ayuda al sistema opresor y hambreador.
Nadie crece espiritual, moral y económicamente cuando cuida lo que no tiene, y eso que no tiene se llama libertad. El ciudadano cree ser libre porque camina y habla, pero esas son acciones naturales donde no actúa la voluntad ni el deseo de ser libre.
No puede haber estallido cuando el ciudadano no está claro de lo que ve o lo que desea y mucho menos si no tiene quien guíe sus deseos. En el libro de la rebelión de "La Granja", escrito por George Orwell, nos describe cómo una sociedad está confundida frente a sus gobernantes. En su relato nos dice: ”Los animales que estaban fuera miraban a un cerdo y después a un hombre, a un hombre y después a un cerdo y de nuevo a un cerdo y después a un hombre, y ya no podían saber cuál era cuál.”
Los estallidos sociales a través de la historia, se han logrado dentro de sociedades que aman más la libertad que el dinero. El dinero es el hueso que los amos le dan a sus esclavos para que no piensen en sus cadenas, así sean una pocas monedas.

Destacadas


Opositores presos, detenciones arbitrarias, la justicia alimentando a la impunidad, escasez de alimentos y medicinas, forman parte de la rutina del venezolano. A diario aumenta el número de personas detenidas por razones políticas.




Maduro impone un sistema represivo que castiga todas las formas de disenso que están consagradas en la Constitución. Todos los derechos civiles y políticos están bajo el control militar. La represión es aplicada por las fuerzas de seguridad, los grupos armados alineados con el régimen y la delincuencia organizada.




¿Qué si los trabajadores necesitan y merecen un aumento? Claro que sí.  ¿Qué si el incremento del sueldo mínimo ayudará al pueblo? Obviamente que no. 



Dentro de algunos años, cuando se haga la historia del siglo XX venezolano sin el apasionamiento con el que se analiza aún ese período, dado el impacto que tiene en nuestras vidas, estoy seguro de que se revalorizará la figura de Teodoro Petkoff.

Teodoro ha vuelto a ser noticia en estos días. Ha sido sobreseído en un esperpento judicial que le montó el poder. Es un nuevo capítulo de la vida de Petkoff, quien está retirado de la vida pública luego de ser protagonista de primer orden en Venezuela en la segunda mitad del siglo XX y en las primeras décadas del siglo XXI.

El periodismo político aplanó la trayectoria intelectual y política de Teodoro en esa manía periodística de tener una frase que ayude a definir al personaje. De esa manera, tantas veces en las agencias internacionales de noticias también terminé escribiendo “Teodoro Petkoff, el ex líder guerrillero…” Y digo que se aplanó su trayectoria porque en realidad Teodoro, para toda la izquierda e intelectualidad en Europa y América Latina, fue en verdad un ícono.

Con su libro “Checoslovaquia, el socialismo como problema”, Petkoff marcó una ruptura intelectual y política para toda una generación latinoamericana y europea con el socialismo burocratizado y represivo de la extinta URSS. La historia terminó dándole la razón a Teodoro, quien al cuestionar en 1969 la imposición de Moscú sobre la primavera checa, trazó la crítica –desde la izquierda- en contra de la burocracia comunista, la misma que terminaría implosionando tres décadas después.Teodoro fundó luego el Movimiento al Socialismo, junto con el también emblemático Pompeyo Márquez, tuvo la experiencia como ministro en la segunda administración de Rafael Caldera, relanzó el diario El Mundo (cuando era vespertino) y luego fundó Tal Cual. Parlamentario de larga data ha tenido la capacidad de revisar sus propias decisiones e incluso corregirlas en público. “Sólo los estúpidos no cambian de opinión” es una de sus frases que simbolizan su perspectiva vital.

En la parte final de los 90, siendo periodista de una agencia de prensa europea, comencé a frecuentar las ruedas de prensa que ofrecía Petkoff como ministro, y también comenzó a ser una fuente ineludible en años en los que no parecía pasar nada en Venezuela. Teodoro, con su estilo vehemente y polémico, terminaba siempre por darle algún titular a los periodistas que supieran pescar en su discurso.

Al pasar los años e iniciarse el siglo XXI, Teodoro dejó la arena política, al entender que desde la prensa (dirigiendo un periódico) podría incidir públicamente. Era otra forma de hacer política no partidista. Yo por aquel tiempo dejé el periodismo diario para buscar un espacio en la universidad, el país necesitaba de análisis, reflexión y explicaciones. Luego de algunos años nos encontramos.

La innovación a la que apostaba Tal Cual les llevó a abrir una columna dedicada a analizar el tema de los medios y la libertad de expresión en Venezuela. En conversaciones con Javier Conde, entonces jefe de redacción, bautizamos como “Infocracia” a aquella columna semanal que comenzó a publicarse en 2005. Dos años después, el cierre de RCTV vino a demostrar la importancia de aquel tema (los medios y las libertades) en la agenda pública nacional. En mi caso, Infocracia pasó ser una suerte de sello personal.

Ser colaborador de Tal Cual me abrió la puerta para conversar ocasionalmente con Teodoro. Durante varios años cada vez que me tocaba recibir y atender en Venezuela a periodistas, académicos o defensores de derechos humanos, una cita obligada era llevarles a un encuentro con Petkoff. Para algunos de ellos, en verdad, entrevistarse con él en persona, terminaba siendo lo más significativo de su visita al país.

Por aquel tiempo, por el año 2009, Teodoro me dio una lección de humildad por la que estaré en deuda con él, siempre. Azucena, su fiel asistente, me llamó: Teodoro quiere verte. Pensé que sería para tratar algún asunto relacionado con mi columna o sobre algún trabajo especial para Tal Cual.

Cuando llegó el día pautado para la reunión, Teodoro me explica que va a tener un encuentro con editores y directores de medios en Estados Unidos y que le han pedido su visión sobre la situación de libertad de prensa en Venezuela.

Libreta y lápiz en mano Teodoro me pidió que le explicara, sí, que yo le explicara, cómo es que funcionaba la hegemonía comunicacional y sus tentáculos en Venezuela.

Durante la siguiente hora Petkoff sencillamente fue un discípulo, me hacía preguntas, tomaba notas y me pedía precisiones. Aquel momento ha marcado un hito en mi vida personal y profesional.

Gracias, Teodoro.




Ya inició este 2017, y la pregunta que muchos venezolanos nos estamos haciendo es ¿qué es lo que viene?



Mañana domingo se cumplen 2 años de la arbitraria privación de libertad de nuestro lider fundamental Antonio Ledezma por parte de la dictadura de Nicolás Maduro. 


Deportes


Sanción FIFA: Del Nero suspendido por 90 días


Presidente de la Federación Brasileña de Fútbol, según el Comité de Ética del organismo, violó las reglas
Leer más...

España podría quedarse sin participación en Rusia 2018


La FIFA advirtió a la junta directiva de la selección sobre posible incidencia gubernamental
Leer más...

Selección de fútbol femenino estadounidense sigue liderando el Ranking FIFA


Según los datos divulgados por la Federación, Estados Unidos volverá a empezar el año como líder en la clasificación general en la categoría femenina
Leer más...

FIFAgate: "Los acusados pensaban que los sobornos seguirían para siempre"


Después de cinco semanas de juicio en Nueva York, se le ha exigido al jurado que la "abrumadora evidencia" prueba que Manuel Burga y otros dos ex dirigentes conspiraron para enriquecerse y se pide...
Leer más...

Dudamel es reconocido como el Mejor Entrenador de 2017


Junto a la Vinotinto Sub-20, el director técnico fue premiado por su labor durante la campaña pasada
Leer más...