Opinión

Escandaloso silencio tras la ejecución de Oscar Pérez. El gobierno no informa, las instituciones hacen mutis, el Fiscal y el Defensor se convierten en cómplices de la masacre, la Asamblea Nacional no se ha pronunciado, la MUD tampoco, sólo Primero Justicia y unos pocos dirigentes y defensores de DDHH lo han hecho. Intelectuales, escritores, analistas y opinadores están desaparecidos...

El régimen ejecutó a Oscar Pérez. Lo masacró a pesar de haberse rendido. Violaron todos sus derechos. Y además realizaron el exterminio a través de grupos paramilitares que pasaron por encima de los cuerpos de seguridad.

Oscar Pérez hizo lo correcto: conspirar contra un narco-régimen dictatorial que aplasta y hambrea a su propio pueblo. Arriesgó la vida enfrentando a unos asesinos, y la perdió. Que en Paz Descanse.

Conspirar contra el régimen no sólo está justificado, sino que es necesario. Los pocos que tengan el valor para hacerlo merecen el apoyo de todos.

Maduro en su alocusión envió varios mensajes:

1.- La misericordia para quien se alce en armas, aunque se rinda, fue sólo para Chávez y para los dos-veces-golpistas del 92.

2.- La vida no vale nada y con ella pagarán incluso quienes se entreguen, como se entregó Chávez dos veces, como militar golpista y luego como presidente.

3.- Los derechos civiles y políticos están conculcados para todo el que disienta, sea civil, militar o sacerdote. Ya no es como cuando los golpistas del 92, luego de matar a unos cuantos, pudieron aprovechar la protección de leyes, tribunales, instituciones y organizaciones defensoras de los DDHH, preservar sus vidas, y pagar no más de dos o tres años de cárcel con libros, visitas y medios. Sin que los ejecutaran, sin que siquiera los inhabilitaran políticamente, todo lo contrario.

4.- Inhabilitación, exilio, cárcel o muerte es lo que espera a todo opositor que cruce la raya que separa a una oposición mansa y simbólica de una verdadera.

Hoy la dictadura mostró su más oscuro y horrible rostro. El del fascismo. Aquel que arma una pequeña parte de la población y la disfraza de pueblo para que amedrente, controle y castigue a las mayorías.

Memo a la comunidad internacional: de Maduro no salimos ni con votos ni con balas. .

1. Maduro, Ramírez y Saab: Nunca Rafael Ramírez, confidente presidencial del desarrollismo y bolivarianismo petrolero de Hugo Chávez –junto con Alí Rodríguez y Bernardo Mommer– se imaginó, que algún día su joven y simpático amigo Tarek William Saab, defensor de los Derechos Humanos, se convirtiera en su némesis.

La inesperada metamorfósis del mal poeta –pero, en su momento, buen amigo Tarek– en perseguidor, resulta de tres factores:

1. La confidencia de Fidel, de que Tarek algún día podría llegar a ser presidente de Venezuela;

2. La ilusión del poeta, de que sus servicios de Calibán (golpeador) para Maduro-Cabello-Padrino López serán retribuidos oportunamente por la troika de Miraflores, vía la concreción del oráculo del Comandante;

3. La Ley de la Revolución (Vergniaud), que estipula, que ésta, como Saturno, “devora a sus hijos” (la révolution, comme Saturne, ne dévore successivement tous ses enfants.); es decir, la inevitable “depuración” del colectivo insurgente exitoso en nuevos vencedores y vencidos, como en el caso de Stalin y Trotski, o Hitler y Roehm.

2. Ramírez versus el “Infanticida”: El camarada Ramírez, quién estaba hibernando en los acogedores entornos del Primer Mundo, mientras la economía y la democracia en Venezuela se fueron al carajo, se dio cuenta tardíamente, que los Bosses de Miraflores y su ambicioso poeta-fiscal lo habían escogido como animal de sacrificio, para ofrendarlo en el altar de la lucha anti-corrupción y, de esta manera, salvar sus pellejos en las elecciones presidenciales del 2018. No dispuesto a ser el Cordero de Miraflores, Ramírez se armó de valor y embistió a Maduro de frente. Aprovechando los muy presentes instintos católicos de los nativos, el arquitecto de la “Nueva PdVSA Roja Rojita” acusó con tierno lenguaje bíblico al “Presidente Obrero” de infanticidio de la Revolución: “Hoy día la Revolución Bolivariana, esa criatura, niña aún, es sacrificada en aras del poder, de mantener los privilegios, la prepotencia y la ceguera de Herodes”.

3. La Ley de Herodes: La astuta referencia bíblica de Ramírez a la ley de Herodes, que fácilmente encuentra eco en una población permeada profundamente por el adoctrinamiento católico, da con la esencia del conflicto venezolano: la incestuosa reproducción de las clases dominantes y castas en el poder y su brutal bloqueo de todo intento de transformación social y democratización “desde abajo”. Donde erra Ramírez, es en la afirmación de que Herodes actuó por prepotencia y ceguera. Herodes el Grande era un consumado político y vasallo de Roma, una encarnación fiel de Il Principe de Maquiavelo, que ejecutaba en forma prototípica una ley fundamental de la evolución política humana: la monopolización y perpetuación de las élites dominantes en el poder, al precio que sea. La troika burguesa de Miraflores, Maduro, Cabello, Padrino López, actúa con la lógica de este principio de organización clasista humana, cuyo parangón animal se encuentra en el infanticidio de los leones.

4. La Lista Nazionale: La acusación de Ramírez contra Maduro es, por supuesto, correcta. La decapitación jurídica-política de los partidos y líderes de la MUD por el triunvirato gobernante, es el equivalente funcional de la medida de Herodes. Es una estratagema, que aprovecha la eterna verdad de las elites dominantes: que, al quitarle a la manada sus líderes, al des-cabezarla física o virtualmente, ésta se convierte en una turba fácilmente dominable, porque su comportamiento se vuelve caótico o robótico. La misma fabricación de la Asamblea Nacional Constituyente y las futuras elecciones presidenciales (2018), concebidas, sin duda, al estilo de la Lista Nazionale (1924) de Mussolini, ilustran esa “férrea ley de la oligarquía” (das eherne Gesetz der Oligarchie, R. Michels) y de los conquistadores del poder. La nostálgica interrogante de Ramírez, de cómo fue que la Vieja Guardia –los grognards de Chávez– perdió el control del proceso, es la clásica pregunta de los vencidos. De Gorbachev a Yeltsin, y de la centroizquierda latinoamericana a Rousseff, Lula y Kirchner.

5. The winner takes it all: En su más reciente artículo, el líder bolivariano pregunta (Aporrea, 7.1.2018): “¿Como fue que llegamos a esta situación?” La respuesta es evidente y el mismo Rafael la sabe. Que no la explicite es humanamente comprensible; pero, políticamente, es un error. Se llegó a esta situación, porque el Comandante Hugo Chávez nunca preparó una vanguardia revolucionaria que pudiera conducir el proceso de transformación del país, en caso de su ausencia. No la preparó a nivel de Estado, ni de Partido, ni de la sociedad. Cuando se acercó su trágico fin físico, provocado o natural, la ausencia de estructuras sólidas y eficientes de decisión generó un vacío de poder. La Vieja Guardia, en lugar de preparar la toma del poder para terminar la obra del fundador, se quedó pasiva. Carecía de la visión estratégica napoleónica en la batalla de Waterloo, de arriesgar todo en un último esfuerzo. Sin audacia, ni estrategia, dejó el campo libre a una camarilla oportunista, que se apoderó rápidamente del proceso de transición. Por su manifiesta ineptitud, ambición y falta de ética, era inevitable, que esa camarilla llevara el proyecto desarrollista de Chávez al colapso. Ahora, a la Vieja Guardia orillada y hostigada, solo le queda recitar la canción de Abba, cuyo título citamos arriba: “I’ve played all my cards and that’s what you’ve done too. Nothing more to say, no more ace to play.”

6. Transiciones: Rusia, Cuba, China, Venezuela: Consciente de su frágil estado de salud y de los peligros de involución de la Revolución soviética, Lenin trató de blindar el proceso de transición a fines de 1922. Identificaba el gran peligro para la revolución en la fracción y praxis del Secretario General del Partido, Iósif Stalin y trató de evitar que heredara el poder. Trágicamente, la muerte temprana de Lenin y la incapacidad de vanguardia de Trotski, malograron la estrategia de salvación del proceso (ver testamento de Lenin). En consecuencia, el jacobinismo estalinista logró usurpar a la Revolución Soviética y la destruyó.

En Cuba, la Revolución contó con una moratoria, por la feliz circunstancia de que Raúl podía llenar el vacío que dejó Fidel. Sin embargo, la moratoria es transitoria para el único régimen socialista (del Siglo 20) de América Latina, porque en Abril del 2018 se cierra el ciclo de la era Fidel-Raúl. En China, Deng Xiao Ping evitó el colapso de la Revolución mediante la implementación de la Nueva Política Económica (NEP) de Lenin, que Xi pretende elevar al Socialismo Universal del Siglo 21. En Venezuela, la transición de la Quinta República al Socialismo del Siglo 21, terminó en una grotesca dictadura burguesa, reminiscente de la época de Yeltsin en Rusia.

7. Venezuela: la transición fallida I: En la transición venezolana, era obvio, que el “maoísta” y rufián sindical Maduro no “daba el ancho” para garantizar la evolución de la Revolución. Por lo tanto, y pese a los intereses particulares del Caribe y dos potencias mundiales, el Presidente nunca debía haberlo colocado en la cúspide del poder. El apparatchik Diosdado Cabello, quién se auto-catapultó al centro del poder, fue peor. Fiel creyente de los métodos de la Cosa Nostra, de que la cooptación de los líderes de un partido revolucionario debe ser por la nomenclatura –no mediante elecciones– nunca debía haber ocupado un cargo clave en la organización de la Revolución Bolivariana. Al igual que el nombramiento de Jorge Arreaza como Coordinador de la Escuela de Cuadros del Sistema de Formación Socialista Simón Rodríguez del PSUV, que ya indicó claramente la desnaturalización de la Revolución hacia la parodia tragicómica.

8. Venezuela: la transición fallida II: La corresponsabilidad del desastre corresponde, por supuesto, a la Vieja Guardia del oficialismo, que se calló la boca ante los errores del proceso. Lo que Rafael Ramírez, José Vicente Rangel, Jorge Giordani et al le critican hoy al Madurismo, es el resultado de un largo cáncer de oportunismo que destruyó al movimiento-partido. Cuando empezó la “depuración” del proceso –el Thermidor de la derecha– no hubo resistencia de los auténticos revolucionarios: ni siquiera en el affaire Dreyfus de la Fuerza Armada Bolivariana, la persecución del General Baduel. La derecha pudo poner impunemente a la persona, que había salvado a la Revolución y decenas de miles de vidas, ante el pinochetazo venezolano —como reconocieron Fidel y Hugo Chávez en su famoso telefonema, publicado en el Granma– en la cárcel, sin que apareciera ningún Zola para protestar. Este fue el punto de quiebre y viraje moral de la Revolución: el Thermidor triunfante de la nueva socialdemocracia venezolana, travestiada de bolivariana, socialista y chavista. Si Rafael Ramírez teme ahora, que el triunvirato le aplique la ley de Saturno, debe recordar, que el momento de parar la instalación de ese mecanismo se le pasó hace muchos años.

9. ¿Qué va a pasar?: La segunda pregunta de Ramírez es: “¿Qué va a pasar?… El Comandante, creó mecanismos para la defensa de nuestra revolución, de la Quinta República. ¿Dónde están? ¿Se va a perder todo este esfuerzo? Ya el retroceso es brutal.” Nuevamente, la respuesta es clara. Los legítimos y legales mecanismos de defensa de la revolución ya no existen. Por una parte, los usurpadores socialdemócratas del poder controlan antidemocráticamente el aparato de Estado (división de poderes, constitución etc.). Por otra, la identificación de las masas con su líder y su proyecto, que era el sostén fundamental del poder de Chávez, se ha desvanecido. Hoy día, el poder oficial está repartido entre la vieja (Ramos Allup) y la nueva socialdemocracia (la troika tóxica) venezolana, en un modelo de dominación sostenida sobre la mentira, las bayonetas y los dólares.

¿Qué propone Ramírez ante esta correlación de fuerzas? ¿La alianza con los neo-mantuanos que complementan el arco de poder de la clase política venezolana? Parece, que no. Dice que “lo único que salva a este proceso, a nuestro pueblo, es Chávez, su legado, su obra y la conciencia que sembró en los más pobres, en las instituciones que creó, en los soldados, trabajadores, en el Poder Popular”. Es decir, no tiene propuesta. Nuevamente, en este momento estratégico –como en el quiebre moral del proceso, el encarcelamiento del General Baduel, y en la usurpación de la transición, a la muerte del Comandante Chávez– la Vieja Guardia se queda sin praxis de vanguardia. Ante el poder de la Razón cínica, apela a fantasmas de salvación.

10. Chávez, Ramírez y Stalingrado: Encerrado en su Stalingrado económico-político de una megainflación del 2,600 por ciento (2017); con una PdVSA destruida; sin líquidez, ni moneda internacional; con creciente aislamiento global, sin proyecto económico –más allá de sus nuevas estupideces de voodoo economics, recomendadas por sus asesores económicos analfabetos españoles, como el Petro, las granjas de minería, etcétera– ni político, la troika tóxica está buscando condiciones de rendición aceptables, en las negociaciones secretas de Santo Domingo.

En estas condiciones, la frase de Ramírez, de que “lo único que salva a este proceso…es Chávez”, sólo puede tener dos significados reales: un levantamiento militar contra el estancado régimen burgués, como el “bolivariano” de febrero del 1992; o una insurrección popular, como la que derrotó a la dictadura militar de Abril 2002. Lo que falta en ambos escenarios actuales, es el ingrediente decisivo: el líder-mártir que derrota a los Herodes tropicales, en beneficio del pueblo.

Entre el miedo y el caos naufraga un país, un sueño hermoso, la posibilidad de redimir a nuestro pueblo pobre y de zafarnos para siempre, de cualquier dominación, y avanzar en la construcción de nuestro propio futuro, nuestra propia concepción de la sociedad, una profundamente Bolivariana, Chavista, Socialista.

El miedo se ha impuesto, ha calado en todos los estamentos de nuestra sociedad, de nuestro ámbito político. Triste y deplorable condición que caracteriza a la actual situación. No estoy hablando del miedo establecido por la delincuencia y el malandraje en las calles y barrios de las ciudades, ni en los campos del país, en un virtual toque de queda donde la gente ha cambiado sus hábitos, su rutina de trabajo, su forma de vida y se encierra en sus hogares o busca refugio en cualquier sitio, puesto que las calles parecieran estar en control del hampa o por la desconfianza en los mismos cuerpos policiales. Nó, estoy hablando del miedo que prevalece en el quehacer político del país, por la persecución política, el hostigamiento, la vigilancia, las acusaciones más descabelladas y las detenciones arbitrarias de quien exprese una posición política contraria o cuestione las actuaciones del Presidente, de su círculo íntimo o de cualquiera de los varios "jefes" que ahora lo dirigen.


Es triste que ésto suceda en un gobierno que se dice Chavista. Más bien es deplorable. El Comandante Chávez nos legó un país de plenas libertades, libertad de pensamiento, de acción política, de participación. No sólo lo practicaba en su conducta diaria y en su manera de gobernar, sino que, tal vez lo más importante, nos legó una Constitución, donde se garantizan de manera amplia, extensa y avanzada todos los derechos fundamentales del ciudadano. Contemplando un complejo y bien elaborado andamiaje, marco jurídico, un sistema integral para garantizar la vida, la justicia, el debido proceso, presunción de inocencia, libertad, el honor, nombre propio, reputación, protección del hogar doméstico, seguridad jurídica, integridad física, moral, la confidencialidad de los datos personales, la democracia popular, participativa, los derechos humanos, políticos, de expresión, de asociación, tránsito, trabajo, religión, cultura, libertad económica, educación, salud, alimentación, hasta la propiedad. Todos los derechos están incluidos y garantizados por nuestra Constitución porque son consagrados progresivamente.

Igual estableció los instrumentos e instituciones para su garantía y protección, esto es, el Estado de Derecho. Restableció el concepto Bolivariano del Poder Moral, cada Poder con sus atribuciones y espacios bien definidos. Es probablemente la más avanzada del mundo.

Dejaba atrás el Comandante a la Cuarta República, con su estela de violaciones a los derechos humanos y abusos de todo tipo de los cuales echaron mano las élites de la Cuarta República para mantenerse en el poder.

Yo viví el período del gobierno revolucionario del Comandante Chávez como ciudadano y luego como Ministro y dirigente político a su lado. Siempre me sentí muy orgulloso y creo que fue un extraordinario aporte a la política del país, por la forma como nuestro Comandante ejerció el poder. Jamás lo escuché, ni siquiera en las circunstancias más apremiantes, ordenar alguna acción violenta, abuso, detención, acción para suprimir una disidencia, una opinión política o de cualquier tipo. Cuando un dirigente popular, o cualquier ciudadano, desde el más sencillo hasta cualquier otro exponía alguna idea, reclamación, queja, cuestionamiento, el Comandante Chávez, no sólo se interesaba y prestaba atención, sino que indagaba más y se metía al problema, hasta el final, estudiaba, no aceptaba la excusa de que era "un enemigo o un escuálido", siempre propendía a defender y escuchar al débil, al oprimido, a la mujer, al joven, al obrero.

Cuando algún ministro trataba de interponer una demanda por difamación, de esas que abundaban en el accionar opositor y de los grandes medios, él nos decía una y otra vez, que no había que "judicializar la política".

Jamás lo ví intervenir en ninguna decisión del TSJ, ni siquiera cuando la misma dictaminó que los hechos de abril no fueron un golpe de estado, ni cuando el Sabotaje Petrolero, ni incidía sobre la Fiscalía o cualquier otro órgano del Poder Moral, no amenazaba, mucho menos grababa a sus ministros o compañeros de trabajo.

Cuando el CNE, durante el referéndum por la reforma, informó que los resultados estaban muy estrechos, pero que faltaba aún el conteo de votos, tarde en la noche, que podrían dar una estrecha victoria a la opción de la revolución, él instó al CNE a que diera los resultados, en aras de la paz, qué él no podía introducir, imponer, una reforma tan amplia de la Constitución con un margen de votos tan estrecho.

Desde "La Batalla de Santa Inés" y a partir de allí hasta su última victoria en 2012, me desempeñé como su jefe de movilización y logística. Una vez, ya en campaña para la batalla de 2004, ante la incertidumbre en los resultados por la situación económica y de desestabilización en el país, le pregunté, eran altas horas de la noche en su despacho, que haríamos si perdía el referéndum. Se me quedó viendo y me dijo: entregamos el gobierno y nos vamos a las calles a recuperar el favor del pueblo. Nunca tuve dudas de la honestidad y ética del Comandante en el ejercicio del poder.

Al trabajar con él sentíamos y respetábamos su autoridad como Jefe de Estado, Presidente y Jefe de la Revolución. Era un hombre de un carácter fuerte, pero a la vez, profundamente humano. Nadie discutía su autoridad, porque siempre era el primero en todo: con su moral y ética intactas, primero en el trabajo, en el sacrificio, en el riesgo, en el esfuerzo, humilde, conocedor del pueblo, de los soldados, estudioso, valiente, muy respetuoso de todos, de sus compañeros, de sus contrincantes políticos, conocedor a fondo de los códigos de la conducta política y su significado. Así, él no temía por su autoridad, era un dirigente seguro de sí mismo, no le temía a la discusión de las ideas, a contrastarlas, no tenía miedo, ni complejos.

No es lo que pasa hoy día en el país, ni en el gobierno. Existe un temor extendido a decir algo que no esté en línea de lo que dice el Presidente, o ni siquiera eso, de lo que dice su círculo íntimo. Eso no es ni disciplina, ni lealtad, eso es MIEDO. Yo estoy sorprendido y preocupado por esa actitud. Porque los dirigentes, el partido, las instituciones y los distintos organismos del Estado se paralizan, no cumplen sus tareas de control, de alerta temprana, nadie dice nada. El silencio, la omisión, no dar la opinión oportuna, el aplauso fácil, es parte del problema.

Se ha utilizado la persecución para imponer este estado de cosas, esta conducta, se ha abusado de la disciplina del Chavismo. En los organismos públicos, en las empresas del Estado, se ha producido una "purga" de sectores Chavistas, sobre todo de los que trabajamos con el Comandante, o sencillamente por desplazamientos de grupos. Los programas de opinión, que con Chávez florecieron, se han ido cerrando uno a uno, los que quedan y emitían opiniones críticas han tenido que irse retractando o ajustando el discurso, convirtiéndose en una mueca de lo que eran, un coro de lo absurdo. Hay casos emblemáticos, no los voy a mencionar, pero los obligan a retractarse de sus opiniones para volver a sus programas. Es triste.

La actuación de los organismos de seguridad del Estado ha sido abusiva. Los allanamientos, las detenciones con rostros enmascarados, con gran profusión de hombres y armamentos para detener a quien sea, además de resultar ridículo, tiene la clara intención de atemorizar, amedrentar, callar la boca. Los juicios públicos, cuando el Presidente, el Vice presidente o el Fiscal sentencian a alguien en público, en cadena nacional, en rueda de prensa, están violando todos los procedimientos y garantías que establecen nuestra Constitución, que introdujo y respetó el Comandante Chávez, para que nunca nadie lo pudiese llamar, calificar de tirano o autoritario.

Toda esta acción directa de los distintos organismos e instituciones del Estado, viene acompañado de una agresividad en el lenguaje, en los mensajes, un "malandreo", una vulgaridad que expone como lo que son a los "pranes" de la política. ¡Qué daño le han hecho y le siguen haciendo a la Revolución! Han estimulado lo peor de las conductas políticas, la persecución, el fascismo, la violencia, los linchamientos morales, el silencio y el miedo.

En mi caso, el Fiscal sigue actuando en violación de la Constitución y de mis derechos fundamentales (sigo recordando la imagen de Tarek gritando lo mismo, detenido durante el golpe fascista de 2002). Se está violando la Constitución en todo el articulado que él mismo ayudó a redactar como Constituyente. ¿Cómo es posible ésto poeta? ¿Puede el deterioro llegar a tanto? ¿A cambio de qué? Dije el pasado artículo que conozco al Fiscal desde tiempos seguramente ya muy remotos para él, donde no tiene vuelta atrás, volver a Kabul. Sigo recordando la dura campaña que hicieron en tu contra las mismas personas que hoy te han asignado el papel de perseguidor de revolucionarios. Siempre contaste con mi apoyo. A pesar de todo lo que decían de tí, de tu relación con los empresarios del Estado, del rechazo generalizado de la militancia, te apoyamos desde PDVSA, sí la misma que ahora acusas y persigues, era nuestra responsabilidad. Te apoyamos políticamente hasta que el Comandante Chávez decidió quitarte su apoyo. Eso sí duele, que Chávez le haya quitado el apoyo político a alguien. Parece que ahora eso no importa, este es otro gobierno, rodeado de personajes a los que el Comandante Chávez puso de lado. Cosa extraña.

Mientras el Fiscal sigue tratando de enlodar mi reputación y la de compañeros como el Dr. Bernard Mommer (increíblemente le colocaron "alerta roja" en INTERPOL) mientras persigue familiares, como a la esposa de Mommer, funcionarios como Zerpa (no el Vicepresidente de Finanzas de PDVSA, sino la hija del ex magistrado), encarcela a otros como Nélida Izarra, él sigue atrapado en su mentira, haciendo un papelón.

Ahora el Fiscal se enteró de que nuestras fórmulas de precios se referencian al crudo mexicano, el Crudo Maya que es el referencial para el crudo pesado en el atlántico, pero también se refencia al WTI ("West Intermediate Texas") que forma el precio en esta cuenca, junto a otros factores de calidad. Ahora puedes decir algo así como "descubrimos que el precio se fijaba primero en Texas y en México". No Tarek. Estudia, piensa bien antes de hablar, tal vez las transnacionales o Comercio y Suministro de PDVSA te puedan dar mejores argumentos. Porque esta política que ahora tú persigues, es parte de nuestra Plena Soberanía Petrolera, la de Chávez, no le dimos descuentos a NADIE, mucho menos a las transnacionales. Éstas acechan, esperando a que el Ministerio levante estos mecanismos de transparencia, volver, poco a poco, a la Apertura Petrolera.

Lo repito: la oficina de Viena sólo Fiscalizaba el precio, no vendía petróleo. Pero además, PDVSA y las Empresas Mixtas estaban en la libertad y obligación de vender nuestro petróleo por ENCIMA de la fórmula, si te dieras a la tarea de revisar a qué precios se vendió nuestro petróleo, verificarías que siempre fue un precio mejor para el país, que nosotros acabamos con la política de descuentos a los EEUU, que no aceptamos descuentos a Nynas en Europa y que yo como Ministro me opuse a los descuentos que pedía Petrobras para la "Abreu e Lima" o CNPC para nuestra refinería en China. Ahora, si alguien vendió por debajo de estos precios, o más bajo que el mercado, entonces debes abrir una investigación en Comercio y Suministro de PDVSA, en esa Vice Presidencia pudieses encontrar problemas, era su función.

Ahora con el abuso de las llamadas redes sociales, se coloca una etiqueta con una descalificación, una acusación, en minutos, con los famosos "robots". Los grandes medios silenciados, por cobardía, cuidando su puesto o por falta de ética profesional. No hay, con sus muy honrosas excepciones, nadie que diga la verdad. Nadie se atreve. Ésto así, no vá a terminar bien, para nada. Luego vendrán las reflexiones, sobre todo de los dirigentes, pero probablemente sea muy tarde.

Y no vá a terminar bien, porque mientras el silencio y el miedo se han impuesto arriba, allá abajo, el pueblo, el ciudadano de a pié, está molesto, se expresa de una manera peligrosa. Hay un caos económico que está poniendo mucha presión sobre la situación social.

Cuando digo que no vá a terminar bien, hablé en un futuro de corto plazo, para todo el país, para la estabilidad política del Estado, porque realmente para muchas personas del pueblo, ésto ya terminó mal. Para los que retrocedieron a la pobreza o pobreza crítica, los que abandonaron los estudios o el trabajo habitual, los que salieron del país, los que están siendo explotados, prostituídos o maltratados en el exterior, para ellos ya terminó mal. Para muchos niños y ancianos, para los que están buscando comida de manera desesperada hasta en los basureros, ésto ya terminó mal. Para el enfermo crónico o para quien tuvo un accidente o un padecimiento, para quien ha perdido algún ser querido por falta de medicamentos, por la delincuencia o la violencia política, ésto ya terminó mal. Para muchas de nuestras empresas, entre ellas PDVSA, para nuestro sistema de protección social, nuestra economía, nuestras posibilidades de cumplir con el Plan de la Patria de Chávez, ésto ya terminó mal.

Puede estar peor, si no hacemos algo. Mientras estamos entre el miedo y el caos, y avanzamos en un nuevo pacto, un nuevo acomodo de fuerzas, donde no sabemos de qué se trata la negociación, no en la superficie, en la declaración, sino en el fondo, en la realidad, mientras todo ésto sucede, se sigue desfigurando el Proyecto del Comandante Chávez.

Se ha trastocado, ésto se parece más a los efectos de un paquetazo neoliberal que a un gobierno socialista: la inflación desatada, que insisto, sí existe y está haciendo un daño terrible al que vive de su trabajo, siguen subiendo los precios, nadie puede atajar el desacato de las cadenas de distribución, comerciales, la caída de la producción nacional, la crisis en PDVSA, la situación de alimentación. Se vé gente desesperada, molesta.

Los videos de pobladores matando y destazando una vaca para comer sólo recuerdo haberlas visto en la Argentina de Menen, eventos de saqueos, en distintos sitios, los pronunciamientos de los trabajadores de PDVSA, el reclamo de soldados de la Guardia Nacional, por las duras situaciones económicas me preocupan, pareciera que deben encenderse algunas alarmas, en vez de saturar los medios de comunicación con desinformación o acusaciones de que son escuálidos o violentos, esos están sentados en el "Diálogo".

Yo quiero precisar algo, NO estoy de acuerdo con un paro en PDVSA, nadie puede paralizar la industria nunca más, por ninguna razón, a menos que seamos víctimas de una invasión o agresión militar, entonces será un tema de seguridad de la Nación. Pero, quiero hacer un llamado a los trabajadores petroleros, que nadie se deje utilizar o manipular por la derecha, nunca los trabajadores petroleros atentarán contra la empresa. Eso sí, su voz debe ser escuchada, atendidos sus reclamos laborales, deben ser restituído el nombre, la moral y las condiciones para que la empresa cumpla con su deber social, es el eslabón más importante de la economía. Todas las medidas que se han tomado para "controlar" a la empresa, la han desprovisto del liderazgo, conocimiento y calidad revolucionaria que la caracterizaron durante el gobierno Revolucionario del Comandante Chávez. Allí están los resultados.

La pretendida lucha contra la corrupción no es más que una excusa para tapar todos los errores que se han cometido en su conducción durante los últimos tres años y medio de la empresa. ¿Qué razón ha motivado al Presidente para convertir a la PDVSA del Comandante Chávez, a la Roja Rojita, como la cara de la corrupción o del fracaso de la Revolución? ¿Por qué? Yo estuve allí durante diez años y doce como Ministro de Petróleo del Comandante, no fue producto de un pacto o de un arreglo de fuerzas, fue su decisión, siempre lo fue, y nuestro sector y desempeño, fue muy exitoso, tanto que, no sólo sostuvimos la economía y el avance social de nuestro pueblo, sino que además fuimos la punta de lanza de nuestra política exterior, es decir, si no fuera por el petróleo, no tendríamos los apoyos internacionales que ahora tenemos.

Es la realidad, esa realidad no ha debido causar problemas al Presidente Maduro, a menos que la misma le molestara, o le incomodara. Hasta allí no llego. Pero de lo que si estoy seguro es que se debe tener un poquito más de responsabilidad histórica, responsabilidad con el país y con este pueblo, ser más leal a Chávez y cumplir con la tarea encomendada por el Comandante.

La derecha avanza, desde afuera y desde adentro. Ahora se recurre a una idea, que ciertamente la pensó el Comandante Chávez, pero no es lo mismo. Es decir, tiene el mismo título pero contenido distinto, como lo del Arco Minero.

El Petro, no es una criptomoneda, es sencillamente una especie de bono, donde se coloca de garantía nuestras reservas petroleras. Alertamos que es inconstitucional e ilegal. Nuestra Constitución reserva el petróleo como propiedad del Estado venezolano, es del dominio público y por tanto, inalienable e inejecutable, no puede ser embargable, ni colocada en garantía de ningún tipo.

La manera de explotar y desarrollar las reservas de petróleo están definidas claramente en la Ley Orgánica de Hidrocarburos, donde el Estado recibe una regalía en su carácter de propietario, impuestos por ser soberano y una participación mayoritaria en su explotación. Por cierto, quien dirige esta operación, era un militante o dirigente de la extrema derecha. Eso que quiere decir, además de que el gobierno tiene nuevos "amigos", indica claramente que éstas no son políticas, ni tiene objetivos revolucionarios, menos aún socialistas.

Hay que superar el miedo, el silencio, el caos, porque entre ellos, sucumbe nuestra revolución, nuestro país. No quiero que ésto suceda, me molesta tanta ceguera, tanta prepotencia, tanta improvisación. No lo podemos dejar a su suerte, ha costado mucho. Conocí a un gran Presidente, tuve un gran Jefe, un gran amigo, nuestro querido Comandante Chávez, he sido testigo de excepción de su obra y como tal, estoy convencido de la justeza de sus acciones y del socialismo, le debo lealtad en el pensamiento y la acción.

Pienso que todos los que han transitado este camino con el Comandante Chávez, deben pensar un poco más en lo que está pasando y siempre preguntarnos, qué esperaría el Comandante de nosotros, acaso ¿el silencio o la acción?, ¿el valor o el miedo? ,¿la calma o el arrojo? ¡Con Chávez siempre Venceremos!

El malestar es general y sostenido, trayendo como consecuencia que en más de seis estados del país se hayan registrado robos y hechos de violencia. Solo en la zona norte de Anzoátegui, se han informado más de 10 desvalijamientos en comercios

Nada más desembarcar en Barajas el pasado 4 de noviembre, el venezolano César Márquez pidió asilo. De 51 años, este miembro de Resistencia Altamira llevaba tiempo en el punto de mira de la Inteligencia bolivariana (el Sebin) por colaborar con las protestas contra Nicolás Maduro. Neomar Lander, un integrante de su grupo de 17 años, había muerto en junio, según sus allegados por el impacto de una bomba lacrimógena. Luego empezaron a detener a personas de su entorno y el 19 de octubre el Sebin le dio una semana para irse al extranjero, bajo amenaza de ir contra su hija de 18 años. Ahora, en un centro para refugiados de Alcobendas, denuncia la «terrible» situación del país y asegura: «Yo no me fui, yo quiero vivir en Venezuela. A mí me botaron».

César Márquez es uno de los más de dos millones de venezolanos que, según se calcula, pasarán la Navidad lejos de su tierra, buena parte de ellos a causa de la persecución política y la crisis humanitaria que se vive bajo el régimen bolivariano. El éxodo se ha acelerado ante la deriva dictatorial y el agravamiento de las penurias.

En los seis primeros meses de 2017 se incrementó en 10.478 personas el número de venezolanos residentes en España hasta situarse en 73.747, la mayor subida de extranjeros según el Instituto Nacional de Estadística. Además, en ese periodo han llegado desde Venezuela 5.506 ciudadanos españoles. Solo EE.UU. supera a España como destino del exilio. Otros países a los que se dirigen son Colombia, Brasil, Italia o Portugal.

Ante las trabas para ejercer la oposición en el interior del país, los exiliados han adquirido peso en la lucha por retomar la democracia a Venezuela. Y se empiezan a organizar.

El alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, en Madrid-Matías Nieto
Una de las figuras emblemáticas en el exterior es la del alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, que llegó a Madrid el pasado 18 de noviembre tras escapar del arresto domiciliario al que estaba confinado. En su opinión, el papel de los exiliados será «organizar una diáspora que se entrelace con los venezolanos que están luchando en el territorio nacional». Aboga por un «liderazgo colectivo», en el que se compartan las responsabilidades, declara a ABC. «Aquí no puede haber falsos mesías, ni protagonismos exagerados, lo que cuenta es tener una hoja de ruta y unirnos en el exilio», asegura el alcalde caraqueño.

También aspira a recuperar las cantidades «alarmantes» que, afirma, los chavistas han sacado del país, más de 600.000 millones de dólares. Incluso, apunta, podría recurrirse a «cazafortunas» para «detectar muchas cuentas con dinero de origen venezolano» obtenido de forma irregular y que «podría retornar para reactivar la economía, encarar la deuda y financiar programas sociales», entre otros fines.

Otro opositor exiliado es Lester Toledo, perseguido por denunciar la corrupción. En su opinión, la presión interna «no es suficiente» y es necesaria «más que nunca» la comunidad internacional. Coincide con el alcalde de Caracas en que es positiva la pluralidad de voces en el «bloque democrático», como las del propio Ledezma (Alianza Bravo Pueblo), o Carlos Vecchio (Voluntad Popular), radicado en Miami.

Según explica, el exilio se está organizado en «subregiones». «Tenemos un equipo en América Latina, otro en EE.UU. y estamos armando uno en Europa», explica. Además, hay representantes en ciudades como Bogotá, Buenos Aires, Bruselas, Estrasburgo o París. «Es tan grande la diáspora que vamos a convertir esta adversidad en oportunidad, para que la voz de los venezolanos llegue a cada rincón del mundo», asegura.

Escepticismo ante el diálogo
Toledo es «escéptico» ante el diálogo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) con el régimen en Santo Domingo, pero no critica su esfuerzo, porque «lo hacen de buena fe». «Rezamos para que les salga bien, pero en paralelo trabajamos otras opciones», indica. Toledo confía en «poner contra la pared» a los «jerarcas de la dictadura» con las sanciones individuales de EE.UU. y la UE. Para ello ha entregado a Bruselas una lista de 62 funcionarios que considera sancionables por violaciones de derechos humanos. «Solo van a sentirse presionados si sus cuentas e intereses personales, y la restricción para viajar, se va haciendo más fuerte», señala.

Foro Penal, una organización no gubernamental de asistencia a las víctimas de la represión, busca ahora servir de «punto de encuentro» para la diáspora y sumar esfuerzos en defensa de la libertad. «Tenemos que empezar a llamarnos refugiados políticos, no simples inmigrantes», aseguró el director ejecutivo de la entidad, Alfredo Romero, en la constitución del Capítulo España de la entidad hace unos días.

En ese acto, decenas de venezolanos se sumaron como voluntarios, proclamando: «No hay que hacer justicia por propia mano, pero está en nuestra mano que se haga justicia».

Entre ellos estaba la directora de la Asociación Española Venezolana por la Democracia (Aseved), Vanessa Pineda, que lleva en Madrid desde 2008 y que impulsa la iniciativa «Una medicina para Venezuela». Recoge en su vehículo donaciones de medicamentos y productos como gasas o jeringuillas, que envía a su país para paliar la grave escasez.

Vanessa Pineda, impulsora de la campaña «Una medicina para Venezuela»-Óscar del Pozo
En coordinación con las organizaciones Codevida y Acción Solidaria, este mes se ha abierto un ambulatorio en el estado Miranda para atender necesidades médicas básicas que la red pública ya no cubre. «Mueren niños desnutridos y personas enfermas por falta de medicamentos», lamenta. Celebridades venezolanas en España como Carlos Baute o Yvonne Reyes, participan en la campaña.

La labor humanitaria es uno de los grandes retos de la diáspora. Carlos Moreno, de 37 años, llevaba en España unos meses cuando el 18 de mayo una llamada le heló la sangre. Su hermano Paúl, estudiante de Medicina que asistía a heridos en las protestas como brigadista de Cruz Verde, había muerto arrollado por un todoterreno. «Enloquecí», recuerda. En honor a su hermano y a tantos otros que se entregan por los venezolanos, ha creado con su familia la asociación Dr. Paúl Moreno para dar atención sanitaria, formar médicos y defender los derechos humanos. «Esta diáspora es la que puede sostener a millones de familias en Venezuela –afirma–. Si no, sería imposible».

Todo empezó hace siete décadas cuando Pascual Florido, un rico hacendado, regaba su descendencia hasta tener 45 hijos. Hoy, tres de sus nietos -enemigos políticos- se sientan a la mesa de diálogo para intentar sacar a Venezuela del foso.

De un lado, Luis Florido, diputado del ala más conservadora de la oposición, y del otro los hermanos Jorge y Delcy Rodríguez, parte de la cúpula chavista. Primos y adversarios sin tregua.

Su abuelo tuvo 45 hijos de varias mujeres, pero solo reconoció a su primogénita y a nueve concebidos en matrimonio, entre éstos Vicente, padre del parlamentario.

Los demás crecieron con sus madres, incluido Jorge Rodríguez, reconocido dirigente comunista torturado y asesinado en 1976 en un calabozo policial, contó a la AFP el legislador y empresario de 51 años.

Desde niño, Florido escuchó hablar en su casa sobre los Rodríguez, pero recién a los 17 años conoció a su primo en el liceo donde estudiaba.

“¡Epa, cómo estás!, le dije. Fue la única vez que lo vi hasta ahora. Tenía yo 17 años y él era un peludo”, añade, marcando el contraste con la calvicie del actual ministro de Comunicación.
A Delcy, presidenta de la todopoderosa Asamblea Constituyente chavista, apenas la vino a conocer personalmente en República Dominicana, sede de los diálogos que se reanudarán este viernes.

– Virulencia política –
La fecundidad del patriarca es origen de múltiples paradojas.

En una ocasión, evoca Florido, su padre le dio un aventón a un desconocido que viajaba desde Caracas a Lara, de donde es la estirpe, y el hombre resultó ser su hermano.

“Le comentó que era de Jabón, un pueblito llamado así porque es muy resbaloso cuando llueve, y mi padre le dijo: ‘¡chico, yo también!, ¿cómo se llama tu papá?’. Y el hombre le respondió: ‘Pascual Florido. ¡Pero si es el mismo mío!'”, relató el diputado.
Por esas mismas casualidades, Florido y Delcy han librado una guerra fuera de Venezuela: él denunciando la “dictadura” del presidente Nicolás Maduro, y la beligerante excanciller de 48 años acusando a los “apátridas” y defendiendo al gobierno de los “ataques del imperio”.

La virulencia, sin embargo, se limita al terreno político. En una oportunidad, Jorge, psiquiatra de 52 años, pidió investigar a Florido por supuestamente especular con importaciones de alimentos.

Las cuestiones personales las han ventilado terceros. El año pasado, el poderoso dirigente chavista Diosdado Cabello acusó la familia Florido de haberle robado la herencia a los Rodríguez.

“¿Dónde está la parte de los hermanos Rodríguez? Se la robaste, así son los pillos”, sostuvo Cabello, trenzado en una pelea con Florido tras denuncias del diputado sobre malos tratos en prisión a su líder, Leopoldo López.

“¿Tú crees que cuando nosotros estemos en el poder no te podemos hacer lo mismo? Te podemos hacer cosas peores… pero no somos así”, había dicho Florido.

– En orillas distintas –
La polarización ha permeado a muchas familias venezolanas, y los antagonismos tocan altas esferas.

Una hija criada por el exalcalde de Caracas Antonio Ledezma, quien en noviembre escapó de su arresto domiciliario a Europa, está casada con Andrés Izarra, exministro chavista.

Otro caso es el de Didalco Bolívar y su hija Manuela. Oficialista él, opositora ella, rivalizaron como parlamentarios.

Florido cuenta que algunas personas lo han cuestionado en la calle por su vínculo sanguíneo con los Rodríguez, pero es enfático: “Hemos crecido en orillas muy distintas y muy distantes”.

Los respeta a su manera. A Jorge, lector voraz que diagnóstica patologías en televisión a sus rivales, lo considera “un tipo muy peligroso porque es muy inteligente”.

“Hay que tenerle mucho cuidado por su condición de psiquiatra, pero puedes tener una conversación respetuosa con él. Delcy es un poco más difícil, se abre menos”, comenta.
Y aclara que aunque la negociación no los ha unido, es el punto del que emergerá, ahora o en el futuro, la solución a la encrucijada venezolana.

“No es fácil con tanta rabia que hay, tanto odio de parte de ellos principalmente, y también de parte nuestra. La gente con tanta frustración ha terminado odiando. Pero tenemos que aprender a coexistir”.

Georg Eickhoff es alemán, fue alcalde en su país, llegó a Venezuela en 2008 y con un trabajo para la Fundación Konrad Adenauer vino la adopción de una nueva tierra y hasta una familia. En 2013 partió, primero a Uruguay y ahora a México, pero este país sigue siendo motivo de sus desvelos. Doctor en Historia Moderna, Noticiero Digital lo entrevistó para consultarle sobre cómo se ve Venezuela a la distancia y luego de haber participado en un pedazo de su historia.
Doctor Eickhoff, en agosto usted escribía Los partidos políticos bajo la dictadura, un artículo que generó polémica. Decía, palabras más, palabras menos, que los partidos opositores tenían que adaptarse a un rol de oposición leal o desaparecer. Nicolás Maduro señaló el lunes que PJ y VP no deberían participar más en elecciones, por no haber ido a las municipales. ¿Qué tan cerca estamos de tener un sistema de “partidos” como el de Alemania Oriental?
georg eickhoff

Hice una comparación con los llamados “partidos del bloque” en la Alemania Oriental comunista, que acataron el rol constitucional de liderazgo del Partido Comunista y recibieron pequeños espacios y puestos a cambio.
Quien acata el rol de la Asamblea Nacional Constituyente en Venezuela, sin ser del PSUV, se parece a estos partidos alemanes bajo las condiciones de una dictadura. No hay un sistema como en Alemania porque los partidos venezolanos se comportan de manera diferente, incluyendo el PSUV.
En la RDA, el partido comunista tenía el poder otorgado por la fuerza de ocupación soviética. En Venezuela son grupos de delincuentes que controlan el partido oficial. En las elecciones municipales se hizo evidente que también los partidos de oposición se comportaron de varias maneras diferentes del modelo comunista alemán.
Mi punto es solamente que la dictadura tiene muchos mecanismos para domesticar a una oposición organizada en partidos. Cuando las elecciones ya no funcionan, como es el caso en la dictadura venezolana, la oposición debe organizarse más allá de los partidos.
Lea más: Maduro: Partido que no haya participado hoy no puede participar más

¿Está definitivamente derrotada la oposición en Venezuela luego del resultado de las elecciones municipales de este domingo?
La vía electoral está cerrada desde el bloqueo del revocatorio. De cierta manera, el derrotado es el chavismo, que carece de apoyo popular y solamente puede sobrevivir como dictadura. Estoy convencido de que la oposición venezolana es la vencedora histórica. Ha derrotado al chavismo como modelo continental. Ya nadie quiere imitar al chavismo. Ni siquiera la memoria de Chávez ha sobrevivido. Maduro mató el mito de Chávez. Ahora es solamente de consumo privado de una izquierda esotérica. Se fuma, para decirlo así. Como mucho se estampa en camisetas. Será comercializado para turistas. Ya no es factor de poder internacional.
Era por el músculo electoral de la oposición que Chávez en 2012 y Maduro en 2013 tuvieron que botar la casa por la ventana para ganar las elecciones. De esta manera se quebró el chavismo como modelo. El exministro Giordani lo ha explicado en algún escrito que es quizás el más lúcido de toda su vida. La fuerza de la oposición quebró al chavismo.
georg eickhoff
Eickhoff: “Lo único que espero del diálogo es una estabilización de la dictadura”
Cuando ellos hablan de “guerra económica” se sienten derrotados por otros y tienen razón. América Latina debe gratitud y hasta admiración a esta oposición que sirvió de contención a la expansión de la enfermedad chavista.
¿Cómo ve usted el diálogo en el contexto de los partidos opositores? Lo han vendido como la única oportunidad real, quizás la última, de negociar un retorno a la normalidad en el país. ¿Comparte usted esa opinión?
No. El gobierno no tiene intención de negociar porque no tiene necesidad. Lo único que espero del diálogo es una estabilización de la dictadura. Si el gobierno ofrece algo, por ejemplo alguna garantía aparente para las elecciones presidenciales, no tengo ni la más mínima esperanza de que tenga intención de honrar sus promesas. Las elecciones presidenciales van a ser un trámite de la dictadura con uno o varios candidatos opositores como decoración.
En Venezuela se cifran esperanzas en la comunidad internacional. A su vez, Maduro cifra sus esperanzas en que en Brasil vuelva a ganar Lula, y que en México, donde usted reside, gane López Obrador, para estar menos aislado en el continente. ¿Quién tiene más los pies sobre la tierra en esto?
Por sus lazos con el crimen organizado Maduro no tiene oportunidad de alianzas internacionales serias o relevantes. No creo que Lula o López Obrador tengan muchas ganas de meterse en líos. En el pasado, las cajas negras de Chávez pagaban campañas electorales y compraban amistades. Pero esto son tiempos pasados.
La Venezuela quebrada es un aliado interesante para grupos criminales, no para otros países y sus gobiernos. Tanto Estados Unidos como Canadá y la Unión Europea deben de tratar al Gobierno venezolano como lo que es: un grupo de delincuentes que se ha hecho con el control de un gobierno de un estado fallido. Con que hagan eso me parece suficiente.
No espero que invadan Venezuela. Van a perseguir el narcotráfico organizado por las Fuerzas Armadas venezolanas y van a impedir que Venezuela se consolide como factor del terrorismo internacional. Con eso la comunidad internacional tiene trabajo suficiente. Para la comunidad internacional Venezuela no es un tema político sino de seguridad.
¿Es posible que la presión coordinada de la Unión Europea y Estados Unidos logre un cambio en el statu quo en Venezuela?
No. Si logran la contención de la acción criminal internacional de la dictadura venezolana se van a dar por contentos. Posiblemente van a ayudar a Colombia y Brasil para mitigar la catástrofe humanitaria que viene cuando las clases bajas venezolanas opten por la huida masiva de su gobierno delincuente.
El gobierno de Maduro va a hacer lo posible para reducir la población del país. Menos clase media significa menos oposición y menos clase baja significa menos gastos para bolsas CLAP y otros consumos y más margen para el enriquecimiento personal. La tragedia humanitaria se promueve y se usa con esta intención. Los bebés y viejitos muertos por mengua en Venezuela son víctimas de una guerra del gobierno contra la población. Es una antigua utopía comunista crearse una población conveniente y al crimen organizado obviamente le gusta la idea.
Desde la distancia, que observa cómo más probable: ¿Un estallido social o una crisis humanitaria que obligue a los vecinos de Venezuela y la comunidad internacional a actuar?
Veo la emigración masiva. Veo una nueva nación venezolana que se define más allá de un territorio. Recientemente visité Irlanda. El irlandés más importante de la historia se llama John F. Kennedy. Ganó sus elecciones con un grupo importante de técnicos electorales de raíces irlandesas. Irlanda es una nación más allá de una isla. Así habrá una nueva nación venezolana donde los protagonistas no necesariamente vivan todos en el territorio nacional.
El mundo globalizado y digitalizado nos hará conocer naciones de nuevo tipo con una relación simbólica a un territorio. El gentilicio y la cultura comunitaria venezolanos tienen tanta fuerza que aguantarán que el territorio nacional esté por algunas décadas en manos del narcotráfico precariamente hecho Estado. La dictadura dejará enormes daños ecológicos. Pero creo que el Ávila seguirá bello e imponente cuando se hayan muerto los destructores de Venezuela.
Si son ciertas la mayoría de las cosas que se dicen sobre las relaciones del Gobierno de Nicolás Maduro con el narcotráfico y la violación de derechos humanos, ¿cuál debería ser la actitud de la comunidad internacional?
Combatir al gobierno venezolana como lo que es: crimen organizado.

Una red de 30 personas y 40 empresas conforman el entramado que utilizó Rafael Ramírez Carreño, presidente de Pdvsa durante diez años, para lavar más de dos mil millones de dólares en Banca Privada de Andorra (BPA). Entre los miembros de la red que funcionó entre 2006 y 2012, destacan sus primos Diego Salazar Carreño, Luis Mariano Rodríguez Cabello, José Enrique Luongo Rotundo y el asegurador Omar Farías Luces.

La información se desprende de la Rogatoria que las autoridades judiciales de Andorra enviaron a la Fiscalía General de Venezuela, a la cual tuvo acceso CuentasClarasDigital.org. A través del documento oficial número 4103434 del año 2012, la Batllia D´Andorra solicita información al Ministerio Público venezolano sobre un grupo de personas y empresas bajo investigación en el Principado europeo por el delito de lavado de dinero y valores.
acerca de
Lo Mejor De La acerca de
MP-caso-BPA-AN

El poder de los primos

Los investigadores andorranos desconfían de las empresas de Diego Salazar, utilizadas para movilizar cientos de millones de dólares en BPA, a las que califican de “sociedades pantalla”. Registradas en varios paraísos fiscales, en especial en Panamá a través del bufete Aleman Cordero Galindo & Lee, la mayoría aparece a nombre de Luis Mariano Rodríguez Cabello y José Enrique Luongo Rotundo, primos de Ramírez, siendo el beneficiario final de todas ellas Diego Salazar Carreño, también primo de Rafael Ramírez Carreño.

Desde las cuentas de los primos de Ramírez se realizaron numerosas operaciones entre personas naturales y jurídicas dentro y fuera de BPA, poniendo en evidencia decenas de transferencias con escasa o ninguna justificación a una serie de directivos de Pdvsa.

Sin embargo, más numerosos aún resultan los pagos realizados desde cuentas de contratistas de Pdvsa a las cuentas de los primos.

Un ejemplo de este tipo de operaciones es la efectuada desde una cuenta corporativa de Omar Farías, asegurador de Pdvsa, a la empresa registrada en Panamá Antigua Omega Inc. propiedad de José Enrique Luongo Rotundo y cuyo apoderado es Luis Mariano Rodríguez.

La cuenta número AD 28 0006 0008 2312 0034 8856 de Antigua Omega en BPA tenía un saldo de casi 218 millones de dólares en 2012 cuando las autoridades andorranas iniciaron la investigación que condujo a la Rogatoria. La suma provino de dos traspasos internos, uno por 177 millones de dólares por medio de 6 transferencias ordenadas desde un depósito abierto en BPA titularidad de la contratista de Pdvsa Compañía General de Combustibles CGC SA, una de las principales petroleras argentinas y otro por 14 millones de dólares de una cuenta de la compañía ISB Sociedad CS, SA de Omar Farías Luces, asegurador de Pdvsa y de otros cuatrocientos organismos públicos venezolanos entre ministerios, institutos, gobernaciones y alcaldías.

Esta es solo una de las decenas de transferencias que el controversial asegurador Omar Farías realizó a las cuentas de los primos y testaferros de Rafael Ramírez, incluyendo a Diego Salazar con el que dijo “no tener ningún tipo de negocio” en una entrevista al diario español El Mundo realizada a raíz del escándalo de las cuentas de venezolanos en BPA.

Omar Farías es uno de los principales responsables de la crisis financiera de 2009 en la cual decenas de socios y directivos de bancos, casas de bolsa y aseguradoras actuaron como una red para defraudar a la nación. Seguros Premier, propiedad de Farías, fue intervenida y acusada de ser parte de la plataforma financiera usada para actividades ilícitas. Sin embargo, el escándalo no impidió que Farías – protegido desde los más altos niveles del poder – siguiera siendo uno de los principales aseguradores de entidades del régimen, incluyendo Pdvsa. Un reportaje publicado inicialmente en El Nuevo Herald reveló que los contratos de cobertura de Seguros Constitución con la petrolera, que abarcaban las pólizas patrimoniales de cobertura nacional e internacional, tenían sobreprecios que superaban los 100 millones de dólares anuales.

Farías trató de incursionar en el negocio de los seguros en otros países pero no fue tan exitoso. Tanto en España como en Panamá y Ecuador, las autoridades financieras tomaron acciones legales contra sus empresas por operaciones sospechosas de lavado de dinero.

Los seguros de Pdvsa el gran negocio de Salazar, Farías y Víctor Vargas

A raíz de la explosión de Amuay, una de las mayores tragedias de la industria petrolera a nivel mundial, la opinión pública conoció un poco más acerca de los oscuros y fraudulentos negociados con los seguros y reaseguros de Pdvsa en manos de Diego Salazar, Omar Farías y Víctor Vargas Irausquín.

Uno de los receptores de las millonarias transferencias de Omar Farías dentro de BPA, José Enrique Luongo Rotundo, primo de Rafael Ramírez y de Diego Salazar, también es familiar de Jesús Enrique Luongo Demari, actual vicepresidente de Refinación, Comercio y Suministro de Pdvsa, quien era el gerente del Centro de Refinación Paraguaná en 2012, momento de la explosión de Amuay en la que perdieron la vida 42 personas, 5 permanecen desaparecidas y más de 150 resultaron seriamente lesionadas.

Desde un primer momento, Luongo Demaria descartó que el siniestro se debiera a falta de mantenimiento. A pocas horas de la explosión, con los tanques aún ardiendo y sin conocer el número de víctimas ni los daños finales, declaró a Venezolana de TV acompañado de Elías Jaua , vice presidente de la República para el momento, desestimando las denuncias de falta de mantenimiento en lo que calificó como “una matriz de opinión” sin fundamento y avalando la labor preventiva de “la nueva Pdvsa”.

Sus declaraciones fueron fundamentales para sustentar la opinión de Rafael Ramírez que atribuyó la tragedia a un sabotaje de sectores de la oposición con lo cual quedaba justificado que las compañías de seguros no pagaran a Pdvsa.

Sin embargo, la realidad parece haber sido otra.

Según expertos del sector asegurador internacional, el costo del programa de seguros de Pdvsa se había triplicado desde 2000 a 2008. Diego Salazar y otros allegados y familiares de Rafael Ramírez –como su cuñado Baldo Sansó, George Kabboul, Antonio Simancas, Héctor Gamboa y Eudomario Carruyo – otro cliente de BPA y protagonista de Los Papeles de Panamá – montaron un entramado de corrupción con base en el pago de primas de los seguros que le habría reportado millonarias comisiones al grupo y perjudicado seriamente los intereses de la petrolera.

En el libro El Gran Saqueo de Tablante y Tarre, se señala que entre las irregularidades detectadas con el caso Amuay figura el hecho de que Pdvsa no había contratado cobertura por concepto de lucro cesante o interrupción del negocio, de manera que la pérdida por este concepto, que fue de 1.200 millones de dólares, tuvo que ser asumida por PDV Insurance Company, es decir, la propia petrolera.

Al día de hoy se desconoce si La Occidental de Seguros de Víctor Vargas cubrió las pérdidas relativas al patrimonio como tampoco se ha tenido acceso al informe final del siniestro, tanto de Pdvsa como del Ministerio Público. Ramírez anunció el 25 de agosto de 2013 que “cuando la Fiscalía autorice publicaremos el informe sobre el sabotaje en Amuay”. Tres años después, ni Pdvsa ni el MP han publicado absolutamente nada sobre el tema.

Esta situación privó a la petrolera de los recursos necesarios para recuperar la planta. Expertos señalan que debido a ello Amuay está produciendo solo la mitad de su capacidad diaria.

El MP “investiga” el caso BPA desde hace cuatro años

La Rogatoria dirigida por las autoridades de Andorra al Ministerio Público venezolano aspiraba a aclarar las decenas de operaciones en su mayoría “muy genéricas y sin soporte documental suficiente dada la importancia del volumen económico” realizadas por la red de los primos de Rafael Ramírez en Banca Privada de Andorra. Hasta la fecha, se desconoce si la Fiscalía General respondió la solicitud.

Ante un requerimiento similar realizado en marzo por la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional que investiga a Ramírez, el Ministerio Público, a través de la directora Contra la Corrupción Paula Ziri Castro, negó suministrar información aduciendo que luego de cuatro años, “el proceso actualmente se encuentra en fase de investigación”.

Fuente: cuentasclarasdigital

Para muchos, no cabe duda que lo qué pasa en PDVSA es un ajuste de cuentas por reparto del "botín". Pero es bueno leer esta crónica del 2012, escrita por Douglas Bravo, para conocer de cerca a los personajes, que quede para los desmemoriados.

Cuando el perro está cuidando su hueso, el ladrón le pasa por el lado sin ningún temor.
Se habla de un posible estallido social cuando una sociedad está bajo una presión política que le está generando una crisis económica, emocional o existencial y no soporta más dicha situación.
¿Estallido social? Eso sucede cuando la sociedad está bien conformada y sus valores morales, dignidad y leyes no son canjeables, pero cuando la sociedad vive en un limbo político, donde el único principio u objetivo es sobrevivir, es muy difícil que se dé dicho estallido. En los sistemas políticos que son dominados por los socialistas, ellos logran crear dentro de la sociedad unas necesidades que neutralizan al ciudadano frente a la opción de rebeldía.
Hablar de un evento de esta magnitud en Venezuela está muy lejos de la realidad, y está lejos porque el régimen ya consiguió que el ciudadano "cuide su hueso" y no le importe los problemas de los demás, a pesar que lo afecte de una u otra manera. Dentro de la sociedad venezolana están los que cuidan sus industrias y por consecuencia le hacen el juego al sistema, están los que por cuidar su puesto de trabajo no alzan su voz en busca de la libertad, los padres de familia que viven del día a día y se vuelven sumisos, están los que, esperanzados por las misiones del sistema, no mueven ni un dedo para no perder la oportunidad de obtener las dádivas ofrecidas por el régimen.
Ya en Venezuela no existe sociedad y mucho menos organización política, Venezuela se convirtió en un sitio donde es gobernado por el albedrío, pero sí controlado por una organización que se hace llamar sistema socialista que sabe mover muy bien los hilos que controlan las necesidades del ciudadano.
¡No puede haber estallido social cuando los ciudadanos no se saben comunicar ni escuchar!
¡No puede haber estallido social cuando los que se dicen llamar líderes opositores sólo sirven de muro de contención para que el ciudadano no desobedezca! Cuando los gobernantes saben este problema, utilizan esa debilidad a su favor y su discurso lo concentrará en que ellos serán los únicos que solucionarán los problemas, ya que la oposición no sabe para donde va.
¿Estallido social? Un país donde la economía sobrepasa la dignidad del individuo, esto no pasará, ya que la sociedad con su capacidad de adaptación sólo se acomoda frente a sus penurias, punto que ayuda al sistema opresor y hambreador.
Nadie crece espiritual, moral y económicamente cuando cuida lo que no tiene, y eso que no tiene se llama libertad. El ciudadano cree ser libre porque camina y habla, pero esas son acciones naturales donde no actúa la voluntad ni el deseo de ser libre.
No puede haber estallido cuando el ciudadano no está claro de lo que ve o lo que desea y mucho menos si no tiene quien guíe sus deseos. En el libro de la rebelión de "La Granja", escrito por George Orwell, nos describe cómo una sociedad está confundida frente a sus gobernantes. En su relato nos dice: ”Los animales que estaban fuera miraban a un cerdo y después a un hombre, a un hombre y después a un cerdo y de nuevo a un cerdo y después a un hombre, y ya no podían saber cuál era cuál.”
Los estallidos sociales a través de la historia, se han logrado dentro de sociedades que aman más la libertad que el dinero. El dinero es el hueso que los amos le dan a sus esclavos para que no piensen en sus cadenas, así sean una pocas monedas.

“Ahora si de frente los chavistas no Maduristas, conscientes del desastre de este gobierno buscan opciones pero tratando de que sea uno de ellos, el elegido. Toby Valderrama de Aporrea y cercano a Marea Socialista sin ningún temor pide un golpe de estado encabezado por “militares revolucionarios”. Hace unas pocas semanas una singular reunión se hizo en algún lugar del centro del país, con la asistencia de algunos dirigentes chavistas, que andan “silvestres”, buscando polen en cualquier flor que lógicamente se adapte a su sueño “socialista” de un mundo con una sola clase social, donde no haya pobres y que mande “la dictadura del proletariado”. Soñadores. “Comeflores”, desadaptados políticos a decir para quienes han encontrado en el socialismo del Siglo XXI un modo de vivir al mejor estilo capitalista. Aquellos que han hecho del marxismo un “snob”, usando lentes, preferiblemente de forma circular (estilo Jhon Lennon), gabardinas, bufandas y el tradicional bigote o barba para semejar al Che Guevara pero que les encanta viajar al “imperio” y usar las tarjetas negras y en dólares de American Express, Master Card o Visa.
¿Quieren una “Juana Gallo”?
Una dirigente del llano dijo que María Gabriela debe ser “Juana Gallo”. Este personaje de la revolución mexicana que de niña, lo que más la caracterizaba era su bravuconería. El cura Narváez, quien le enseñó a leer, necesitaba corregirla a cada momento diciéndole: ¡Sosiégate, Ángela! ¡Estate, Ángela! ¡Quieta, Ángela! Hasta que un día la muchacha descalabró a un chico de una pedrada en la cabeza. El Señor Cura, ya cansado y enfadado, le grito: “APLÁCATE, JUANA GALLO”; Juana por lo común del nombre y Gallo por brava. En su juventud, Juana causó problemas a sus padres, pues le gustaba la bebida y la parranda (cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia) Era muy religiosa y respetuosa de los sacerdotes, a quienes siempre les pedía su bendición. En este momento de la historia recordé al Padre del 23 de enero. Tan “gallona” era, que cuando el general Benjamín Hill clausuró los templos en Zacatecas, siendo comandante militar en 1915, Juana Gallo le espetó: —Mira, general, tráenos aquí a tu chingada madre y ponte unas naguas pa’ que nos acompañes al cuartel. En 1926, cuando el general Eulogio Ortiz encarceló a los padres y al obispo de Zacatecas, Juana Gallo se le enfrentó valientemente y le propinó sus buenas cachetadas que lo tumbaron, lo jaloneó del chaquetín y le exigió que liberara a los prisioneros. Ortiz obedeció por temor al pueblo armado con piedras y palos, ahí mismo en su cuartel y oficina, encabezado por Juana Gallo. Muchas historias corren aún en Zacatecas, tierra que tuve el honor de conocer, sobre este personaje. A los “revolucionarios” que se robaban lo que era del pueblo, los buscaba y los fusilaba.
Muchos chavistas siguen esperando a un líder o heroína que rescate el legado que según ellos “perdió Maduro” en manos de los corruptos y si actúa tipo “Juana Gallo” la seguirán. ¿Tendrá María Gabriela el guáramo para asumir ese papel? Para muchos no hay moral porque la corrupción empezó en su familia, aunque no sé, si más que la de Cilia. Pero allí esta ese escenario o ese reto…”

Años antes, precisamente en el 17 Mayo 2014, afirmamos que María Gabriela QUERIA SER PRESIDENTA: link https://angelmonagas.wordpress.com/2014/05/17/se-encienden-las-alarmas-en-el-psuv-maria-gabriela-quiere-ser-presidenta/

“No es cuento. Para muchos incluso es una necesidad de obligatorio cumplimiento. No se trata tan solo de una especulación periodística del Diario ABC de España. Muchos que hemos analizado a profundidad este proceso, estamos convencidos de que hacia allá “van los tiros”. El oficialismo no tiene otra opción. Recientemente Diosdado y Jacqueline Farias visitaron la parroquia Antimano en Caracas y fueron recibidos con vítores a favor de NICOLAS. Luego Diosdado señala que “no hay madurismo”. Esta claro el enfrentamiento aunque arrodillados frente al cuadro del difunto lo negaran. La relación entre el Matrimonio MADURO-FLORES con las hijas de Chavez, todo el mundo sabe que no son las mejores. La familia del Difunto prácticamente ha guardado un silencio sepulcral ante la caída del patrimonio político de HUGO.
NICOLAS no solo es “vete ya” sino que “no da más”. Esta agotado su mensaje aunque realmente nunca existió. DIOSDADO quiéralo o no él, gústele a sus seguidores que los tiene, es visto como el “enemigo púbico” Nro. 1 sin ser delincuente. Por lo menos declarado oficialmente. El desespero del gobierno cubano, ya no tanto de FIDEL quien esta más del otro lado de lo que hay después de la vida, sino de los que saben la dependencia económica de la isla con las riquezas venezolanas, llega a niveles de crisis. En Cuba también se habla de la SALIDA pero de NICOLAS.
Edulcoran a DIOSDADO pero es que NICOLAS viene en caída libre, incluso dentro del chavismo. MARIA GABRIELA siempre ha querido y esta convencida que ella es la única capaz de revivir el legado (para mi no lo hay). Venezuela en este momento tiene tres nombres de mujeres en la calle: Lilian Tintori, María Corina Machado y ahora MARIA GABRIELA CHAVEZ, La heredera del legado. Siempre he dicho que estos “socialistas” terminan pareciéndose a lo que combaten y ellos están convencidos que CHAVEZ es un “linaje” y no un accidente con consecuencias fatales para el país…”

CONFIRMADO

Hoy se confirman nuestras investigaciones y comentarios. Podemos escribir un libro completo sobre el personaje.

Desde Diciembre del 2012, cuando realmente murió Hugo Chávez, María Gabriela está trabajando para ser Presidenta. No para sustituir a Nicolás, sino para reponer el vacío que el “intergaláctico” dejo. Ella reconoce la lealtad de Nicolás, más no la acción cubana en el tratamiento de su padre. Quizá nunca lo diga, por los intereses en pugna.

CHAVISTAS NO MADURISTAS

Un grupo de chavistas, no maduristas aunque disciplinadamente aceptaron la designación del “chofer”, siempre lo consideraron eso: Un chofer con mucha suerte y arriesgado. Muchos de ellos, incluso del sector del 4F, aceptan a los cubanos como ALIADOS más no ser sus subordinados. Están claros, precisos y concisos que este país SEIS (6) años adicionales al mando de Nicolás, se termina de hundir.

Lo grave es que quizá hasta gane, no porque cuenta con la mayoría sino porque la oposición no es enemigo. Demasiado fraccionada. Dividida. Enfrentada. Antes que hacer una mesa de negociaciones con el gobierno, habría que hacerla dentro de la oposición.

Desde esta columna RATIFICAMOS que como está la oposición, quien lance el chavismo el 4 de marzo del 2018, gana la Presidencia. Las elecciones del 10D próximo, pudieran ser el inicio de la campaña presidencial. Solo un triunfo opositor podría diferir el proceso. Las contradicciones y campañas de fraude de un sector opositor conspiran contra ello. Cuando hablo de un triunfo opositor, no es porque ganen más alcaldías, sino que al menos, mantengan las que tienen y rescaten otras.

CASO RAMIREZ ES SOLO LA PUNTA DEL ICEBERG DE LA GUERRA INTERNA DEL CHAVISMO

Desde que murió Chávez, Rafael Ramírez sabía lo que venía. Él es uno de los pocos que sabe la verdad sobre la muerte de Chávez, sus causas y sus “causantes”. Lo tienen todo grabado, documentado. Maduro le permitió amasar una de las mayores fortunas del continente como una trampa. Para después capturarlo. Lograron una vez en una reunión en Margarita, grabarlo a él y sus socios, conspirando. Por algo José Luis Parada está en su casa, en el Canadá. Rafael Ramírez, se preocupó en sacarlo antes de que la “bomba estallara”.

La detención de Del Pino and Company, es el anuncio y la respuesta: “No te vamos a permitir que uses la fortuna que hiciste con la corrupción para sacarnos del paquete”.

¿Qué hará Diosdado en esta circunstancia? Diosdado tiene el control político del PSUV pero no el control del poder que da el gobierno. Él que invente servirá de trofeo para las autoridades de Estados Unidos y puede en cualquier momento aparecer a varias millas náuticas de Venezuela, en aguas internacionales. Cilia está deseosa de cobrarse lo que les hicieron, propios chavistas, a sus sobrinos.

Ahora muchos entienden porque había que “exterminar” a los 4F. Arias, Vielma, no tenían ningún chance.

Sin embargo, esta pelea no termina. Es mucho más intensa que la vivida dentro de la oposición, solo que aquí todo es hacía dentro. El voto de silencio prevalece.

Iris Varela, Eva Golinger, Tareck El Aisammi, el propio Diosdado y Nicolás, han anunciado el tamaño de la crisis, con acusaciones, alusiones, a través de las redes.

Muchos aseguran que no va a la reelección. Hace unas semanas escribimos sobre ello y el colocado con turno al bate es el “médico-paciente”. La sala situacional cubana y los asesores franceses advierten: ¿Por qué ceder si la oposición no tiene ningún músculo? La obsesión de Capriles, el resentimiento de María Corina, lo senil de Ramos, la locura de Falcón, el sueño de Rosales, la locura de López, entre otros, pareciera no tener medida. Imposible que coincidan.

“EL CORAZON DEL AMOR DE CHAVEZ” María Gabriela, quien en muchas apariciones que hizo fue aclamada, es una de las pocas opciones para detener a Nicolás. Está reclamando el puesto de Ramírez, que aún este se resiste a entregar. Moncada hasta lo quiso golpear.

Los chavistas no maduristas, quieren revivir el sueño de Hugo. Situación complicada si hay primarias porque imaginen ustedes ¿Qué hará el país opositor entre la opción de Nicolás y María Gabriela? ¿Cuál de los dos es menos malo?

La diferencia es que Raúl, por sus debilidades no es un convencido de entregarle el poder a una mujer. No cree en la capacidad de María Gabriela y no le falta razón, aunque el que la subestime puede perder sus apuestas. Un grupo de asesores de Estados Unidos, los mismos que han tenido éxitos en campañas presidenciales la asesoran, bajo la egida de Rafael Ramírez.

Paralela a esta situación, el fenómeno de un cisne negro, también circunda el escenario venezolano del 2018.

Lo cierto es que el caso de los detenidos de PDVSA, además de ser un trapo rojo de este gobierno, es una respuesta al REGRESO de una aspiración y a la conspiración de un sector que no se cala más a Nicolás.

POR AHORA, todo indica que “Juana Gallo” quiere volver y que en Estados Unidos se completa una coral de voces rojas: Ramírez, Isea, entre otros. Hay tenores, barítonos y sopranos.

Pero la relación del exfuncionario petrolero con Maduro se tornó tensa incluso antes de que fuera sacado de Pdvsa en 2014 y le asignaran el cargo que actualmente desempeña en la ONU. La periodista de investigación Sebastiana Barráez en entrevista para El Cooperante recordó que a Ramírez lo sacaron de Pdvsa en una “situación muy dura porque él no se quería ir, tanto así que se atrincheró para no salir”.
“Cuando señalé un mes antes de su salida que Nelson Martínez lo había sustituido, era porque en ese momento realmente ocurrió. Martínez estaba como presidente en Citgo y el presidente de la República lo llamó para que sustituyera a Ramírez, pero entre la decisión que tomó el presidente y el tiempo que hubo presión para que Ramírez terminara yéndose de Pdvsa fue más o menos de un mes”, explicó Barráez a esta redacción.
La periodista señaló que la situación que se evidencia en estos momentos entre el exfuncionario de Pdvsa y Maduro se debe a algunos hechos que empujaron a Ramírez a demostrar públicamente que dentro del Gobierno hay diferencias. “Hace tiempo que Rafael Ramírez está divorciado del Gobierno o el Gobierno divorciado de él”, consideró.
Barráez trajo a colación la detención en 2015 de Gladys Parada, quien se desempeñaba como directora de Mercado Interno de Petróleos de Venezuela y era “un pilar fundamental” para Ramírez, por el desvío de combustible para el contrabando. Por este mismo caso fue detenido en el estado Zulia José Luis Parada, primo de la exfuncionaria.
“Era evidentísimo que esa relación se había roto porque a la mujer no solamente la destituyen, sino que también la meten presa, entre otras cosas aparecen acusaciones de que era una corrupta, tenía grandes negocios y le había causado grandes daños a Pdvsa“, expresó la periodista.
Dijo que el Gobierno lleva trabajando en un proceso desde hace un tiempo para desprenderse finalmente de Ramírez; tomando como referencia las recientes detenciones de los gerentes de Pdvsa y los de su filial Citgo.
La “carpeta”
Asimismo, Barráez aseguró que dentro del Ejecutivo “tienen un acuerdo de no manifestar diferencias públicas”, pero el problema es que Ramírez ha sido tan evidente que le han desmontado su poder económico y político, “y ya en estos momentos tener un cargo en la ONU no es la gran cosa, o sea, para el poder que tenía, ya eso es un cargo sin peso”.
En este contexto, la investigadora señaló que se trataría de una política de la presidencia de “prepararle una carpeta al funcionario para que no se rebele, para que no salga, como una especie de presión para evitar que se pronuncie y asuma una posición contraria”.
A esto se le sumaría la intención del Gobierno nacional en reabrir el caso del dirigente de izquierda, Alcedo Mora, quien desapareció hace 33 meses en el estado Mérida por denunciar hechos de corrupción en Pdvsa, en los que presuntamente estaría implicado Ramírez.
“A mí no me extraña que de repente se le ocurra al Gobierno revisar el caso de Alcedo, quien denunciaba formalmente a Rafael Ramírez, que tenía poder en esa época. Aquí hay más de un santo que le debe una vela a Rafael Ramírez, poderosos sectores económicos y políticos que le deben favores, entonces no era fácil, Rafael Ramírez tiene su poder y sus defensores, lo que pasa es que Nicolás Maduro decidió finalmente enfrentarlo y pareciera que él no se quiere dejar“, concluyó la periodista de investigación.

Quien haga un seguimiento cronológico de los hechos podrá constatarlo: el régimen se despedaza irremediablemente. Se desmiembra.

Al comienzo fueron líderes que, actuando de forma individual, se separaron del poder una vez que comprendieron su carácter antidemocrático y totalitario. Cuando se escriba la biografía de Luis Miquilena, por ejemplo, uno de sus capítulos más exigentes será sin duda el relato del cuidadoso proceso de rompimiento, por etapas, del que fue protagonista.

Miquilena escogió una manera de romper con el poder. En un primer momento fueron advertencias puntuales. Luego, señalamientos de carácter más amplio. Y así, cada vez con mayor sonoridad, hasta denunciar y enfrentar, de forma abierta e irreconciliable, al régimen entonces encabezado por Chávez. El método que llamo de rompimiento por etapas es, me parece, el que escogieron personas como Miguel Rodríguez Torres, ex ministro de Relaciones Interiores y Justicia; o la actual fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz.

Una posible lista de dirigentes políticos y sociales, funcionarios, ex ministros y viceministros, militares activos o en situación de retiro, que se han separado o han roto con el régimen chavista-madurista, es inmensa y cada día más extensa. Son numerosos los que dejaron sus funciones sin dar un portazo. Escogieron separarse en silencio. Centenares y centenares de ellos se refugiaron en otros países, por temor a la venganza del gobierno del que fueron parte o porque pensaron que fuera de Venezuela podrían disfrutar de la riqueza obtenida a través de la corrupción.

Esta tendencia es la antesala a otra, mucho más compleja, que tiene lugar en el cuerpo del poder: la conformación de mafias político-económicas que mantienen verdaderas luchas por el control del poder, el reparto de cargos públicos, los contratos del Estado, las plazas que quedan disponibles en las embajadas, la apropiación de beneficios como el de las divisas subsidiadas, las bolsas CLAP y otros.

Tras la muerte de Chávez, estas guerras internas se han acentuado. Las mafias se han organizado y se han galvanizado. Sus conductas son cada vez más duras. Sus apetitos, más desmedidos. A medida que la crisis económica se profundiza, que escasean las divisas, que los ingresos caen en picada, las mafias se endurecen, se fijan objetivos, definen sus estrategias de actuación.

El lector debe reflexionar sobre el desbordamiento de las mafias en nuestro país. Son múltiples: las de las cárceles, los puertos, los aeropuertos, la explotación minera, las bolsas CLAP, el reparto de divisas, la importación de medicamentos, la del Saime, las de las empresas de Guayana, las innumerables de Pdvsa, las de la petroquímica, la de la distribución y venta de gasolina, las de las aduanas, las del Seniat, las del IVSS, las de las cabillas, las del cemento, las de la Misión Vivienda, las que pululan en VTV, las de las distintas misiones, las de las inspectorías del trabajo, las del Sebin, las del Ministerio de las Comunas, las de los operadores del narcotráfico, las de los cuerpos policiales, etcétera, etcétera, etcétera.

El poder venezolano es, ahora mismo, el campo de batalla en el que centenares y centenares de mafias se disputan los últimos recursos de la renta petrolera, mientras en el país se producen a diario muertes por hambre.

Estas guerras, que por años ocurrieron de forma soterrada, han comenzado a hacerse visibles. Hay un crecimiento de la virulencia. Debo decir: un peligroso crecimiento de la virulencia. Nadie debe olvidar que la mayoría de estas bandas están armadas o están relacionadas con colectivos, paramilitares, grupos delictivos, milicias, cuerpos policiales y estructuras, como la de los secuestros, en los que confluyen delincuentes experimentados y uniformados con tropa. Los hechos que vienen ocurriendo en el estado Bolívar sugieren el peor de los escenarios: distintas facciones de ilegales, matándose por el control de los yacimientos.

Salvando las distancias y las especificidades, es inevitable pensar en lo ocurrido en Libia, donde el poder se desmembró en decenas de facciones políticas armadas. El odio y el desprecio que las bandas venezolanas tienen entre sí alcanza niveles que sorprenderían al más experimentado de los observadores. No hay que olvidar que todos luchan por el mismo botín, que se reduce cada día. A estas mafias no les interesa la política. Su única ideología es la de los hampones –la ANC es la expresión más elaborada de eso modo de pensar: imponerse como sea, incluso con un proceso electoral fraudulento–. Y, además, comparten un cultivado desprecio hacia Maduro. En el fondo nada los contiene. La torta de la renta petrolera, que despedazaron durante años, ha menguado.

¿Podrían estas mafias lograr un acuerdo de unidad? Es imposible: no hay divisas para todos. Hemos entrado en un proceso donde unas serán liquidadas y otras intentarán hacerse con el resto del botín. La desmembración continuará. Seremos testigos de luchas que podrían provocar una implosión.

La división en la oposición es el tema que recorre el mundo. No hay foro nacional o internacional en el que la incapacidad para llegar a acuerdos entre quienes son adversos al régimen madurista no sea el comentario cuando se toca el tema Venezuela. Sin embargo, en las filas del monstruo rojo se van sintiendo los primeros temblores de lo que promete ser un terremoto devastador para Nicolás Maduro y su cúpula: Rafael Ramírez ya no esconde sus diferencias. Y, de paso, tampoco José Vicente Rangel.
Aunque los pleitos opositores son más espectaculares, cuentan en sus filas con personajes capaces de componer los más agrios desencuentros. No olvidemos que eso de que la política es la continuación de la guerra por otros medios no es más que una frase para la galería. Realmente, se trata de componer, aunque eso gane menos centimetraje en la prensa que la confrontación. Sin embargo, en las filas de quienes adversan al régimen hay personajes que no son de ese estilo. A vuelo de pájaro, sin ánimos de ofender a quien no mencionemos, se cuenta con Julio Borges, Antonio Ledezma o Henry Ramos, dirigentes menos espectaculares que otros pero más eficaces.

Entre esos tres políticos hay más similitudes que diferencias. Su capacidad de componer y de organizar viene de la paciencia. Con tenacidad, Borges y Ramos han organizado los dos grandes partidos que a nivel nacional pueden enfrentar a la barbarie roja. Con la misma tenacidad, Ledezma ha compensado su falta de aparato partidista más allá de Caracas tejiendo una red de contactos a nivel internacional de gran importancia, ya que no dependen de depósitos en una cuenta corriente sino del trabajo constante. Hoy, ese esfuerzo da como cosecha el gran recibimiento que ha recibido en su llegada al exilio.

Escapando de su secuestro, Ledezma vuelve a estar en la foto. Lo que reseña la prensa, y lo que tuitean quienes pescuecean a su lado en la llegada al exilio, es que está en contra del diálogo y en contra de la MUD. Como político hábil que es, el guariqueño no dice no a negociar con el régimen, simplemente que no así. No dice que la MUD no sirve, simplemente que no así. En su intervención en la Universidad Camilo José Cela, dejó una frase que “misteriosamente” pasó por debajo de la mesa: “no quiero que me utilicen para dividir a la oposición”. Ese, es el verdadero Ledezma.

De esa manera, si Ledezma logra escapar de proyectos en los cuales no pega ni con cola, puede servir para que Borges y Ramos compongan las relaciones maltrechas. Eso les permitiría, a los tres, llevar la gata al agua. Pero volvamos al tema más determinante, que es el de Ramírez alzado.

El hombre que sabe demasiado

Ese título, el que hace referencia al libro de Chesterton popularizado por las películas de Hitchcock, ya lo hemos usado para referirnos a Miguel Rodríguez Torres, el general-policía que le conoce la vida al chavismo por haber sido director del Sebin y, posteriormente, ministro de Interior y Justicia. El hombre que sabe demasiado no ha ocultado que sabe demasiado, pero no está solo en su sabiduría. Desde Nueva York, Rafael Ramírez ha prendido la candela con un artículo en el cual culpa al actual régimen de no haber aplicado a tiempo las medidas económicas que él propuso en su época de canciller y presidente de PDVSA.

Aunque los lectores se molesten porque el actual embajador ante la ONU decida ahora lavarse las manos, la verdad es que, en su época de poderoso en Miraflores, Ramírez lideró las gestiones ante distintos organismos internacionales para enderezar la economía venezolana. Llegó a hacer sus propuestas públicamente. Lo escribimos en algún informe de esa época, al comienzo del régimen de Maduro, en los cuales informamos sobre la presencia del banco de inversión francés Lazard como gran asesor de Ramírez. Específicamente, a través del operador de la organización financiera, Matthieu Pigasse.

Era una operación montada por el clan francés que operaba desde la cancillería, a quienes Maduro conocía muy bien por sus seis años al frente de la Casa Amarilla y con quien Ramírez entró en contacto al llegar a ese puesto. ¿Por qué Maduro se alejó de ellos? Esa es una de las interrogantes que quizás sea respondida cuando echemos la vista hacia atrás, después de superado el desastre.

El día que Ramírez decide publicar su polémico artículo, José Vicente Rangel -por cierto, el único componedor eficaz con el que cuenta, o contaba, el madurismo-, lanza una brutal crítica contra la política económica del régimen. Acto seguido, es respaldado vía Twitter por Ramírez. Iris Varela, en un programa de televisión, es usada para atacar al hombre que sabe requete-demasiado. Más vale que no, porque la amenaza de “rojo-rojito” fue brutal: “Quien me ataque a mí debe pensar un poquito, solo un poco, por qué Chávez me tuvo 12 años a su lado. Pero, además, cuando estaba muriendo solo llamó a cuatro y YO estaba allí. Así es que ningún advenedizo me puede venir con cuentos a mí”, dijo textualmente en la red del pajarito.

La sorpresa fue que Cabello, el mandíbula feroz del PSUV, llamó a la conciliación dentro del madurismo y, más bien, a aprovechar la desunión en la oposición. Por cierto, delató que el tema escuece. Maduro, quién sabe por qué, fue el que decidió arremeter contra Ramirez. “El que traiciona a la revolución se seca. Hay candidatos por ahí, loquitos por lanzarse por el barranco de la traición. Échale pierna, mi compadre, lánzate, que te espera el basural de la historia”, bramó el inquilino de Miraflores.

¿Por qué no lo destituye como embajador ante la ONU? ¿Qué embajador se le alza de esa manera a su gobierno? El que sabe demasiado y lleva rato en Nueva York.

He aquí una campaña que la diplomacia venezolana, siempre presta a “desfacer entuertos” con ínfulas quijotescas, podría ganar en beneficio del país y su propia imagen: recuperar la réplica de la espada de Bolívar que en 2004 Hugo Chávez entregó a Robert Mugabe. En aquel momento el presidente venezolano alabó a su homólogo de Zimbabwe como un campeón de la lucha anticolonialista y la defensa de los pobres. Ya sabemos que Chávez es impulsivo y regalón, pero quizás ante los hechos recientes en el país africano, la Casa Amarilla (¿o debería decir Rojita?) podría convencer al presidente de emprender una épica campaña para rescatar la gloria de Bolívar de las manos de un hombre fracasado.

Mugabe tiene 28 años en el poder y los últimos han sido un desastre. Tras expropiar tierras productivas a granjeros blancos para entregarlas a campesinos negros sin capacidad de sembrarlas y reformar la constitución a su antojo, las cifras son aterradoras: 80% de desempleo, más de un millón por ciento de inflación, devaluación del 84% en el último mes, y un tercio de la población alimentándose gracias a las agencias internacionales. Dos litros de aceite cuestan el equivalente a un mes de salario promedio y un pan que en Mayo costaba 15 millones de dólares zimbabwenses ahora se vende por 600 millones. Según el gobierno, todo esto es culpa de Occidente.

En Mayo pasado Mugabe perdió las elecciones ante el líder opositor Morgan Tsvangerai, pero eso no fue problema: tras manipular y dilatar los resultados, acordó una segunda vuelta para el 27 de Junio y mientras tanto expulsa periodistas extranjeros, prohíbe a las agencias humanitarias la entrega de alimentos y encarcela por unas cuantas horas a Tsvangerai tras un mitin político “no autorizado”

Ante semejante desastre, y en honor al reverenciado Libertador, sería una buena idea que el canciller Nicolás Maduro haga un viajecito a Harare para decirle a Mugabe “lo siento campeón, pero esta espada te queda grande”.

Aunque pensándolo bien, podría ser una imprudencia. Existe gente mal intencionada que podría presentarse en Miraflores con el mismo argumento y despojar al presidente de toda su memorabilia bolivariana. Claro que Chávez no es Mugabe...aunque todos venimos de Africa.

La opción es crear un movimiento civil de aliados que no crean en cuentos, ni en MUD ni en elecciones cazabobos. Una coalición que tenga un objetivo único: el fin del régimen chavista
Entre todos la mataron pero se murió solita. Quedó bien clarito que no se sale del chavismo por los caminos del CNE. Y teniendo en cuenta la nueva burla, sería un desvío y una traición participar en las elecciones de alcaldes. Dejemos al régimen jugando íngrimo a las elecciones aburridas y predecibles. Nuestra energía ha de estar en retomar la protesta sin el estorbo de la MUD ni las invitaciones vacuas de la dictadura.

También salta a la vista lo que ya sabíamos: la MUD está básicamente compuesta por políticos electoreros; el grueso de sus filas solo persigue el poder y que los pongan donde hay. Así que habrá que comprar alpargatas de las buenas, porque los obstáculos son grandes y complejos: por un flanco los adecos hacen lo suyo, lo de siempre, lo que tanto les gustaba hacer antes de la era Chávez. Por otro lado, el régimen no está dispuesto a soltar el sueño adeco (el chavismo es la evolución del adequismo). Al país aún le entran varios millones de dólares al día y no hay nadie que controle lo que se hace con los dineros, que están ahí, servidos en bandeja de plata. Así que lo que toca esperar no es cualquier cosa. Los clanes que se han apoderado de Venezuela están preparados para defender su territorio. Detrás de los monigotes de la dictadura hay una maquinaria brillante y bien engrasada para hacer que Cuba y sus secuaces bolivarianos sigan chupando de la teta venezolana. Saben a quién comprar, dónde permitir robar y con quién negociar.

La opción es crear un movimiento civil de aliados que no crean en cuentos, ni en MUD ni en elecciones cazabobos. Una coalición que tenga un objetivo único: el fin del régimen chavista, para después comenzar la reconstrucción. Son y serán tiempos difíciles, por todo el desastre en que se ha convertido Cubazuela y porque ya no podemos confiar en las maquinarias políticas tradicionales. Es como si tuviéramos todo en contra, excepto el ímpetu, el hartazgo, la opinión internacional y el deseo fogoso de despertar de una vez para así acabar con la pesadilla.

Quizá ha llegado el momento de que cesen los partidos, se consolide la unión, Bolívar baje tranquilo al sepulcro y por fin gane la que nunca ha ganado: Venezuela. Ha llegado el momento de lanzar a un lado a las ratas y las serpientes. Momento de dignidad, de acabar con el mito de los caudillos, de escupir la cara de los que insisten en engañarnos. No estamos tan solos ni tan desanimados como nos quieren hacer creer.

¡La MUD ha muerto, viva el pueblo!

“Nunca sostengas una conversación con el mono cuando el que toca el organillo está en la misma habitación”, dijo Churchill. En el contexto venezolano sabemos quién es el primate, lo que no está claro es si la MUD habla o es la que toca el organillo.

Por otro lado, aplicando una noción de Edgar Morín, podríamos decir que esa “conversación”, ese “diálogo”, es usado aquí como si fuera una palabra solución. Las palabras soluciones son esas que supuestamente zanjan los asuntos de manera casi mágica: ¿Hay desnutrición y pobreza? Palabra solución: capitalismo. ¿Hay corrupción en todos los estratos de la administración pública? Palabra solución: oligarquía. También, claro está, puede haber frases soluciones: ¿Hay hambre y comer se ha convertido en un lujo? Frase solución: la guerra económica. En fin, que lo mismo aplica para el “diálogo”, como si la sola palabra bastara.

“La política es la habilidad de predecir lo que va a ocurrir mañana, la próxima semana, el próximo mes y el próximo año. Y luego tener la habilidad de explicar por qué nada de eso ocurrió”, dijo Winston (no confundir con el inefable, me refiero a Churchill). Lo mismo que en la meteorología, en la política es difícil acertar. Respecto al fenómeno político casi nunca sabemos dónde estamos parados. Los que están más conscientes de eso son los propios políticos, pero creen que sus votantes aman ser mareados y engañados, por eso hacen predicciones. Por eso también hacen politología y explican a qué se debe que a estas alturas no hayamos salido del autócrata señor Maduro. Los políticos suelen reírse de nosotros debido a que nos consideran ignorantes y doctrinarios. De ahí que la explicación del fracaso de la revolución sea tan insólita y tan ofensiva a la inteligencia como la explicación de la MUD cuando le preguntamos por la pesadilla que seguimos alimentando. “La enfermedad de la teoría” –escribe Morín- “está en el doctrinarismo y el dogmatismo, que cierran a la teoría sobre ella misma y la petrifican”. Por eso la causa de los apagones es una iguana y el “diálogo” es para que haya elecciones presidenciales justas con este CNE.

A la MUD en pleno y a todos nosotros sin excepción nos vendría bien considerar esta definición de Sir Churchill: “La valentía es lo que hace falta para levantarse y hablar, también es lo que hace falta para sentarse y escuchar”. Sí, cuánta falta nos hace escuchar. El clamor, el dolor, el desprecio por la máscara; tener la valentía de escuchar el odio hacia el ala de acero disfrazada de pájaro herido, la caperucita con su dulce inocencia dejando dos piedras en el estómago del lobo.

El panorama no es sencillo y los familiares más cercanos del cinismo y la crueldad se han apoderado de la casa. Al parecer lo que viene es sangre, sudor y lágrimas. “Podrías tener que pelear cuando no hay esperanza de victoria” -advierte Churchill- “porque es mejor perecer que vivir como esclavos”.

Resulta paradójico que quien ha usado el discurso político para fomentar el odio pretenda regularlo por medio de la denominada Ley constitucional contra el odio, por la convivencia pacífica y la tolerancia. Lo que ocurrirá es que este instrumento, de legalidad aparente y título ampuloso, será utilizado únicamente para perseguir a quien disienta del pensamiento único que se pretende imponer por quien maneja el poder
Lo primero que debe señalarse es que una asamblea constituyente solo puede elaborar una nueva Constitución y no está habilitada para dictar leyes. En el caso venezolano el asunto es aún más claro, porque la constituyente cohabita con la Asamblea Nacional que es la instancia facultada para elaborar las leyes. De manera que las leyes que se dictan por la ANC solo se pueden aplicar por la vía de los hechos y no del derecho. Carecen de base constitucional y democrática.

Según el texto aprobado, el objeto de la ley es: “contribuir a generar las condiciones necesarias para promover y garantizar el reconocimiento de la diversidad, la tolerancia y el respeto recíproco, así como para prevenir y erradicar toda forma de odio, desprecio, hostigamiento, discriminación y violencia, a los fines de asegurar la efectiva vigencia de los derechos humanos, favorecer el desarrollo individual y colectivo de la persona, preservar la paz y la tranquilidad pública y proteger a la Nación” (artículo 1). Esta declaración no sería objetable en un sistema democrático con separación de poderes y con jueces independientes. No lo es en un régimen autoritario sin independencia de poderes, en el cual la experiencia enseña que la magistratura se usa para restringir derechos a quienes, amparados en la Constitución, proponen pacíficamente el cambio del modelo político socialista.

La definición del odio es difícil jurídicamente porque se trata de un concepto jurídico indeterminado, al no estar delimitado de manera específica. La buena fe, la injuria grave como causal de divorcio, por estar sujetos a distintas interpretaciones, deben ser precisados por el juez al momento de su aplicación. Así ocurre con el odio señalado en la mencionada ley: el juez debe definirlo en el caso concreto.

El asunto es más complejo, al menos en teoría, de lo que a primera vista aparece. El odio es, según el diccionario de Maria Molinar: “Sentimiento violento de repulsión hacia alguien, acompañado de deseo de causarle o de que le ocurra algún daño”. Se trata de un estado de ánimo de quien padece el odio, que no pasa a la acción. Por ser un sentimiento, no puede ser sancionado penalmente. Pretender hacerlo implica una violación a los derechos humanos de los afectados, debido a que establece delitos de imposible ocurrencia.

Lo mismo ocurre con el amor, con el hambre, con la angustia o con la envidia. No son susceptibles de ser sancionados penalmente. Si alguien sufre de envidia contra los demás, por alguna razón recóndita, este padecimiento no puede ser tipificado como delito. Es un asunto psiquiátrico que escapa al radio del derecho penal.

El texto pretende relacionar el odio con la búsqueda de la paz. En este sentido señala: “El Estado, las familias y la sociedad, tienen el deber y derecho de promover una cultura y valores de paz, diversidad, tolerancia, igualdad, respeto mutuo y convivencia solidaria para prevenir y erradicar toda forma de violencia política, odio, discriminación e intolerancias, a los fines de asegurar la efectiva vigencia de los derechos humanos” (artículo 4). De ser sincero este postulado, el gobierno queda obligado a promover estos valores y cumplir con la máxima: “el ejemplo empieza por casa”. Por eso, y si quieren ser coherentes, deben disolver los llamados “colectivos” que son un factor de perturbación para la tranquilidad y paz ciudadana.

Si el Estado tiene el deber de promover la “diversidad, la tolerancia, la igualdad, respeto mutuo y convivencia solidaria”, debe comenzar el gobierno por liberar los presos políticos, suspender los programas del canal del Estado en los que se burlan y humillan a los opositores. La convivencia solidaria significa que hay que darle entrada a las instituciones del Estado a quienes tengan una manera de pensar distinta al “socialismo del siglo XXI”. En este sentido, el Consejo Nacional Electoral, el Tribunal Supremos de Justicia y demás instituciones deben reflejar toda la sociedad y no a un solo sector.

La tolerancia implica el respeto por las ideas y pensamientos de los demás y lleva implícito la diversidad en todas sus manifestaciones. No hay tolerancia cuando no se aceptan las ideas contrarias. Los calificativos como “traidores de la patria”, “escuálidos, “agentes del imperio” y otras equivalentes son manifestaciones de intolerancia que violan el texto de la referida “ley” del odio.

Este instrumento señala como criterio de interpretación “aquella alternativa que brinde mayor protección a los derechos humanos, la paz y la convivencia pacífica” (artículo 6). De aplicarse este principio de interpretación, los jueces no podrán violar la libertad de expresión con fundamento en este instrumento de legalidad aparente. Aplicar la Ley contra el odio para perseguir a opositores es una violación a los derechos humanos, que el instrumento declara proteger.

La Asamblea Nacional declaró nula la Ley constitucional contra el odio, por la convivencia pacífica y la tolerancia, promulgada por la asamblea nacional constituyente la semana pasada. El proyecto de acuerdo aprobado por el Parlamento “en rechazo al instrumento generador de odio e intolerancia promovido por Nicolás Maduro y la fraudulenta constituyente”, establece que el mecanismo legal viola los artículos 202, 49, 51, 57, 58, 62 y 68 de la Constitución; los artículos 6, 11, 18, 19, 20 y 21 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y los artículos 18 y 19 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

“La pretendida y espuria ley usurpa las funciones legítimas de la Asamblea Nacional. Es inconstitucional, ilegítima e ilegal desde su origen, pasando por la técnica como se aprobó y además por su forma y fondo”, expuso el diputado Biagio Pilieri, quien abrió el debate y presentó el proyecto.

El texto, aprobado por la unanimidad de la bancada opositora, señala que además de estar viciada de incompetencia, su aplicación viola las garantías fundamentales del Estado de Derecho, y “pretende aniquilar de una vez por todas los valores democráticos”.

Indica también que con esa normativa se pretende penalizar la disidencia política al tipificarla como delito, imponiendo sanciones penales, administrativas y tributarias “en flagrante violación del derecho al debido proceso y a la presunción de inocencia”.

Sin piedad. En el artículo 20 de la ley se establece una pena de 10 a 20 años de cárcel a “quien públicamente (...) fomente, promueva o incite al odio, la discriminación o la violencia contra una persona o conjunto de personas”. Es decir, con esto se abre la posibilidad de que sean evaluados por los parámetros de esta ley la opinión expresada “mediante cualquier medio apto para su difusión pública” y formas de expresión como los comentarios en las redes sociales, que podrían convertirse en delitos.

“De esa manera intentan legitimar el abuso de poder y coartar la protesta ciudadana en contra de la crisis, penalizándola de la misma forma que un asesinato”, manifestó Pilieri, durante el debate, en el cual participaron los diputados Franklyn Duarte, Arnoldo Benítez, César Alonso y Ángel Medina.

Los parlamentarios denunciaron que la constituyente pretende tipificar una serie de delitos sin tener la competencia en materia legislativa.

“18 años para enterarse de que todo lo que ellos hacen (el gobierno) son actos de odio contra el pueblo”, manifestó el diputado Benítez. Criticó que la ley impulsada por la ANC no deja claro elementos fundamentales como, por ejemplo, el concepto de odio y amor. “Lo que están tratando de buscar con esta ley es que los quieran ahora. Hablan del reconocimiento, ¿será que van a ser ahora ellos los analfabetas funcionales que reconozcan que destruyeron el país? ¿Será que van a censurar todos los programas del canal 8?”, expresó.

Alonso aseguró que el odio que “el régimen” no quiere afrontar es el de las familias que no pueden mantener a sus hijos y el del pueblo diezmado por la inseguridad y las enfermedades. “No aceptar y perseguir con cólera asesina al que piensa distinto es la realidad que presenta esta ley”, manifestó el parlamentario.

La Asamblea Nacional también considera que la ley establece restricciones a la libertad personal, promueve la autocensura y la censura por parte de los órganos del Estado. “suprimiendo los pocos espacios con que cuenta el ciudadano para debatir los asuntos de interés colectivo e inhibiendo la posibilidad de formular denuncias de cualquier naturaleza”.

Convocaron a reuniones con sectores

El presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges, informó sobre la creación de un proyecto de acuerdo –que se aprobará la próxima semana– para la promoción de una negociación política internacional.

Luego de que el diputado Luis Florido propusiera el proyecto, Borges dio a conocer la creación de una comisión de trabajo, encabezada por el diputado Stalin González, e integrada por los jefes de fracciones y de un grupo de trabajo de los legisladores en conjunto con la sociedad civil para establecer la posible agenda de negociación.

Indicó que en los próximos días se desarrollará una reunión entre el Parlamento y sectores de la sociedad civil (estudiantes, trabajadores, sectores productivos, organizaciones de derechos humanos y electorales).

El general de cuerpo de ejército y viceministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba, Joaquín Quintas Solá, fue un visitante de honor durante las operaciones de simulacro de defensa aérea y marítima que realizó el ejército venezolano a mediados de enero de este año. El general cubano no llegó solo a Venezuela. Lo acompañaron otros oficiales de su país, especialistas en defensa estratégica territorial y se dirigieron al centro de operaciones donde se realizaría el ejercicio denominado Zamora 200, en la isla de La Orchila, con el fin de supervisar las operaciones de defensa.

El evento no es nada extraño en Venezuela y forma parte de un largo proceso que comenzó Hugo Chávez cuando a partir del año 2000 se firma el primer convenio Cuba-Venezuela y ese año entran a Venezuela 7.200 cubanos. Un informe que publicó el diario El Universal sobre el convenio, revela que el mismo costaría a la nación mil millones de dólares de acuerdo con los programas reflejados en el mismo documento.

Entre los años 2004 y 2007, a raíz del lanzamiento de las misiones, la presencia de cubanos en Venezuela aumentó significativamente entre 14.000 y 18.000 por año. El mismo Hugo Chávez anuncia en el año 2007 que 20.000 cubanos estarían trabajando en el área de salud. Ese mismo año el ministerio de Salud venezolano reconocía que 4.000 cubanos habían desertado. Para el, año 2012 ya habían pasado por Venezuela 210.000 cubanos.

A partir de agosto de 2007 con la reforma de la Ley Orgánica de la FAN se incorporan aspectos similares al de las Fuerzas Armadas Cubanas como las Regiones de Defensa Integral (REDI), el nuevo grado de mayor general y el comandante en jefe de la FAN.

Es en esos meses de 2007 que se profundiza la incorporación de oficiales cubanos como asesores en la FAN a nivel del CEO y el envío de oficiales a realizar cursos de estado mayor a Cuba con la inducción en el cambio de la doctrina militar. Se incorpora el concepto de la “guerra de todo el pueblo” bajo la premisa de la supuesta invasión de Estados Unidos.

En 2008 se establece el “Grupo de Cooperación Estratégica” dirigido por un general de las Fuerzas Armadas de Cuba cuya función fue la de asesorar la nueva organización de la FAN y revisión de los nuevos planes operacionales de acuerdo con la nueva doctrina militar. Ello incluyó el establecimiento de una unidad militar cubana de unos 200 a 300 efectivos con sede en Fuerte Tiuna que operan en las diversas áreas del nuevo concepto de defensa.

Todo ese proceso ha estado orientado al control militar por encima de la sociedad civil y los poderes regionales y al control interno en materia de seguridad. Al mismo tiempo se compromete a los altos jefes militares en la conducción del país dándoles a cambio importante privilegios políticos y económicos.

Los cambios en Cuba

A partir de la caída de la Unión Soviética en 1991 y en consecuencia, la desaparición del soporte económico de la revolución cubana, especialmente en el área militar, los Castro se vieron en la necesidad de hacer cambios radicales en su economía. Uno de los aspectos más dramáticos de aquel momento al que Fidel Castro identificó como “período especial en tiempo de paz”, era la sobredimensión de sus fuerzas armadas y la imposibilidad de mantenerlas operativas.

A inicios de la década de 1990, la economía cubana sufrió una fuerte recesión, el Producto Interno Bruto (PIB) cayó -35% en apenas cuatro años, debido a la desaparición del campo socialista de Europa del Este, lo que implicó que se perdiera alrededor de 80% de las relaciones comerciales con el exterior (BNC 1995) además de todas las facilidades crediticias y comerciales que se obtenían de la relación con esos países.

La experiencia, muy parecida a la que vive hoy Venezuela, fue la aparición de un fuerte mercado negro, la pérdida de valor del peso cubano y la posterior dolarización de la economía. El sueldo en pesos cubanos de un militar pasó de 1,15 pesos por dólar a 26 pesos por dólar con una inflación incontrolable.

El presupuesto de defensa alcanzaba los 1.149 millones de pesos, pero para 1996 había descendido a 497 millones de pesos. Pero esto no se debe entender como una simple reducción del 58%, el peso fue devaluado. La reducción real tuvo un impacto cercano al 70%.

Para 1992 la reducción de las Fuerzas Armadas Cubanas pasó de unos 300.000 afectivos a 172.000, además del despido de uno 27.000 técnicos.

Es de resaltar que la crisis económica afectaba los privilegios económicos de los que gozaba la cúpula militar y en consecuencia ponía en peligro la lealtad de sus líderes.

Es así que la crisis económica no solo se observó en los balseros y de cientos de cubanos que irrumpieron en diversas embajadas sino en militares que secuestraron o robaron aviones como el general Rafael del Pino de la Fuerza Aérea, segundo jefe del Estado Mayor del Ministerio de Defensa. Viceministros y altos funcionarios buscaron asilo; un teniente coronel secuestró una aeronave y voló a Guantánamo. El 21 de Marzo del 1991 un piloto de un MIG-21 se marchó a Estados Unidos y una semana después otro MIG 23 aterrizó en Guantánamo mientras diversos aviones de Cubana de Aviación fueron secuestrados por militares para aterrizar con sus tripulaciones en Estados Unidos.

En la reducción de la fuerza militar, los Castro dejaron una minoría de oficiales de aproximadamente 30% profundamente comprometida, en la mayor purga histórica que enfrentara ejército alguno y volcó el presupuesto de Defensa sobre ellos de manera de mantenerlos lejos de las carestías del resto de la sociedad.

Con el otro 70% de la oficialidad, envió a sus casas al personal menos comprometido y creó las Regiones Integrales de Defensa y las Zonas de Defensa (similares a las creadas ahora en Venezuela) que no tenían realmente que ver con la defensa, sino con la producción económica. Envió a la mayoría de los cuadros a las “zonas de desarrollo”, es decir, donde estaba el dinero. Ideas que sintetizó Castro en la siguiente expresión: “tanta importancia o más, tienen los frijoles como los cañones”.

De esa manera la alta oficialidad cubana pasó a manejar y a desarrollar las 40 empresas más importantes de Cuba que van desde la industria azucarera, transporte, comunicaciones, pesca, energía y minería, como GAESA hasta empresas financieras como CIMEX.

Cambios en Venezuela

La asesoría cubana permitió primero a Chávez y luego a Nicolás Maduro anticiparse a los efectos que puede causar una crisis económica en el sostenimiento del poder. De allí que la atención en las fuerzas armadas y su reestructuración fue una tarea de primer orden para sostener al régimen del socialismo del siglo XXI.

El promedio de ingresos de PDVSA entre 2009 y 2014 fue de $110.000 millones y en apenas tres años los ingresos petroleros se redujeron en un 62%. Si tomamos en cuenta la reducción de ingresos de otras materias primas, las expropiaciones y el mal manejo de unas 500 empresas del Estado generando pérdidas, más el endeudamiento con países como China y Rusia, la reducción de ingresos en dólares es de 69%. Una caída, salvando las particularidades de cada país, con el mismo impacto que sufrieron los cubanos en tiempos del “Período Especial”.

Las proyecciones al cierre de 2017 para Venezuela según Venamcham (Cámara Venezolana Americana), es una inflación de 1.400%, un dólar paralelo (mercado negro) de 40.000 bolívares por dólar y una caída del PIB de 15%.

La diferencia en el tema militar es que Cuba recibía gratuitamente el armamento y el mantenimiento de parte de la URSS, pero a la caída del mundo socialista esas donaciones desaparecieron y en adelante debían financiar las operaciones del parque armamentístico con prácticamente la mitad de presupuesto. Si bien la adquisición de una aeronave de combate era relativamente económica o donada por la URSS, su mantenimiento sería un dolor de cabeza. Mantener operativo un MIG 29 puede costar unos 5 millones de dólares por año. Un Sukhoy de los adquiridos por Venezuela en estos años debe realizársele el overhaul (revisión) en sus turbinas cada 500 horas de vuelo, de lo contrario, debe permanecer en tierra y sus pilotos en casa.

Para 1993 Cuba poseía la fuerza aérea más grande del continente sur con 240 aeronaves. De manera que, al igual que en la Cuba de los 90, Venezuela posee una Fuerza Armada con 250.000 hombres, con un contingente de altos oficiales tres veces mayor a otras fuerzas similares en el continente. Todo ello en el contexto de un país hiperinflacionario, con la mitad de sus ingresos, sin medicinas, sin alimentos y productos a los cuales solo hay acceso a través del mercado negro o del dólar paralelo.

La nueva estructura militar

Los cambios en la Ley Orgánica de La Fuerza Armada Nacional Bolivariana (2014) establecieron una nueva estructura, creando el Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (CEOFANB) a través de las Regiones Estratégicas de Defensa Integral, (REDI), Zonas Operativas de Defensa Integral (ZODI) y Áreas de Defensa Integral (ADI).

Esto creó el establecimiento de Zonas Militares, dependientes del Comando General de la Reserva Nacional y Movilización Nacional; Zonas Estratégicas de Defensa Integral y las Regiones Operativas de la Defensa Integral, subordinadas al Comando Estratégico Operacional.

La Región Estratégica de Defensa Integral, es una agrupación territorial de fuerzas y medios en un espacio del territorio nacional con características geoestratégicas, establecido sobre la base de la concepción estratégica defensiva nacional, para planificar, conducir y ejecutar operaciones de defensa integral, a fin de “garantizar la independencia, la soberanía, la seguridad, la integridad del espacio geográfico y el desarrollo nacional.” Es decir, incluye el desarrollo económico.

Las Regiones Estratégicas de Defensa Integral cuentan con un comandante (oficial general o almirante) un segundo comandante y su Estado Mayor Conjunto, Zonas Operativas de Defensa Integral (ZODI) con su comando, segundo comando y jefe de Estado Mayor Conjunto y éstas a su vez, están divididas en áreas de Defensa Integral (ADI) con su comando, segundo comando y Plana Mayor.

El comandante de la REDI, quien es designado por el Presidente de la República, ejerce el mando operacional sobre todas las unidades de los cuatro componentes asignados a su región.

En la actualidad existen siete regiones estratégicas de Defensa Integral, que a su vez encuadran 24 Zonas Operativas de Defensa Integral, 4 Zonas Operativas de Defensa Integral Marítima Insular y 99 áreas de Defensa Integral desplegadas a todo lo largo de los 335 municipios del país.

De allí que es el sector militar es el que domina todo el territorio por encima de las autoridades civiles como gobernadores y alcaldes, respondiendo sólo a las instrucciones del Comandante en Jefe de la FANB que es el Presidente de la República.

Las FANB en la economía

No menos del 70% de la economía de Venezuela está manejada por el sector militar y alta oficialidad que fue separada de la institución militar para atender las empresas del Estado. Así que semejantes a las divisiones del área militar, mayores generales, almirantes, generales y coroneles se integraron a las empresas más importantes del país, pertenecientes al Estado.

Al igual que en Cuba, los altos oficiales están en una suerte de “Divisiones Industriales” en metalmecánica, en minería, en energía, en finanzas, alimentos, entre otras. Adicionalmente, ocupan 32% del gabinete ejecutivo y 30% de las gobernaciones de estado.

Un estado clave para el sector militar ha sido el estado Bolívar ya que de allí proviene uno de los más importantes ingresos por materiales estratégicos del país, apartando el petróleo. Además de los proyectos gubernamentales para la explotación del oro y otros minerales, conocidos como ‘El Arco Minero” las empresas más importantes de la región han estado manejadas desde la Corporación Venezolana de Guayana, que agrupa empresas siderúrgicas de hierro y acero, de aluminio y de bauxita, por el mayor general Justo Noguera Pietri, quien ha sido electo gobernador de Bolívar en las recientes y muy cuestionadas elecciones en la que se presume, hubo un importante fraude en las actas.

Se trata de una gobernación que desde el año 2000 ha estado gobernada por otro militar de confianza del Gobierno central, el general Francisco Rangel Gómez, de quien se ha denunciado, protege gran parte de las operaciones mineras en la zona que están controladas por bandas armadas dirigidas por los llamados “pranes”, en especial en la explotación y tráfico de oro, diamante y el coltán.

Adicionalmente, en manos del control militar se encuentran empresas de cemento, la importación y distribución de alimentos, la industria pesquera, comunicaciones, área de salud, finanzas, entre otras.

Un trabajo publicado el pasado mes de agosto por la periodista especializada en economía, Mayela Armas, refiere que entre 2013 y 2017 se han constituido 14 compañías, exclusivamente militares, en áreas clave, con lo cual el poderío económico directo de la FANB asciende a un total de 20 industrias.

Esas empresas forman parte de la zona económica militar que planteó el Jefe de Estado hace cuatro años y que dio paso al motor industrial militar donde las empresas de la FANB tienen alianzas y apoyos de privados.

En los lineamientos del Ministerio de la Defensa de 2017, el titular del despacho, Vladimir Padrino López, señaló que es necesario impulsar el motor militar por lo que ordenó a las empresas “aumentar su productividad y eficiencia”.

Indicó Padrino López que el motor industrial militar es de vital importancia para la economía local porque permite, no sólo acompañar el crecimiento de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana en todos sus componentes, sino que lleva adelante nuevos procesos productivos para el beneficio de la nación y la construcción de la economía diversificada.

Aun cuando Venezuela no está dirigida por un gobierno militar, su fuerza armada maneja el verdadero poder, al tener el dominio económico y el poder de la seguridad interna.

El mayor general (Ej) Hebert García Plaza, quien fuera ministro de Transporte Acuático y Aéreo y ministro de Alimentación del presidente Nicolás Maduro, denuncia un complot de intrigas en su contra por parte de altos funcionarios, revela que Diosdado Cabello perdió el poder en la Fuerza Armada y reta al primer mandatario nacional a decir la verdad, luego que éste lo señalara de burócrata y de engañarlo con obras no construidas.

Maduro dijo de García Plaza que “él me hizo inaugurar un conjunto de obras falsas“, asegurando que un día lo llevó a inaugurar un aeropuerto en la isla de Coche “y al otro día ya no funcionaba, era mentira, y yo lo agarré antes de botarlo, ahora anda en Estados Unidos, como traidor que es, declarando para la CIA, secándose en su incapacidad. No eres capaz de caminar las calles, de construir tú mismo, eres un burócrata, le dije, eres una estafa, y ahí lo voté, ¡vete de aquí, carajo!”.

Es necesario recordar que después de dejar el gabinete ministerial de Nicolás Maduro, el general García Plaza estaba fuera del país cuando un tribunal ordena su detención y se anuncia que se solicitará a Interpol alerta roja para que detenga al otrora alto funcionario. La denuncia contra el oficial fue por la compra de los buques Virgen del Valle II, Virgen de Coromoto y San Francisco de Asís, que hiciera el presidente de Bolipuertos, coronel Julio Marchán ante la Superintendencia del Cuerpo Nacional contra la Corrupción, quien la envía a la Fiscalía Nonagésima Tercera.

El 23 de enero 2015 se inicia la investigación penal, basándose en que los buques al ser de segunda mano tienen una corta vida útil.

El alto oficial del Ejército en situación de retiro, en entrevista exclusiva para ElEstimulo señala qué podría haber causado la reacción del presidente de la República.

-¿General, qué responde a los señalamientos que hizo sobre usted el presidente de la República?

Me preocupa que el Presidente señale como causal de mi despido, que yo le haya engañado con obras ficticias, porque eso dice mucho de su capacidad para tener semejante responsabilidad, además de mentirle al país, ya que es capaz de falsear la verdad hasta para asuntos domésticos.

-¿Qué pasó con el aeropuerto de Coche, con el cual el presidente Maduro dice que usted lo engañó?

Para el momento de la entrega del aeropuerto de Coche, en apenas 12 meses de gestión, ya se habían mejorado y habilitados 29 aeropuertos en el país y es por ello que (el presidente de la República) me nombra Vice Presidente Territorial, jefe del órgano superior de la economía, por cierto que eso le permitió ganar las elecciones de Alcaldes, y por último Ministro de Alimentación. Él miente y además no tuvo el coraje para decirme nada en persona, cuando presenté mi renuncia en agosto del 2014 ante el entonces Vice Presidente Jorge Arreaza.

-¿Tuvo problemas durante su gestión con el presidente Maduro?

No, no los tuve, solo diferencias en la toma de decisiones, como la aplicación de justicia para más de 300 empresas involucradas en el uso irregular de divisas obtenidas a través de Cadivi; le pedí que el Gral. Barroso, como responsable directo, no debería estar premiado como jefe de CASA y aceptó removerlo. Además él quería que tomara acciones más severas contra la Polar, Makro, Epa, baterías Duncan, por ser parte del emporio de los denominados, por Jorge Arreaza y Ricardo Menéndez, como los Amos del Valle.

-¿Hubo otros elementos que lo alejaron del Presidente?

En el Ministerio de Alimentación el tesorero Erick Malpica, sobrino de su esposa, me pidió cancelar al basquetbolista Grevis Vásquez 18 mm de dólares que se le debía. Limpié la entrega de licencias para importar carne, donde estaban muchas empresas de maletín que subastaban el ganado en el puerto y amigos de Tareck El Aissami como Carlos Guillén. Me negué a distribuir alimentos a las parroquias políticas priorizadas pero no en prioridad a las de pobreza extrema y pobreza, por lo que tuve una conversación telefónica con el Presidente; le expliqué que los diputados y otros actores del partido usaban los mercados a cielo abierto para fines personales afectando los inventarios de Mercal. A él no le gusto mi respuesta y solo me dijo que evaluara bien eso y que tratara de hacer ambas cosas.

-¿Pagó usted los 18 millones de dólares al basquebolista como dice que los solicitó Malpica?

No a pagué, ya que no había dinero y la deuda y prioridades eran otras.

-¿Cuál fue el punto de quiebre entre usted y Nicolás Maduro?

Cuando estábamos en Maiquetía, esperando al Presidente de China, el Teniente Escalona me informó, de parte del Presidente, que él estaba molesto conmigo, ya que no había cumplido sus órdenes y que recordara cómo había despedido al MG Wilmer Barrientos del Min-Industrias. Le dije a Escalona que le informara al Presidente que yo no le pedí ser ministro y que era necesario atender el problema de la Alimentación de manera directa, ya que no se tomaban decisiones ni por él ni por el VP del área económica Rafael Ramírez. Al día siguiente entregué mi renuncia a Arreaza.

-¿Hubo otros desencuentros con el Presidente?

En septiembre del 2013, frente a la sede de Café Fama de América en Catia, dentro de su vehículo y en presencia de Iván Gil, Ministro de Alimentación, me informó que si las mediciones no cambiaban a su favor ya el partido había decidido suspender las elecciones de Alcaldes ya que era un riesgo para la continuidad de la revolución. Le respondí que eso era inconveniente e innecesario, que confiara en su política de gobierno de calle y las inspecciones para controlar la especulación

-¿El Presidente lo despidió personalmente y con insulto de por medio?

Jamás me insultó ni me llamó la atención de ninguna manera, excepto cuando envió a Escalona. Él me ponía de ejemplo en todas las reuniones de ministros y me ponía a apagar fuegos donde había problemas.

-¿A qué cree que obedece ahora esa reacción del Presidente en su contra?

Es posible que le afectaran las verdades a las que me referí en la audiencia de la Organización de Estados Americanos (OEA) el pasado 15 de septiembre.

-¿Es usted protegido del Departamento de Estado norteamericano?

No soy protegido del Departamento de Estado y de ninguna agencia en el gobierno de los EEUU.

-¿Qué hizo o que sabe usted que ha causado una reacción tan dura en su contra?

Toqué intereses económicos en el Min-Alimentación, no estuve de acuerdo en destruir a las empresas eficientes, por el contrario les propuse alianzas. Además me negué a inscribirme en el Psuv como lo solicitó Diosdado. Quizás mi renuncia fue considerada un acto de traición, aprovechado por el entorno político, me refiero a Carmen Meléndez, Marco Torres, González López, para envenenar al Presidente y buscar iniciar un juicio en mi contra.

-¿Es cierto que usted está en EEUU declarando contra el gobierno venezolano?

Mi única declaración fueron las realizadas públicamente en las audiencias de la OEA. Declaré con hechos reales y pruebas sobre la planificación para la utilización de la Fuerza Armada y algunas instituciones de Estado contra la disidencia política en Venezuela.

-¿General, usted cree que es un error que militares asuman cargos administrativos?

En mi opinión sí lo es, ya que los militares desde el ministerio como institución pueden apoyar a cualquier otro ente del gobierno y contribuir con el desarrollo nacional. Pero cuando un militar va a un cargo público se lleva a su vez muchos militares más, que cambian su estatus de vida e incluso muy por encima del promedio militar; además de ser ascendidos en mejor ubicación en los puestos de ascensos rompiendo con la meritocracia dentro de la institución. Eso influye para que los demás militares sólo estén pendientes de ir a la administración pública y no a la Academia Militar de Venezuela, por ejemplo.

-¿Por qué el presidente Maduro no pudo regresar a los militares a los cuarteles?

Creo que fue (el general en Jefe del Ejército) Padrino quien no pudo, aún cuando quería hacerlo, porque por ejemplo para el Seniat sería desmantelar toda esa institución. Algunos militares han convertido ministerios e instituciones como espacios que no pueden o quieren ceder y cuentan con el apoyo de altos funcionarios del gobierno como Cabello. Casos como el INAC (Instituto Nacional de Aviación Civil), el aeropuerto de Maiquetía, Margarita, los puertos, etc. Ni Maduro pudo, ni Padrino tampoco.

-¿Cuál ha sido la influencia de Diosdado en la Fuerza Armada?

Al principio gozaba de respeto por haber sido Alférez auxiliar en la AMV (Academia Militar de Venezuela), pero cuando Chávez delegó en él la supervisión de los ascensos, se fue erosionando, ya que vició ese proceso y favorecía sólo a quienes le eran leales a él y eso lo alejó de la FANB. Por eso trata de tener militares en los programas por aquello de “dime de qué adulas y te diré de qué careces”. Diosdado se convirtió en un elemento de distorsión y persecución dentro de la FANB de aquellos militares apegados a su carrera militar y no a ideales políticos.

¿Puede esperarse que un partido que permanece sometido bajo el despotismo, la prepotencia y el autoritarismo de su líder, si lo fuera, sea el instrumento del cambio hacia la libertad en una sociedad sometida, ella misma, bajo el despotismo, la prepotencia y la sevicia autoritaria de sus máximas autoridades? ¿Puede un dirigente que ha secuestrado una organización política, supuesta a ser el príncipe maquiavélico de la liberación popular, en una suerte de hacienda privada en la que actúa como el capataz de un ingenio azucarero, dirigir las luchas reivindicativas que lleven a su pueblo a la conquista de su emancipación y su libertad? ¿Puede un partido secuestrado y convertido en camarilla de empleados y sigüises mantenidos por el jefe, como si fuera el patrono de una dependencia militar, un cuartel, una comisaría? ¿Puede Acción Democrática, bajo el férreo tutelaje de su mandamás, su apparatschickt, servir a la liberación de Venezuela?

La verdad, como decía Marx citando a Hegel en sus Tesis sobre Feuerbach, no es el resultado de una disquisición abstracta, escolástica: es el resultado de la acción práctica. La nuestra es el monstruoso descalabro sufrido en estas elecciones convocadas por un instrumento de la dictadura, absolutamente ilegítimo e inconstitucional, en las que el partido manejado a latigazos por su actual patrono se viera en la obligación de participar a redropelo de la voluntad popular libremente expresada el 16 de julio. Un acto de traición al pueblo soberano que podría costarnos la vida y la existencia misma de la República.

Y la realidad concreta es que desde que Acción Democrática se convirtiera en la empresa privada y patrimonio exclusivo de Henry Ramos Allup, dejó de ser el instrumento del cambio democrático que anhelara con todas sus fuerzas su fundador, Rómulo Betancourt, ese magnífico partido del pueblo que asumiera la tarea de erradicar el autoritarismo, el analfabetismo, el caudillismo y el esclavismo inveterado de su sufrida Venezuela. La de La Rotunda y los grilletes de sesenta libras, de la malaria y el paludismo, de la miseria y la sumisión arrancando de cuajo el militarismo cuartelero y dictatorial que asfixiara desde su nacimiento a la República, para convertirla en una democracia ejemplar, a pesar de que la Venezuela contra la que se alzaran los jóvenes de los carnavales estudiantiles de febrero de 1928 no parecía estar capacitada para asumir el peso de la inmensa responsabilidad individual que implica la democracia liberal y social que perseguían nuestros líderes fundadores.

Liberada y liberadora solo en tanto estuviera a cargo de líderes verdaderos. ¿Y qué es un líder verdadero, para recurrir a la sabiduría y la experiencia personal de un líder de tomo y lomo, como Felipe González? “La primera condición básica de un líder es que adopte un compromiso fuerte con el proyecto que ofrece y representa, y que ese compromiso no sea mercenario para que tenga los menos condicionamientos posibles, cualquiera que sea su naturaleza. Nadie que no crea en lo que hace y que no se comprometa profundamente con ello es capaz de generar la credibilidad necesaria para concitar apoyos que le permitan el ejercicio del liderazgo”. (Felipe González, En busca de respuestas, Debate, Barcelona, 2013. Pág. 51).

¿Quién puede asegurar que la máxima autoridad autoimpuesta y autodesignada de AD hoy por hoy no sea un mercenario, en el sentido indicado por Felipe González? ¿Doblándose ante pactos, acuerdos, colaboraciones y entendimientos con un ente dictatorial como la llamada asamblea nacional constituyente para no partirse, ante la que obliga a arrodillarse como ante un santuario a sus propios gobernadores?

¿Puede reclamarse Henry Ramos Allup de ese atributo existencial de ser un líder, si su proyecto no trasciende de sus ambiciones de poder estrictamente privadas y personales –domeñar a su y los restantes partidos para que respalden su candidatura a presidente de la República, sin haber asomado hasta el día de hoy si la dictadura aceptará ir a dichas elecciones en otros términos que los que le garantizan la absoluta impunidad como para montar un descomunal fraude, y sin comunicar para qué, cómo y con quiénes ejercerá dicha presidencia, asomar un mínimo esbozo del país que quisiera construir, como lo hiciera desde su mismo nacimiento político el fundador del partido–, si jamás se ha mostrado dispuesto a someter su supuesto liderazgo al escrutinio de los miembros de su partido, respetar a su veterano liderazgo, tratado como a un sarnoso a pesar de una vida dedicada a la causa betancourtiana, que él irrespeta hasta el desprecio y la burla, y hacer verdad hoy, aquí y ahora la concreción práctica y en su desempeño diario de la verdadera naturaleza del ejercicio de su liderazgo?

¿Puede pretender rescatar a Venezuela del abismo dictatorial en que los graves errores, deficiencias, traiciones y componendas suyas y de los suyos, hundieran a Venezuela y construir la democracia que los tiempos exigen, mientras ejerce el poder con la misma prepotencia, el mismo despotismo y los mismos usos de un tirano? Encubriendo la insoportable traición al segundo líder histórico del partido, Carlos Andrés Pérez, con una foto que cuelga en su despacho pretendiendo expresar la autocrítica, el perdón y el olvido ante un pasado interno ultrajado a mansalva por quien desconoce la solidaridad y la camaradería que debieran imperar en una asociación de hombres libres?

No se trata, Dios nos libre, de una crítica ad hominem. Que nos sobran las pruebas de su prepotencia ilimitada, su forma gansteril de enfrentar los desafíos internos, su lenguaje en absoluto cónsono con el discurso de un líder verdadero. Su absoluto desinterés en hacer de Acción Democrática esa organización a la altura de los requerimientos de la globalización, solo capaz de luchar por la democracia de su pueblo dándole ejemplo vivo de ser, ella misma, modelo y espejo del futuro. Pues como bien dice el refranero: la caridad comienza por casa.

¿Quién puede dar fe de las discusiones internas, del ejercicio cotidiano de estudio y reflexión que cursa en sus encuentros, cuando los hay; de la caracterización del régimen, del análisis de las fuerzas que confluyen en la realidad política de hoy, de la naturaleza pedagógica de la convivencia interna? ¿Cuál es la política de alianzas que manejan las autoridades del partido, puestas por él en premio a la obsecuencia, sin poder real sobre el curso de la organización que administran, sino solo para inclinarse ante la palabra del Gran Jefe? ¿Cuáles son esas autoridades? ¿Cuál la legitimidad de su desempeño, si actúan bajo la amenaza del castigo y la expulsión si no se acoplan y adecuan a la voluntad del déspota? ¿Cuál el nivel de autonomía política, intelectual y moral que los capacita para decidir, por ejemplo, quién o quiénes debieran ser sus representantes en las distintas contiendas en las que se enfrente el partido? ¿Si a pesar del respaldo suscitado por alguno de los candidatos finalmente un golpe en la mesa, una amenaza, una grosería, un vozarrón del secretario general sustituye toda expresión de convenimiento y discusión por el brutal acatamiento ante quien les garantiza el sustento? ¿Con qué derecho, con qué autoridad moral pueden reclamar ante los abusos y atropellos electorales de la dictadura quienes ni siquiera practican en su vida interna elección alguna? ¿Esa es la democracia que pretenden implantarnos, la de otro gendarme necesario?

“Este partido es mío. Lo saqué del basural en que lo convirtieran los que huyeron cuando irrumpió Chávez. Dejando detrás de sí millones y millones en deudas de electricidad y teléfono. Fui yo quien lo sacó de las ruinas. Me pertenece en toda propiedad. Y aquí quien manda soy yo. Además aquí ningún secretario regional va a tener las ínfulas de alzarse en contra de mi voluntad, porque todos comen de mi mano. Y basta una decisión mía, para que vuelvan a estar en la calle, de donde yo los recogiera.” Eso es lo mejor de la militancia de un partido que hiciera historia, que diera su sangre regando las calles de pueblos y ciudades venezolanas con la inquebrantable decisión de su liderazgo por emancipar a la patria y convertirla en la tierra de hombres libres creando una de las democracias más respetables de Latinoamérica y del mundo. A eso los ha rebajado: a inclinar la cabeza y aceptar el contubernio, el acuerdo secreto con los hombres de Castro en Caracas. Ese mismo Castro al que nuestro fundador derrotara en todos los campos de batalla: el político, el diplomático y sobre todo el militar, causándole una herida mortal en su soberbia y orgullo homéricos, causa del odio y el desprecio con que hoy nos humilla. Todo bajo la fiebre de una ambición desenfrenada, propia de los viejos patriarcas de la Venezuela rural, analfabeta, violenta, acuartelada y miserable. ¿Llegar a acuerdos con el sátrapa del tirano cubano, a quien Rómulo odiara tanto o más que a Juan Vicente Gómez? ¡Qué traición al partido! ¡Qué traición a la patria!

AD se ha degradado, bajo el implacable y policial control de Ramos Allup, hasta nadar en las inmundas profundidades de una cloaca. No es en absoluto casual que los cuatro gobernadores, premiados por su capataz con los más altos cargos de sus estados más por su disposición a la obsecuencia y agavillamiento con la dictadura que por su naturaleza rebelde, se hayan postrado ante lo que el propio Ramos Allup catalogara de “prostituyente”. Ayer un prostíbulo, hoy una señorial mansión. Depende del ánimo y los intereses de un hombre, no de un partido de hombres libres.

El mismo compañero Felipe González explicaba el más íntimo de los atributos de un líder y de un militante socialdemócrata: la rebeldía. “A veces se dice que el líder ha de aceptar la realidad como es, acatarla tal como viene planteada. Yo, en cambio, creo que el líder de un proyecto de cambio tiene que ser por definición rebelde: en primer lugar, rebelde consigo mismo; en segundo lugar, rebelde frente a lo que no le gusta de la sociedad o del mundo; y, finalmente, rebelde respecto a las circunstancias que dificulten el avance del proyecto que se pretende.” Acción Democrática dejó de ser la hermandad de hombres libres y rebeldes que un día fuera para terminar siendo el sumiso instrumento de la desmedida ambición de su capataz. Rómulo se estará revolcando en su tumba.

Es la hora de volver a la práctica cotidiana de la rebeldía, esencia originaria de nuestra Acción Democrática. De apartar de un manotazo todo lo que nos restringe, somete y obliga a postrarnos ante el dictador de la nación, ante el autócrata del partido. O sucumbiremos: como adecos y como venezolanos. Es la hora de la verdad. Es la hora de decidir entre la sumisión o la rebeldía.

“¡Adelante, a luchar milicianos!, a la voz de la revolución. Libre y nuestra la patria en las manos de su pueblo, por fuerza y razón. Sin señor, sin baldón, sin tiranos con la paz, con la ley, con la acción”.

Un país, es valores, es educación, es felicidad, es orden, es libertad económica. En cambio un aldea es un suburbio, de gente amontonando, esperando los engaños de un hechicero, que tiene una pócima mágica para los problemas de la tribu.

Una aldea no crece jamás; un país, sí.

Como empresario de medios, aprendí que no se puede crecer sin endeudamiento. Pero la deuda debe crear activos, dinero y productividad. El problema de Venezuela no puede reducirse al masivo proceso de endeudamiento ocurrido entre 1974 y 1978. Sería verdaderamente sórdido ignorar que el rentismo y la no productividad han conspirado torcidamente contra la estabilidad de la república.

No hay que ser economista para entender que si obtenemos dinero prestado para comprar comida y no producimos nada, resolvemos el abastecimiento, pero alguien tendrá que pagar el préstamo. Y ese alguien suelen ser los ciudadanos a través de más y más impuestos e inflación.

La economía es muy importante para dejársela a los economistas (y a los políticos). La política económica aplicada, por ejemplo, entre 1979 y 1982 provocó una estampida de capitales del país. Si a un empresario, como nadie espera, lo ponen a dirigir un silo de ordeñar vacas acabará arruinando todo, y si no se rodea de gente exitosa para tal fin el daño será mayúsculo. En Venezuela ha sido exactamente al revés, hemos puesto a dirigir el país a gente que, en la mayoría de los casos, no han podido mantener ni a su familia en su vida de activismo político. No estoy exagerando.

Recuerdo haber oído a un profesor una frase que me marcó para siempre. La soltó en un aula llena de muchachos que abrazamos la comunicación social. “Chicos, ustedes pueden ignorar al Estado, mandarlo a la mierda incluso, pero sepan que todo lo que pasa allá afuera –dijo, señalando a la ventana- les afecta a ustedes, es producto de las decisiones de hombres que actúan en nombre del Estado y tienen su poder”.

Aquel profesor nos invitaba a los jóvenes a preocuparnos por la política, porque no preocuparnos no evitaría que transitáramos las consecuencias de las decisiones tomadas por nuestros senadores, gobernadores y presidentes.

Uno de los ejemplos de esas decisiones, en nombre del Estado, fue aquella tomada en 2007 con la reforma de la Ley del Banco Central de Venezuela, de donde se conformó el Fondo de Desarrollo Nacional (Fonden) y se abrió el camino para dos reformas adicionales de la Ley del Banco Central de Venezuela, la de noviembre de 2009 y la de noviembre de 2010, mediante la cual se sepultó la estabilidad monetaria en Venezuela.

Con la reforma de julio de 2005 se institucionalizó la descapitalización del BCV a través de un conjunto de traspasos de divisas al Fonden, mermando así las reservas internacionales y con el respaldo a la moneda local, el bolívar. Nuestra moneda se convirtió en una de las más débiles del mundo.

Nuestro Banco Central se convirtió en una especie de casa de impresión de billetes cuyo valor se deterioraba con el alza de los precios que esa impresión permitía. Entre julio de 2005 y diciembre de 2012 el dinero creado por el BCV (la base monetaria) aumentó en 1.065 %, un crecimiento de 40 % cada año.

Para decirlo claro y sin rodeos: creamos dinero basura, tanto, como para llegar al extremo de cargar con una carreta llena de billetes con la que solo podíamos comprar una lata de leche. No hay economía ni democracia, con vocación por la gente, que pueda soportar esa expansión monetaria sin intoxicarse. Venezuela cayó en una ola inflacionaria.

Democracia con hambre no es democracia, es dictadura. El sistema democrático pasa porque se den las reformas que permitan que todos podamos ser más prósperos. Si 80 % de la población en Venezuela vive en pobreza y anhela la democracia, sin duda su idea sobre la democracia tiene como punto de partida que ésta le sirva para salir de la indigencia.

Yo no puedo separar la democracia de la economía; eso queda bien claro en los próximos capítulos. Para mí, si no hay comida cuando se tiene hambre, si no hay medicamento cuando se está enfermo, si no hay una casa cuando se necesita un hogar, si no hay trabajo para la dignidad de la gente, la democracia no es tal, aun cuando sus ciudadanos voten y tengan representantes en el Congreso.

Las encuestas de Latinobarómetro, desde 1998, expresan que esta preferencia con respecto a cualquier otro sistema de gobierno ha aumentado en el país. De poco más de 61 % en 1998 a 86 % en 20102. Este aumento fue notorio en el año 2002 (77%) cuando hubo un golpe de Estado que sacó al entonces Presidente del poder.

Para mí, Venezuela es como mi mujer, como mi madre, como mi hija, seres realmente imprescindibles para cualquier hombre. Soy fanático de la música de Ricardo Arjona y suelo de vez en cuando tararear distraídamente una de sus canciones más sublimes, en la cual habla de su madre: Mi novia se me está poniendo vieja y le está costando un poco caminar / tres meses sin venir y ella en bandeja le sirve otro café para su amor/ Mi novia se me está poniendo vieja y yo que me empezaba a enamorar del peso de las cosas que aconseja de su don universal de perdonar/ Ella es mi novia y no anda con chantajes ni pone reglas de delidad / me ha alcahueteado a cada personaje sin importarle la exclusividad/

Venezuela es nuestra mujer, y nuestra madre; como en la canción de Arjona “le está costando un poco caminar”. Me siento obligado, igual que mi generación, a buscar la cura de sus males como haría un hijo con una madre agonizante. Los milagros son posibles para el que cree, dijo Jesús de Nazaret. Yo creo en Venezuela, y estoy seguro que tú, también.

Destacadas


Opositores presos, detenciones arbitrarias, la justicia alimentando a la impunidad, escasez de alimentos y medicinas, forman parte de la rutina del venezolano. A diario aumenta el número de personas detenidas por razones políticas.




Todo empezó hace siete décadas cuando Pascual Florido, un rico hacendado, regaba su descendencia hasta tener 45 hijos. Hoy, tres de sus nietos -enemigos políticos- se sientan a la mesa de diálogo para intentar sacar a Venezuela del foso.

De un lado, Luis Florido, diputado del ala más conservadora de la oposición, y del otro los hermanos Jorge y Delcy Rodríguez, parte de la cúpula chavista. Primos y adversarios sin tregua.

Su abuelo tuvo 45 hijos de varias mujeres, pero solo reconoció a su primogénita y a nueve concebidos en matrimonio, entre éstos Vicente, padre del parlamentario.

Los demás crecieron con sus madres, incluido Jorge Rodríguez, reconocido dirigente comunista torturado y asesinado en 1976 en un calabozo policial, contó a la AFP el legislador y empresario de 51 años.

Desde niño, Florido escuchó hablar en su casa sobre los Rodríguez, pero recién a los 17 años conoció a su primo en el liceo donde estudiaba.

“¡Epa, cómo estás!, le dije. Fue la única vez que lo vi hasta ahora. Tenía yo 17 años y él era un peludo”, añade, marcando el contraste con la calvicie del actual ministro de Comunicación.A Delcy, presidenta de la todopoderosa Asamblea Constituyente chavista, apenas la vino a conocer personalmente en República Dominicana, sede de los diálogos que se reanudarán este viernes.

– Virulencia política –La fecundidad del patriarca es origen de múltiples paradojas.

En una ocasión, evoca Florido, su padre le dio un aventón a un desconocido que viajaba desde Caracas a Lara, de donde es la estirpe, y el hombre resultó ser su hermano.

“Le comentó que era de Jabón, un pueblito llamado así porque es muy resbaloso cuando llueve, y mi padre le dijo: ‘¡chico, yo también!, ¿cómo se llama tu papá?’. Y el hombre le respondió: ‘Pascual Florido. ¡Pero si es el mismo mío!'”, relató el diputado.Por esas mismas casualidades, Florido y Delcy han librado una guerra fuera de Venezuela: él denunciando la “dictadura” del presidente Nicolás Maduro, y la beligerante excanciller de 48 años acusando a los “apátridas” y defendiendo al gobierno de los “ataques del imperio”.

La virulencia, sin embargo, se limita al terreno político. En una oportunidad, Jorge, psiquiatra de 52 años, pidió investigar a Florido por supuestamente especular con importaciones de alimentos.

Las cuestiones personales las han ventilado terceros. El año pasado, el poderoso dirigente chavista Diosdado Cabello acusó la familia Florido de haberle robado la herencia a los Rodríguez.

“¿Dónde está la parte de los hermanos Rodríguez? Se la robaste, así son los pillos”, sostuvo Cabello, trenzado en una pelea con Florido tras denuncias del diputado sobre malos tratos en prisión a su líder, Leopoldo López.

“¿Tú crees que cuando nosotros estemos en el poder no te podemos hacer lo mismo? Te podemos hacer cosas peores… pero no somos así”, había dicho Florido.

– En orillas distintas –La polarización ha permeado a muchas familias venezolanas, y los antagonismos tocan altas esferas.

Una hija criada por el exalcalde de Caracas Antonio Ledezma, quien en noviembre escapó de su arresto domiciliario a Europa, está casada con Andrés Izarra, exministro chavista.

Otro caso es el de Didalco Bolívar y su hija Manuela. Oficialista él, opositora ella, rivalizaron como parlamentarios.

Florido cuenta que algunas personas lo han cuestionado en la calle por su vínculo sanguíneo con los Rodríguez, pero es enfático: “Hemos crecido en orillas muy distintas y muy distantes”.

Los respeta a su manera. A Jorge, lector voraz que diagnóstica patologías en televisión a sus rivales, lo considera “un tipo muy peligroso porque es muy inteligente”.

“Hay que tenerle mucho cuidado por su condición de psiquiatra, pero puedes tener una conversación respetuosa con él. Delcy es un poco más difícil, se abre menos”, comenta.Y aclara que aunque la negociación no los ha unido, es el punto del que emergerá, ahora o en el futuro, la solución a la encrucijada venezolana.

“No es fácil con tanta rabia que hay, tanto odio de parte de ellos principalmente, y también de parte nuestra. La gente con tanta frustración ha terminado odiando. Pero tenemos que aprender a coexistir”.




Maduro impone un sistema represivo que castiga todas las formas de disenso que están consagradas en la Constitución. Todos los derechos civiles y políticos están bajo el control militar. La represión es aplicada por las fuerzas de seguridad, los grupos armados alineados con el régimen y la delincuencia organizada.




¿Qué si los trabajadores necesitan y merecen un aumento? Claro que sí.  ¿Qué si el incremento del sueldo mínimo ayudará al pueblo? Obviamente que no. 



Ya inició este 2017, y la pregunta que muchos venezolanos nos estamos haciendo es ¿qué es lo que viene?



Dentro de algunos años, cuando se haga la historia del siglo XX venezolano sin el apasionamiento con el que se analiza aún ese período, dado el impacto que tiene en nuestras vidas, estoy seguro de que se revalorizará la figura de Teodoro Petkoff.

Teodoro ha vuelto a ser noticia en estos días. Ha sido sobreseído en un esperpento judicial que le montó el poder. Es un nuevo capítulo de la vida de Petkoff, quien está retirado de la vida pública luego de ser protagonista de primer orden en Venezuela en la segunda mitad del siglo XX y en las primeras décadas del siglo XXI.

El periodismo político aplanó la trayectoria intelectual y política de Teodoro en esa manía periodística de tener una frase que ayude a definir al personaje. De esa manera, tantas veces en las agencias internacionales de noticias también terminé escribiendo “Teodoro Petkoff, el ex líder guerrillero…” Y digo que se aplanó su trayectoria porque en realidad Teodoro, para toda la izquierda e intelectualidad en Europa y América Latina, fue en verdad un ícono.

Con su libro “Checoslovaquia, el socialismo como problema”, Petkoff marcó una ruptura intelectual y política para toda una generación latinoamericana y europea con el socialismo burocratizado y represivo de la extinta URSS. La historia terminó dándole la razón a Teodoro, quien al cuestionar en 1969 la imposición de Moscú sobre la primavera checa, trazó la crítica –desde la izquierda- en contra de la burocracia comunista, la misma que terminaría implosionando tres décadas después.Teodoro fundó luego el Movimiento al Socialismo, junto con el también emblemático Pompeyo Márquez, tuvo la experiencia como ministro en la segunda administración de Rafael Caldera, relanzó el diario El Mundo (cuando era vespertino) y luego fundó Tal Cual. Parlamentario de larga data ha tenido la capacidad de revisar sus propias decisiones e incluso corregirlas en público. “Sólo los estúpidos no cambian de opinión” es una de sus frases que simbolizan su perspectiva vital.

En la parte final de los 90, siendo periodista de una agencia de prensa europea, comencé a frecuentar las ruedas de prensa que ofrecía Petkoff como ministro, y también comenzó a ser una fuente ineludible en años en los que no parecía pasar nada en Venezuela. Teodoro, con su estilo vehemente y polémico, terminaba siempre por darle algún titular a los periodistas que supieran pescar en su discurso.

Al pasar los años e iniciarse el siglo XXI, Teodoro dejó la arena política, al entender que desde la prensa (dirigiendo un periódico) podría incidir públicamente. Era otra forma de hacer política no partidista. Yo por aquel tiempo dejé el periodismo diario para buscar un espacio en la universidad, el país necesitaba de análisis, reflexión y explicaciones. Luego de algunos años nos encontramos.

La innovación a la que apostaba Tal Cual les llevó a abrir una columna dedicada a analizar el tema de los medios y la libertad de expresión en Venezuela. En conversaciones con Javier Conde, entonces jefe de redacción, bautizamos como “Infocracia” a aquella columna semanal que comenzó a publicarse en 2005. Dos años después, el cierre de RCTV vino a demostrar la importancia de aquel tema (los medios y las libertades) en la agenda pública nacional. En mi caso, Infocracia pasó ser una suerte de sello personal.

Ser colaborador de Tal Cual me abrió la puerta para conversar ocasionalmente con Teodoro. Durante varios años cada vez que me tocaba recibir y atender en Venezuela a periodistas, académicos o defensores de derechos humanos, una cita obligada era llevarles a un encuentro con Petkoff. Para algunos de ellos, en verdad, entrevistarse con él en persona, terminaba siendo lo más significativo de su visita al país.

Por aquel tiempo, por el año 2009, Teodoro me dio una lección de humildad por la que estaré en deuda con él, siempre. Azucena, su fiel asistente, me llamó: Teodoro quiere verte. Pensé que sería para tratar algún asunto relacionado con mi columna o sobre algún trabajo especial para Tal Cual.

Cuando llegó el día pautado para la reunión, Teodoro me explica que va a tener un encuentro con editores y directores de medios en Estados Unidos y que le han pedido su visión sobre la situación de libertad de prensa en Venezuela.

Libreta y lápiz en mano Teodoro me pidió que le explicara, sí, que yo le explicara, cómo es que funcionaba la hegemonía comunicacional y sus tentáculos en Venezuela.

Durante la siguiente hora Petkoff sencillamente fue un discípulo, me hacía preguntas, tomaba notas y me pedía precisiones. Aquel momento ha marcado un hito en mi vida personal y profesional.

Gracias, Teodoro.



Deportes


Nadal va a octavos de final del Australia Open


Su próxima disputa será frente al argentino Diego Schwartzman
Leer más...

Desmienten hospitalización de Pelé


La Asociación de Periodistas Deportivos de Inglaterra comunicó un supuesto desmayo que sufrió la leyenda brasilera debido a un severo caso de “agotamiento físico”
Leer más...

Corea del Sur y del Norte desfilarán bajo una sola bandera en...


Los gobiernos informaron que los dos países asiáticos acordaron formar una sola delegación conjunta y que sus atletas marcharán juntos
Leer más...

Peñaranda queda de baja un mes por lesión en pierna izquierda


El futbolista, de origen venezolano, no podrá disputar los encuentros programados del Málaga en las próximas semanas, por recomendación médica
Leer más...

Espectadores del Mundial de Rusia no necesitarán visa para ingresar al país


De acuerdo con la FIFA, la medida se ideó como método para evitar la reventa y falsificación de los tickets oficiales
Leer más...