Opinión

Lo sucedido el domingo 16 de octubre forma parte de un plan estructurado, nada improvisado, que empezó con el megafraude de la “Asamblea Constituyente del Psuv”.

Venezuela: “elección entre cáncer y cólera”. 1. Triunfo gubernamental. No cabe duda alguna que el gobierno madurista ganó la batalla táctica de las elecciones para gobernadores. El intento de la MUD de revertir el resultado mediante una auditoría es demagogia pura, para justificar ante su clientela el fracaso que sufrió y los errores estratégicos garrafales de su dirigencia.

Hay múltiples razones que explican el éxito del oficialismo, pero un fraude técnico en las urnas y computadoras seguramente no es una de las fundamentales. Fue, en resumidas cuentas, el triunfo de un Estado-Partido unificado, intrínsecamente demagógico, sobre una coalición electorera contradictoria y simuladora.

2. Triunfo previsible

Dos grandes mentiras se enfrentaron sobre un desastre de gobernanza nacional, con una población decepcionada, con baja conciencia política y sin alternativa de elección real. En tal escenario tuvo que prevalecer la máquina de propaganda más eficiente y la mentira más creíble. La seudo-democracia burguesa ha pasado de los casi idílicos días de la manufactura del consenso (manufacture of consent) y de la televisión como “puerta abierta hacia la mente pública” (open doors to the public mind), de los años cincuenta. La “gestión de la percepción” ciudadana (perception management) –basada en la neurociencia, la sicología aplicada y la mente tribal– determina las decisiones electorales y el mejor aparato Goebbeliano gana. Y así fue. Un resultado previsible dentro de un escenario y orden de batalla, cuidadosamente escogidos por Miraflores.

3. Dinámica del triunfo

El valor analítico del ejercicio electoral para prever el futuro venezolano es triple. Es obvio, en primer lugar, que la MUD quedó debilitada y que su fragmentación interna –causada estratégicamente por la irresuelta decisión sobre la vía violenta o institucional al poder– aumentará significativamente. Del otro lado del frente, el grupo conductor del oficialismo (Maduro, Cabello, Padrino López) fortalece su hegemonía, al igual que la idea de que pueda ganar las elecciones presidenciales en el 2018.

Pocos en este grupo tienen la dialéctica para entender, que su triunfalismo es equivocado. Que el triunfo es pírrico en naturaleza.

En segundo lugar, es significativa la información comicial en el sentido, de que alrededor del 40% de los ciudadanos con derecho a voto consideraron que el evento, por las razones que fuesen, no proporcionaba un mecanismo capaz de cambiar la desastrosa situación nacional y su propia situación social. Por lo tanto, se abstuvieron de votar. El tercer dato de importancia es que la población sigue dividida políticamente en proporciones semejantes entre el oficialismo y la oposición (54 a 45% en este caso). Es decir, la oposición política al Chavismo y, hoy, al Madurismo, no ha logrado cambiar estructuralmente la preferencia electoral de los ciudadanos, a su favor. Venezuela agoniza en una bipolar hegemonía, compartida por dos sujetos políticos estériles.

4. Una elección que no resuelve nada

Las elecciones venezolanas para gobernadores obviamente no tenían nada que ver con democracia. De parte del régimen madurista era un intento controlado para bajar la presión internacional sobre su imagen de dictadura y, en consecuencia, recuperar espacios de negociación globales perdidos. Del lado de la oposición, derrotada en la guarimba de la calle, la parlamentaria y la ideológica, se trataba de recuperar la imagen de fuerza y legitimidad de cambio y la iniciativa táctica, que ha perdido.

Los comicios tampoco iban a tener un impacto significativo en la correlación de fuerzas nacionales, porque ninguno de los dos bandos iba a respetar el resultado, si beneficiaba al adversario. Si la MUD ganaba, sería neutralizada a través de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) y el Consejo Nacional Electoral (CNE), que no son más que instrumentos del Ejecutivo. Si el Madurismo ganaba, sería desconocido el resultado por la derecha venezolana y el faccionísmo internacional.

El problema fundamental del país, la restitución de una clase dirigente funcional y de un Estado constitucional y operativa con capacidad y sabiduría de gobernanza, quedaba, por lo tanto, irresuelto. Esta situación de estancamiento estructural seguirá hasta el 2018, cuando el colapso económico-financiero del régimen, que prácticamente ya se encuentra en default, o una mayor intervención política internacional, forzará el fin de la tragicomedia que vive Venezuela.

5. Una farsa tragicómica

La política venezolana hoy día no es más que un sainete tragicómico. El conflicto entre los dos sectores de la clase política burguesa (MUD y Madurismo) ha perdido su esencial razón de ser: presentar alternativas de conducción del bien público para que los ciudadanos puedan decidir la ruta de evolución de la nación que desean. Sin embargo, su carácter de clase al igual que su inescrupulosa práctica política, son esencialmente idénticos.

La fracción socialdemócrata descerebrada, el Madurismo, entrega el país a precios de venta de garaje al capital financiero internacional (Goldman Sachs) y extractivo (Arco Minero), mientras le miente cínicamente al pueblo sobre su supuesto “anti-imperialismo” y “anti-capitalismo”.

Maduro, el “presidente obrero” –al igual que Trump, el sociópata compulsivo narcisista herostrático– miente sistemáticamente a los ciudadanos para confundir y manipularlos. Gobierna sobre la mentira, las bayonetas y el asistencialismo petroléro. Su convocatoria de votar para ratificar “la democracia verdadera, la democracia bolivariana y a la ANC”, es una demagogia de dimensiones goebbelianas, considerando la radicalización de la situación que espera al país después de la farsa electoral.

Los oportunistas neoliberales de la MUD, el segundo aparato de poder burgués en la contienda por la entrega de los recursos nacionales del país a las grandes corporaciones del mundo, a su vez, quedó definida nítidamente como la agencia mantuana oficial de venta de garaje nacional, al solicitar la intervención abierta de sus amos en Washington, Bruselas y los títeres monroeistas del Grupo de Lima.

6. La lección

El valor heurístico (de aprendizaje) de las elecciones consiste en que reveló con cierto grado de precisión el nivel de conciencia política de la población. O, para decir lo mismo de otra manera: el grado de eficiencia manipulativa de las máquinas de demagogia, que los dos bloques fundamentales de poder nacional utilizan para defender sus intereses faccionistas. Se trata de una clase lumpen-política burguesa bicéfala, que no puede resolver la crisis del país.

Entre la Escila de la socialdemocracia descerebrada y la Caribdis de los mantuanos invertebrados, no queda otro remedio que la de crear una fuerza de salvación nacional. La victoria pírrica del 15 de octubre de Miraflores, es el catalizador de tal proceso.

Después de visitar varios países con la mano extendida pidiendo dinero para paliar el colapso económico que la dictadura ha provocado, Nicolás Maduro regresó al país cuando nos aprestamos a las elecciones del 15 de octubre. Y llegó diciendo de nuevo el embuste de que hay un avance de 95% en el proceso de negociación entre gobierno y oposición, lo que es desmentido por voceros de la MUD que afirman que el supuesto avance “es de 0%”.
La textura dictatorial del régimen se ha puesto de manifiesto una vez más con la sentencia N° 165 que le ordenó dictar a la Sala Electoral del TSJ para avalar la burda maniobra del CNE que impidió a la oposición democrática la sustitución de candidatos en la boleta electoral que se usará el 15 de octubre. El artículo 63 de la Ley Orgánica de Procesos Electorales es claro y tajante: “Las organizaciones postulantes podrán modificar las postulaciones que presenten y, en consecuencia, sustituir candidatos o candidatas hasta diez días antes de ocurrir el acto electoral”, es decir, en el caso que nos ocupa hasta el 5 de octubre. El CNE, violando la norma legal, cometió la barbaridad de fijar solo un día, el 16 de agosto, para presentar los cambios de postulaciones, anticipándose a las elecciones primarias internas en las que la MUD escogería sus candidatos a gobernadores definitivos (10 de septiembre). La Sala Electoral del TSJ decidió que el CNE podía hacer lo que quisiera al declarar en la tal sentencia 165 que se puede ejecutar la fase de sustitución de candidatos “atendiendo a las particularidades y requerimientos técnicos del proceso electoral de que se trate”. Refrendó así el truco de las cuatro rectoras del CNE que, en un trance de prestidigitación electoral, transformaron, y a destiempo, lo que era un lapso en un día.
El 15 de octubre habrá una cita electoral que trasciende la escogencia, por si misma importante, de los Gobernadores de Estado. Mi apreciado amigo Gustavo Tarre Briceño, quien al comienzo no simpatizó, igual que yo, con la idea de participar en estas elecciones regionales, en reciente artículo dice que “lo que realmente debemos buscar es la expresión masiva del rechazo popular al payaso que pretende gobernarnos” y enviarle un mensaje “a Raúl Castro, el dueño del circo”. Efectivamente, si la abstención se reduce al mínimo el acto electoral del 15 de octubre puede convertirse en un gran plebiscito anti-dictatorial. Las encuestas, que los asaltantes del poder aparentan ignorar, así lo indican. Y si los pillos que nos gobiernan se dejan tentar por el fraude, tampoco escaparán del desastre que los espera.
La Iglesia, que a través de la Conferencia Episcopal Venezolana está llamando a votar, también está exhortando “a los párrocos a que el próximo 13 de octubre organicen en todas las comunidades eclesiales una jornada de oración por Venezuela y por el éxito de las próximas elecciones “. Me permito sugerir que esa jornada religiosa se acompañe con un repique de campanas de un minuto, a una hora determinada, en todas las iglesias del territorio nacional. Cuando Pérez Jiménez huyó en la “Vaca Sagrada” la madrugada del 23 de enero de 1958, en Caracas y otras ciudades también se oyeron repiques de campanas. Había llegado la hora del regreso a la patria de los que estábamos en el exilio.

Han pasado 50 años desde su muerte, el 9 de octubre a manos del Ejército boliviano, pero el Che sigue despertando pasiones.

Jóvenes de todo el mundo visten camisetas con su imagen, y su figura, elevada a categoría de mito, fue objeto de numerosos estudios y biografías.

Pero Ernesto "Che" Guevara también tiene detractores que acusan al guerrillero argentino de ser una persona sanguinaria y un asesino sin piedad.

En BBC Mundo quisimos conocer la visión de uno de ellos, el periodista y escritor cubano exiliado en FranciaJacobo Machover, autor de "La cara oculta del Che" (2008).

En su libro usted pretende desmitificar la figura del Che, ¿por qué considera que esto era importante?

Se trata de una figura que ha sido magnificada por todas partes del mundo. Se le considera un héroe revolucionario, un romántico, un humanista, cuando en realidad en mi país, en Cuba, ha sido uno de los principales responsables de las ejecuciones que se produjeron en 1959 e incluso antes, cuando estaba en la Sierra Maestra luchando con Fidel Castro.

A mí me parece que es una vergüenza seguir mostrando afiches y camisetas con la cara de alguien que es un verdadero asesino, y sin ninguna razón, de gente que no había sido juzgada.

Cuando había juicios, duraban media hora o ni siquiera eso y la gente era condenada a muerte sistemáticamente bajo pretexto de haber sido esbirros de la dictadura de (Fulgencio) Batista, pero eso no era comprobado. No fueron juicios dignos.

¿Por qué el Che sigue siendo un mito 50 años después?

Creo que sigue siendo un mito porque no se sabe toda la verdad. No se sabe suficientemente en todo caso.

Digamos que quien creó el mito del Che Guevara fue por un lado Fidel Castro y, por otro lado, una serie de intelectuales europeos, norteamericanos, y latinoamericanos también, que lo elevaron a la categoría de un ser perfecto, el ser más completo de nuestra era, como dijo el filósofo francés Jean Paul Sartre.

Creo que hay una gigantesca mentira alrededor de ese hombre que le profería un culto a la muerte desde siempre, desde incluso antes de ser revolucionario y estar con las tropas de Fidel Castro y luego en Bolivia.

El Che Guevara escribía en su diario de viajes por América Latina durante su primer viaje en 1951-1952: "Degollaré a todos mis enemigos", lo que da una idea de la patología de ese hombre.

Él escribe en su mensaje a la Tricontinental en 1967, poco antes de morir en Bolivia, que el revolucionario debe ser una máquina de matar. Todos sus discursos están llenos de ese tipo de culto a la muerte, la muerte de los demás, no de la suya.

Él declaraba en las Naciones Unidas en 1964: "Hemos fusilado, fusilamos, y seguiremos fusilando mientras sea necesario", es algo que es absolutamente inadmisible.

No entiendo como los que han leído esas palabras o las han escuchado y han leído los diferentes libros sobre el tema siguen admirando al Che.

Pero incluso alguno de sus más fervientes críticos, como miembros de la CIA, le reconocen que era un hombre dispuesto a morir por sus ideas…

No es una cualidad morir por sus ideas. Incluso hoy en día los fanáticos islamistas están dispuestos a morir por sus ideas. Para mí no es una cualidad.

En mi libro, cito el testimonio de un exagente de la CIA, Félix Rodríguez, que fue uno de los que capturaron al Che Guevara. Él cuenta un diálogo entre los dos en el que el Che se vuelve un poco humano: le tiene miedo a la muerte.

Incluso cuando es capturado por el Ejército boliviano él grita: "No disparen. Soy el Che Guevara. Valgo más vivo que muerto".

Ahora, si él estaba dispuesto a morir por sus ideas, lo que yo le reprocho -en nombre de los descendientes de los que él hizo ejecutar- es que él estaba dispuesto a matar por sus ideas sin la más mínima compasión ni piedad.

Pero el Che combatía en una guerrilla, en una guerra contra el régimen de Batista. ¿No es esa una de las caras de la guerra, morir o matar?

Cuando él hizo ejecutar a la gente en la fortaleza de La Cabaña, en 1959, son cerca de 200 ejecuciones. En ese momento no había guerrilla, no había guerra. El ejército de Batista había sido derrotado, no había la más mínima resistencia. Esas ejecuciones fueron a sangre fría.

En la dictadura anterior hubo amnistías. Incluso hubo amnistía a Fidel Castro. Lo que no hubo, excepto en cierto momento 20 años después de la revolución, durante el régimen de Fidel y Raúl Castro. Todo eso fue a sangre fría.

No es una cuestión de guerra, no había enfrentamientos de unos con otros, fue una simple venganza y una voluntad de sangre por parte del régimen castrista llevada a cabo por el guerrillero argentino, que en ese momento ocupaba el cargo de comandante en jefe de la fortaleza La Cabaña.

¿En qué otros aspectos, según usted, se ha mitificado su figura?

En el aspecto de teórico del socialismo. Él fue nombrado presidente del Banco Nacional de Cuba, fue una catástrofe absoluta. El peso cubano perdió todo su valor frente a las demás monedas extranjeras.

Él defendía una noción que era la de los estímulos morales contra los estímulos materiales. Pensaba que dando banderitas, dando medallitas honoríficas a los trabajadores cubanos ellos iban a aumentar la producción y trabajar voluntariamente. Era algo absolutamente utópico, pero no utópico en el buen sentido de la palabra, sino que eso podía llevar a una ideología totalitaria.

Otro aspecto en el que el Che puede ser extraordinariamente criticado es que fue él quien creó el primer campo de trabajo en Cuba, que fue situado en la península Guanahacabibes, donde metían a funcionarios o militantes del Partido Comunista que no habían cumplido con las normas, que no eran lo suficientemente revolucionarios.

Ese fue el primer paso hacia los campos de trabajo forzado que hubo en Cuba en los años 60, tristemente conocidos como Unidad Militar de Ayuda a la Producción (UMAP), donde fueron encerrados homosexuales, católicos, adeptos de las religiones afrocubanas…

El Che Guevara tiene una gran responsabilidad en la creación de esos campos trabajos que fueron una vergüenza para el régimen castrista.

Usted mencionó que los algunos de los enviados a esos campos de trabajo eran homosexuales, y esa es una crítica que comúnmente se hace a la élite de la revolución cubana: la represión contra los homosexuales. Pero teniendo en cuenta que hace 50 años la homosexualidad estaba prohibida prácticamente todos los países, ¿es posible juzgar en ese aspecto al Che desde una visión actual?

Bueno, no todos los países, los años 60 fueron precisamente los años en que se empezó a desarrollar el movimiento gay.

La represión contra los homosexuales en Cuba fue una imitación de la que había en algunos países comunistas en Europa del este, como por ejemplo en Bulgaria. Parece que Raúl Castro trajo el concepto de la UMAP Bulgaria, en uno de los numerosos viajes que emprendió por el bloque comunista.

Hay algo inmanente a la personalidad de los Castro, una especie de orden moral contra los homosexuales, contra la gente a la que le gustaba la música pop y rock, contra los cabarets, contra esa forma de vivir que tenían el cubano antes de la revolución y que no se adaptaba a cierta moral que ellos querían implantar, del hombre nuevo comunista.

Tuve la oportunidad de conocer a Daniel Alarcón Ramírez, "Beningno", que había sido compañero del Che Guevara en la guerrilla en la Sierra Maestra, en el Congo, y fue un sobreviviente de guerrilla de Bolivia. Entre 1995 y 1996 pidió asilo en Francia.

Un día empezamos a hablar y me contó como en La Cabaña el Che se sentaba en un muro, fumando su puro, viendo las ejecuciones. Le pedí que me diera su testimonio y tuvimos largas conversaciones.

Él llegó a la conclusión de que antes le tenía admiración al Che Guevara. Después de muchos años, se dio cuenta de que lo que le tenía era miedo, toda esa admiración se transformó en miedo.

Isabel Coixet, la directora catalana más famosa de europa y entre las mejores del mundo, con más de 5 Premios Goya, un Ariel y la distición máxima para un artista como un Sant Jordi, escribió un mensaje para todos sus amigos internacionales en donde expresa "contarles toda la verdad al mundo":

"Este fin de semana me di cuenta de que algunos de mis amigos internacionales están confundidos por lo que está pasando en España con Cataluña. Espero que esto ayude:

España es una democracia occidental y sus ciudadanos catalanes votan con frecuencia. De hecho, entre elecciones europeas, nacionales, regionales y municipales han votado 6 veces en los últimos cinco años. En las últimas elecciones regionales, los partidos pro-secesión decidieron unirse en torno a un solo tema -independencia- y no sólo no lograron obtener la mayoría de los votos, sino que también perdieron votos en relación con las elecciones anteriores. Las encuestas, incluso las pagadas por los separatistas, demuestran que el apoyo a la independencia es una minoría y en declive.

Cataluña no está "oprimida". Es una de las regiones más prósperas de España y sus ciudadanos disfrutan de un alto nivel de vida y uno de los más altos grados de autogobierno de cualquier región de Europa.

El partido que tradicionalmente dirigía el gobierno regional de Cataluña ha utilizado durante los últimos 30 años dinero público para promover una agenda separatista a través de la educación y los medios locales y se ha financiado ilegalmente con un esquema corrupto en el que los contratistas tuvieron que pagar sobornos al menos 3% de cualquier trabajo público. La región de Cataluña nunca ha existido como una entidad política independiente y fue parte o el Reino de Aragón, que se fusionó dinásticamente con el Reino de Castilla en 1492 para crear la España que conocemos hoy. No hay "unión", como en el Reino Unido. Cataluña es España lo que Rousillon es a Francia o Cornualles a Inglaterra.

España es democracia parlamentaria, con una constitución que puede ser enmendada. Una votación sobre la secesión territorial requeriría tal enmienda y el apoyo de una mayoría calificada de españoles. Ningún país u organización internacional (con la excepción de Nicolás Maduro en Venezuela) ha apoyado este movimiento.

Entonces, ¿por qué el alboroto? A medida que la economía mejora y el apoyo a la independencia disminuye, los separatistas temen "perderse el tren" y, rompiendo con las leyes españolas y regionales, se han embarcado en una campaña para presentar al gobierno central como "malvado" por no permitir un referéndum regional que no cumplen con la constitución (ampliamente aprobada en toda España, incluida Cataluña). Este ruido también oculta los escándalos regionales de corrupción y establece separatistas como víctimas de las próximas elecciones generales.

Recuerdo y añoro aquellos años donde nuestras madres, esposas e hijas estaban atentas a los trajes y emperifollamientos de sus amigas y competidoras. Se olían mutuamente para saber origen y destino de sus aromas y perfumes. Son tus “perjúmenes” mujer. Los precios eran altos, pero para todo alcanzaba. En todas las clases sociales, era indiferente, se veían unas a otras con admiración y a veces con envidia. Escudriñaban las marcas y etiquetas de pantalones, vestidos, blusas, zapatos, carteras y bisutería de las costosas y de las baratas. Era normal tener un anillo, unos zarcillos o una cadena de oro. Normalito. Ahora es imposible por el costo y por el peligro. Solo el BCV tiene del metal amarillo. En los centros comerciales que se multiplicaban por todo el país se abrían tiendas y más tiendas que siempre estaban llenas. Ay. Hasta la inauguración frustrada del Sambil de San Bernardino donde la Jaqueline Farías se dio el festín de los cierres y clausuras. Allí yace como un cadáver de cemento. Bueno, se entiende lo de la dama de la cola feliz, ella venia de un baño de “crema marrón” de las cristalinas aguas de El Guaire. Tiene tiempo embarrada. Todo era como la fiesta de Blas. Las masas salían con unas cuantas bolsas de más. Ahora no. Hombres y mujeres por igual prestan mucha atención a las bolsas de comida o medicinas que sostienen orgullosos y complacidos muchos vecinos. Estamos pendientes de que productos consiguió el prójimo. Y sentimos una especie de lástima o pena, según sea el caso, por no tener en nuestras bolsas de mercado los mismos productos que los otros cristianos exhiben. Supiste. (dice uno) a Pedro le llegaron 20 kilos de pasta casi regalados. A frase maldita y engañosa. Nos estamos hundiendo en el estiércol del conformismo. Nos estamos acostumbrando a la miseria cubanófila. Estamos peligrosamente aceptando la despreciable realidad. Estando en la calle me dio una risa nerviosa que a mí mismo me da horror. ¡Dios! Tengo que confesar que sentí una alegría tísica, una sensación de triunfo y victoria cuando un bachaquero me ofreció una paca de harina de maíz para mí solo. Para mi familia. 20 kilos a un precio excepcional. Un verdadero contrabando. Una ganga. Experimenté brevemente que las cosas no estaban tan mal. El típico y clásico Síndrome de Estocolmo. Ummh. Peor, masoquismo del barato. Estoy enfermo. Estamos enfermando. La putrefacción gubernamental va minando nuestras voluntades y patrones de comparación y niveles de satisfacción. Conseguir azúcar, o café, o harina de maíz lo consideramos como algo positivo. Lo que en cualquier lugar del mundo: Biafra, Siria, Sudan es normal y cotidiano, como conseguir pan y leche; en Venezuela es anormal y extraordinario. Los supermercados de las zonas de clase media en toda Venezuela se ven abarrotados con miles de ciudadanos provenientes de las zonas más humildes que simplemente no encuentran nada en sus tradicionales mercados, bazares, boticas, bodegas y expendios de alimentos. No son pocos los vecinos de las zonas medias que ven con recelo que gentes fuera de sus zonas hagan mercados en sus predios. Se sienten invadidos. Repito. Estamos enfermos. Nos estamos enfermando. Carajo Maduro devuélveme mi Venezuela de parrillas y sancochos y llévate tu Venezuela de bolsas de CLAP. Conseguir una batería sin hacer una cola endemoniada o comprar cauchos lo sentimos como pequeñas victorias contra la crisis, cuando en realidad son pruebas contundentes de la miseria en que vivimos. Hago un acápite. Entre las demagogias más despreciables de la historia universal de la infamia está aquella, repetida por el difunto en forma maniática, según la cual, la gente antes comía perrarina en lugar de arepas. Que embuste. Hoy como ayer, la perrarina o la gatarina es 2 veces superior en costos a la carne de res y 10 veces a la harina de maíz. Y el pendejo de Bernal diciendo que coman conejos. Igual pudiera haber recomendado comer avestruz. Piazo de necio. Pienso, luego estoy agobiado, en mi temor y postrado en el mercado. ¡Epa compadre! ¿Dónde conseguiste aceite y mayonesa? Pregunto vanamente. Allí veo por VTV a Freddy Bernal con 300 bolsas CLAP. Las veo tan atractivas y tan lejanas. Dos kilos de caraotas, dos kilos de arroz, dos litros de aceite, un kilo de café, dos paquetes de harina de maíz, 4 latas de sardinas, 2 latas de atún, dos kilos de azúcar, dos kilos de pasta y un pote de salsa de tomate por 15.000 bolívares es una envidia para nuestra disminuida clase media. Que coño importa que el General del Cipote se haya embolsillado 100 dolarcitos por cada bolsita. Nos matan el hambre con la esperanza de matarnos el espíritu de lucha y la rabia del descontento. Todo es perverso. 55 años de experiencia cubana manipulando y engañando a la población no es cualquier cosa. Es una obra de arte, de magia, de prestidigitación. Anótame en el CLAP Sr. Bernal. Y anota a mi mamá, a mi papá, a mis 3 hermanos, a mis dos tías y a mis 5 hijos. Son 13 bolsas de CLAP. Resumo. 26 kilos de caraotas. 26 kilos de arroz. 26 litros de aceite. 13 kilos de café. 26 kilos de azúcar. 26 kilos de pasta. 52 latas de sardinas. 26 latas de atún. 26 kilos de azúcar. 26 kilos de pasta y 13 potes de salsa de tomate. Qué más quieres. Quieres más. Y el General del Cipote repite “Chivo que salta el tranquero, fuerte que cae al sombrero” Bueno no son fuertes, una moneda metálica de 5 bolívares que existió en años republicanos, ahora es, chivo que salta el tranquero, dólar que cae al sombrero, mejor dicho, a la cachucha militar. Freddy anótame desgraciado. Somos 13 personas y votaremos por Diosdado, Jorge, Tarek, Cilia, Delcy, De la Cava, Aristóbulo. Ponga los nombres que la tribu del CLAP pone los votos. La “metodología clapiana” no alcanza ni para el 20% de la población. Hago un acopio de voluntad y apelo a la resistencia de mi integridad y le grito a Bernal que se meta su CLAP por el mismísimo bolsillo de su pantalón. Lo grito frente a una cola gigantesca de Plan Suarez y la gente me mira como quien mira llover. Una que otra mirada de débil interés. En su sala situacional de Miraflores hay un inmenso cartel con un frase demoledora “CLAP MATA CONCIENCIA” Ojalá que no sea cierta. Lo sabremos el día que sucede a la agonía electoral del 15 de octubre. Hay unas pobres gentes, llenas de venganza y de odio, presos de brutalidad y desespero, sedientos de oro y poder, que propagan desesperanza y derrota, que llaman a la abstención, que propagan fracasos. Y se dicen opositores. Y se dicen radicales. Son aguas turbias y pobres para el molino del poder. Instrumentos ciegos de su propia miseria y destrucción. No merecen ni un voto. Son aquellos que calculan que mientras más muertos más cerca del poder. Una victoria en todas las 23 gobernaciones es un acercamiento acelerado hacia el cambio. Es la muerte política del chavismo. Es el penúltimo clavo del sarcófago del Socialismo del Siglo XXI. La oposición clavó un clavito. He renunciado al CLAP como renuncia Dios al delincuente y el perro que apaga sus amorosos bríos cuando hay un perro grande que le enseña los dientes. He renunciado a la tentación de ver las bolsas del vecino. He renunciado a las ganas de irme a otros lares. He renunciado al facilongo clima de criticar desde Miami. He renunciado a buscar culpables en la MUD. He renunciado a ser pasto de la venganza y la retaliación. Ahora soy mi propio dueño. ¡Y ni de vaina que me abstengo el 15 de octubre! ¡Primero muerto que bañado en sangre! Perro viejo late echado. Concluyo.

Después de una deslucida actuación como defensor del pueblo, se le ha encargado a Tarek William Saab el papel de adalid de la justicia. Fue escudo del régimen, antes que protector de los derechos de la ciudadanía, pero ahora, por una de las maromas de supervivencia que lleva a cabo la dictadura, tiene la obligación de ver por la aplicación de los códigos a los cuales se quiere aferrar el dictador para pescar enemigos con el objeto de mantenerse en el poder. El designado ha cambiado el trabajo perezoso del pasado reciente por una febril búsqueda de villanos que se ha convertido en la sorpresa de los tiempos de lenidad del chavismo; la pasividad por una insistencia que, seguramente gracias a la prisa que caracterizó el traslado de un cargo a otro sin cabal explicación, lo mete en un tremedal cuya corriente lo lleva a topar con las tropelías que no quiso observar en el pasado reciente, pese a que desfilaban frente a su nariz para burlarse del pueblo al cual tenía la obligación de defender.
Sabemos el motivo de la cabriola. Como la fiscal Ortega Díaz fue tocada por el rayo cuando hacía su camino de Damasco, debía remendarse el capote de la transfiguración de la funcionaria con una aguja diligente e insospechable de vacilación. Una cirugía de urgencia puso los ojos en el reemplazante, no en balde el superávit de las energías que no había gastado en plaza anterior podía actuar ahora con la furia de los huracanes. Debía arrasar con la credibilidad de la burócrata que había comprado boleto en el tren de la ingratitud, en el vagón de primera clase de la infidelidad, para explicar el itinerario como un viaje hacia la felonía. Como fracasó el ardid de meter polizontes de repuesto en la maleta de un inocente automóvil en el estacionamiento del fortín antes sacrosanto, la dictadura hizo por todo lo alto la mudanza del defensor con la urgencia del caso. Después del papelón de una sierva convertida en parte del maletero, de un contrabando de vergüenza y carcajada, entró por la puerta grande el colosal remendador. Pero desconocía la crueldad que le esperaba agazapada, el rompecabezas que no podía soldar sin meter en problemas al promotor de la mudanza.

Para complacer a los patrones, Saab ha pretendido el descrédito de la fiscal mediante la demostración de su artero desempeño en el trabajo. Quiere probar que, en lugar de buscar que se aplicara justicia, la doctora se dedicó, con una legión de alcahuetes y de empleadillos sumisos, a obstruirla o a impedirla del todo. Quiere señalar que, durante el tiempo dedicado a sus funciones, largo y proceloso, célebre y aplaudido, reinaron la inmoralidad y la complicidad en los predios del Poder Moral. En las guerras habitualmente sucedidas entre las cúpulas que comienzan a fragmentarse se sabe que estas operaciones suceden, que tal tipo de colisiones forman parte de la cotidianidad, que se debe hacer molienda de quien antes fuera compañero en el triunfal camino, que corre la sangre de unos mientras se salva el pellejo de otros, pero ahora no solo está en juego la supervivencia de los querellantes, sino también la suerte del régimen al cual, quizá sin imaginar las consecuencias, la querella de sus principales empleados somete a un escrutinio que jamás esperaba.

Cuando revela la complicidad de la fiscal en operaciones alejadas de la legalidad, en ocultamientos y complicidades con una serie de delitos de grande monta, en hacerse la ciega ante la masiva concurrencia de delincuentes en la pasarela de los negocios públicos, Saab la emprende contra la burócrata que debe desacreditar, desde luego, pero también contra el régimen en cuyo cobijo florecieron los corruptos cuyo tránsito pasó inadvertido en las escalas más altas de autoridad. Saab desvela los pecados de la doctora Ortega Díaz, para eso lo puso Maduro en el deplorable encargo, pero también los negociados, los latrocinios, los crímenes del chavismo contra la cosa pública. No pone al descubierto casos aislados, sino toda una urdimbre de infracciones de gran calado que salpican a un enjambre de funcionarios y a una multitudinaria clientela. Se mudó a la carrera, aceptó rápido el cometido, no pensó en la magnitud de la flamante encomienda, y ahora escribe con líneas torcidas una crónica general de ladrones y bellacos.

El presidente Donald Trump emitió una orden que busca mejorar la capacidad de su gobierno para detectar la entrada a los Estados Unidos de terroristas y personas que sean una amenaza para la seguridad de su país.

La presidenta de la compañía de análisis de riesgo político Asymmetrica, indicó que el régimen corrupto de Nicolás Maduro no puede durar mucho más. Para la también analista político, la situación del país podría acarrear alguna forma de intervención en términos de una crisis humanitaria.

Neumann, durante una entrevista realizada por la cadena estadounidense de noticias Fox Business, recalcó como positiva la intervención del presidente Trump sobre Venezuela en la Asamblea General de Naciones Unidas. Expresó sentirse satisfecha con las declaraciones del presidente americano e indicó como acertada su denominación del régimen de Nicolas Maduro como corrupto. Sin embargo, se manifestó sorprendida al notar que Trump no mencionara el vínculo del régimen con algún cartel de narcotráfico.

Para la analista, EEUU seguirá incrementando las sanciones contra funcionarios venezolanos pero asegura que el gobierno venezolano podría terminar ahorcándose a sí mismo. “El régimen de Maduro se desmoronará porque tiene una creciente crisis humanitaria. El 60% de los niños menores de 5 años están ahora gravemente desnutridos”, explicó la analista. Indicó además que Venezuela es posiblemente la mayor cleptocracia de la historia en términos de la cantidad de dinero robado.

Según Neumann, el régimen de Nicolás Maduro tiene los días contados. Al momento de la entrevista, Venezuela había incumplido con el pago de los intereses del bono correspondientes al 15 de Septiembre, lo que fue visto por ella como un claro signo de la crisis económica que ahoga al gobierno. Con retraso se realizó finalmente el pago mencionado, pero resalta que ese tipo de comportamiento financiero “podría ser el comienzo de una cascada de defaults.”

Insiste la analista en que “aunque aún no llegamos al final, estamos empezando a ver la catástrofe del régimen de Maduro y eso podría acarrear alguna forma de intervención en el marco de una crisis humanitaria. El resto de la región tiene que dar un paso adelante y unirse”.

En cuanto al final de la dictadura, Neumann agregó que “cuanto antes salgamos de este régimen mejor, para que haya algo del país que se pueda recuperar. Espero que para el final de este año sea posible.” La analista considera muy difícil que el gobierno encabezado por Maduro pueda subsistir mucho más: “Hay fuerzas dentro del país que ya están negociando su salida y eso no es más que un secreto a voces”.

Dentro de algunos años, cuando se haga la historia del siglo XX venezolano sin el apasionamiento con el que se analiza aún ese período, dado el impacto que tiene en nuestras vidas, estoy seguro de que se revalorizará la figura de Teodoro Petkoff.

Teodoro ha vuelto a ser noticia en estos días. Ha sido sobreseído en un esperpento judicial que le montó el poder. Es un nuevo capítulo de la vida de Petkoff, quien está retirado de la vida pública luego de ser protagonista de primer orden en Venezuela en la segunda mitad del siglo XX y en las primeras décadas del siglo XXI.

El periodismo político aplanó la trayectoria intelectual y política de Teodoro en esa manía periodística de tener una frase que ayude a definir al personaje. De esa manera, tantas veces en las agencias internacionales de noticias también terminé escribiendo “Teodoro Petkoff, el ex líder guerrillero…” Y digo que se aplanó su trayectoria porque en realidad Teodoro, para toda la izquierda e intelectualidad en Europa y América Latina, fue en verdad un ícono.

Con su libro “Checoslovaquia, el socialismo como problema”, Petkoff marcó una ruptura intelectual y política para toda una generación latinoamericana y europea con el socialismo burocratizado y represivo de la extinta URSS. La historia terminó dándole la razón a Teodoro, quien al cuestionar en 1969 la imposición de Moscú sobre la primavera checa, trazó la crítica –desde la izquierda- en contra de la burocracia comunista, la misma que terminaría implosionando tres décadas después.
Teodoro fundó luego el Movimiento al Socialismo, junto con el también emblemático Pompeyo Márquez, tuvo la experiencia como ministro en la segunda administración de Rafael Caldera, relanzó el diario El Mundo (cuando era vespertino) y luego fundó Tal Cual. Parlamentario de larga data ha tenido la capacidad de revisar sus propias decisiones e incluso corregirlas en público. “Sólo los estúpidos no cambian de opinión” es una de sus frases que simbolizan su perspectiva vital.

En la parte final de los 90, siendo periodista de una agencia de prensa europea, comencé a frecuentar las ruedas de prensa que ofrecía Petkoff como ministro, y también comenzó a ser una fuente ineludible en años en los que no parecía pasar nada en Venezuela. Teodoro, con su estilo vehemente y polémico, terminaba siempre por darle algún titular a los periodistas que supieran pescar en su discurso.

Al pasar los años e iniciarse el siglo XXI, Teodoro dejó la arena política, al entender que desde la prensa (dirigiendo un periódico) podría incidir públicamente. Era otra forma de hacer política no partidista. Yo por aquel tiempo dejé el periodismo diario para buscar un espacio en la universidad, el país necesitaba de análisis, reflexión y explicaciones. Luego de algunos años nos encontramos.

La innovación a la que apostaba Tal Cual les llevó a abrir una columna dedicada a analizar el tema de los medios y la libertad de expresión en Venezuela. En conversaciones con Javier Conde, entonces jefe de redacción, bautizamos como “Infocracia” a aquella columna semanal que comenzó a publicarse en 2005. Dos años después, el cierre de RCTV vino a demostrar la importancia de aquel tema (los medios y las libertades) en la agenda pública nacional. En mi caso, Infocracia pasó ser una suerte de sello personal.

Ser colaborador de Tal Cual me abrió la puerta para conversar ocasionalmente con Teodoro. Durante varios años cada vez que me tocaba recibir y atender en Venezuela a periodistas, académicos o defensores de derechos humanos, una cita obligada era llevarles a un encuentro con Petkoff. Para algunos de ellos, en verdad, entrevistarse con él en persona, terminaba siendo lo más significativo de su visita al país.

Por aquel tiempo, por el año 2009, Teodoro me dio una lección de humildad por la que estaré en deuda con él, siempre. Azucena, su fiel asistente, me llamó: Teodoro quiere verte. Pensé que sería para tratar algún asunto relacionado con mi columna o sobre algún trabajo especial para Tal Cual.

Cuando llegó el día pautado para la reunión, Teodoro me explica que va a tener un encuentro con editores y directores de medios en Estados Unidos y que le han pedido su visión sobre la situación de libertad de prensa en Venezuela.

Libreta y lápiz en mano Teodoro me pidió que le explicara, sí, que yo le explicara, cómo es que funcionaba la hegemonía comunicacional y sus tentáculos en Venezuela.

Durante la siguiente hora Petkoff sencillamente fue un discípulo, me hacía preguntas, tomaba notas y me pedía precisiones. Aquel momento ha marcado un hito en mi vida personal y profesional.

Gracias, Teodoro.

La oposición venezolana ha elevado la apuesta internacional hasta los despachos más importantes de la comunidad global. Atrás quedaron los tiempos de reuniones de bajo perfil o con sectores de poca influencia. Llegaron las grandes ligas. La respuesta es fuerte: países y hasta bloques regionales condenan a Maduro y su Constituyente, amenazan con sanciones y pudieran ser pivotes en salidas y transiciones negociadas. Para ello, hace falta más que denuncias

El apretón de manos entre Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional venezolana, y Emmanuel Macron, primer mandatario de Francia, puede leerse entre líneas. Sí, la jornada del 4 de septiembre fue satisfactoria: la sonrisa del caraqueño y la reciprocidad del galo lo evidencian. El francés expresó su preocupación sobre Venezuela y su disposición a ayudar con medicamentos y comida, mientras acusó a Maduro de “dictador”. Fue la misma gira que paseó a Borges, Freddy Guevara y Eudoro Gonzáles por los despachos de Angela Merkel, canciller alemana; Mariano Rajoy, presidente español y Theresa May, primera ministro de Inglaterra.

Apenas días después, el ministro de Asuntos Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, anunció el 12 de septiembre que se retomaría el diálogo entre el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición venezolana. El riesgo de sanciones económicas por parte de la Unión Europea, amenaza que el canciller parisino le expuso a su par criollo Jorge Arreaza, fueron el empujón definitivo. España lo sabe: el ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, afirmó que no era suficiente sentarse a dialogar, sino que era indispensable un proceso “sin dilación de negociaciones”.

En las redes sociales hubo condenas y suspicacias. En la Mesa de la Unidad, desmentidos, como el de Tomás Guanipa; y luego matices y turbiedades: habrá “exploración” previa, no será en la misma mesa –aunque sí–, esperamos por condiciones. En República Dominicana comenzaron las conversaciones con el presidente Danilo Medina y el facilitador José Luis Rodríguez Zapatero, con el visto bueno de Naciones Unidas. La primera conclusión es que la plática formal iniciará el 27 de septiembre.

Una tarea de años

El teflón del que gozó la revolución bolivariana se desvaneció. Hasta hace pocos años, era impensable para la oposición venezolana reunirse con un primer mandatario o un canciller de alguna nación vecina siquiera. Williams Dávila, miembro de la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional (AN), recuerda que era “dificilísimo”, y hasta “imposible”. El diputado explica que Hugo Chávez dominaba la región por medio de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba) –impulsada en sus inicios por Venezuela y Cuba- y convencía al Mercado del Sur (Mercosur) –asumido por el entonces presidente como una alternativa al “imperio norteamericano”.

“Fueron inteligentes en el lobby internacional y lograron posicionar su criterio en diversos sectores de la política que les era favorable a ellos y contrarios a la oposición”, valora el diputado de Acción Democrática (AD) Edgar Zambrano. Además, José Miguel Insulza, secretario general de la OEA entre 2005 y 2010, reconocía el liderazgo carismático del barinés y afirmaba que en América Latina había plena democracia, a pesar de los tintes autoritarios del venezolano. “Y la ONU no nos paraba”, remata Dávila, y continúa: “Hasta el gobierno del Norte veía que había un discurso y unas actitudes nacionalistas con Chávez y con Maduro en sus inicios, y nosotros estábamos convenciéndolos de todo lo contrario. Nos veían divididos y débiles. Nuestro discurso no convencía”.

Pero a punta de golpes se fue desvaneciendo el civismo y la institucionalidad del “socialismo del siglo XXI” puertas afuera. Las agresiones a varios diputados en el propio palacio legislativo en 2013 prendieron las alertas. La elección presidencial de ese año, que culminó con un ajustado resultado sin reconteo –una brecha de apenas 1,52%–, dejó en tela de juicio la victoria electoral del hoy Presidente. Uno a uno, cada elemento fue abriendo una zanja entre Miraflores y las simpatías foráneas, lo que fue “negándole credibilidad a los argumentos y discursos que esgrimía para incriminar a la oposición de traidores”. Dávila rememora que entonces comenzaron a recibir respuestas solidarias de distintos parlamentos, como Perú, Chile, Paraguay; apoyo que tomaría forma a partir de enero de 2016 cuando se instaló una nueva Asamblea Nacional, con mayoría opositora.

Poquito a poco

“Fuimos tejiendo esa alfombra de apoyo. Teníamos que demostrar que el régimen ya no era mayoría y que había una alternativa de poder”, atestigua el adeco. Desde la Comisión de Política Exterior se predicó en giras por las comisiones homólogas de la región. Cancilleres, diputados y senadores en Brasil, Uruguay, Paraguay, Argentina, Chile, escuchaban. En Guatemala y Honduras se abrieron y en México, Canadá y Estados Unidos hubo eco.

Luis Almagro ahora encabezaba la OEA, sin la actitud esquiva de Insulza, confiesa Dávila. Además, los diputados nunca tocaron puertas con las manos vacías. Cada visita se acompañaba de informes, que fueron distribuidos a cuanto despacho hizo falta. También, Capriles sostuvo encuentros con los presidentes Mauricio Macri y Juan Manuel Santos. Mientras, se daban reuniones con embajadores en Caracas.

Con los primeros mandatarios de México, Colombia y Canadá se mantuvo comunicación fluida. Fue cuestión de estrategia para Dávila: “México comenzaba a tener gran importancia en el continente con Enrique Peña Nieto, quien profundizó las relaciones con América Latina; Argentina, con Macri, tenía una impacto notable en Mercosur; Canadá ejercía influencias en las islas de América en el Caribe; y Colombia, por las relaciones que siempre han existido entre ese país y Venezuela. Fue una visión de estadistas y de legisladores”.

A lo largo de 2017 se ha notado el apoyo de la comunidad internacional a la oposición, con cara institucional a través de la Asamblea Nacional (AN) ganada con votos. De forma inversamente proporcional, la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) es vista con malos ojos. A comienzos de agosto, 12 países de la región firmaron la Declaración de Lima, un documento donde ratifican el desconocimiento a la fraudulenta Constituyente, la legitimidad de la Asamblea Nacional y de la fiscal general ahora en el exilio, Luisa Ortega Díaz. El 11 de septiembre, la cabeza del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, manifestó su desacuerdo con la instalación de la ANC, declaró que no reconocerá sus acciones y pidió sanciones individuales contra los autores de la represión vivida en el país durante 2017.

El Sistema Interamericano discute si en Venezuela se han cometido delitos de “lesa humanidad”. Incluso la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha puesto su ojo al norte del sur de América, y a través de distintos comités y relatorías. El último informe emitido por el Alto Comisionado de los Derechos Humanos confirmó la violación de DDHH de manera extendida y deliberada al momento de reprimir durante los cuatro meses de manifestaciones que exigían, entre otras peticiones, elecciones para “salir de Maduro”. “Crímenes contra la humanidad” pudieron haberse cometido en aquellas protestas, remató el comisionado Zeid Ra’ad al Hussein, quien urgió abrir una investigación internacional.

El queso de la tostada

La presión internacional se evidencia hasta en el lenguaje oficial, curado y medido, que se usa al momento de referirse a Venezuela. El gobierno de Estados Unidos catalogó a Maduro el 31 de julio de este año como “dictador”; primera vez. Ese mismo día, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, reiteró la etiqueta de “dictadura”, que rescató Macron en septiembre.

Reino Unido, Perú, Colombia, Argentina y Francia también han alineado sus discursos. Es una ola que parece solo crecer. “El deterioro galopante de la situación económica y política llama la atención a nivel internacional. La oposición ya no necesita realmente hacer mucho lobby, el gobierno genera esas reacciones solo con sus decisiones fallidas”, apunta la internacionalista Giovanna de Michelle. “Se despertó una actitud de alertas tempranas y diplomacias preventivas para evitar que la confrontación en el país siguiera”, asegura el diplomático de carrera y analista internacional Óscar Hernández Bernalette.

A pesar de la retórica gastada del oficialismo, el fracaso del socialismo del siglo XXI es un hecho en gran parte de América y Europa, “es lo que más ha logrado demostrar la oposición al reunirse y conversar”, indica De Michelle. Desde su óptica, Venezuela es un estado fallido ante el mundo, y la presión externa es necesaria e indispensable para corroborarlo. “Actualmente se transita hacia una deslegitimación tal del gobierno de Maduro que se traduzca en una pérdida absoluta del reconocimiento internacional”, avizora.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos sancionó ya a los cabecillas de la nomenclatura gubernamental, incluyendo Maduro, y la canciller alemana Angela Merkel no descarta que los europeos impongan castigos a Miraflores. Pero la tan mentada y manida “presión internacional” puede no ser determinante, ni suficiente. “No hay instrumento u organización que tenga la capacidad de cambiar un gobierno u obligar a cambiar sus políticas. Por la vía indirecta, les hace al gobierno costoso seguir con su comportamiento”, indica Giovanna De Michelle.

Pero si otros países se inmiscuyen en un proceso de transición, varias puertas se abren. Experiencias en otras latitudes condujeron incluso a garantías de asilo para primeros mandatarios en apuros. Así sucedió en Gambia, en África, con su presidente Yahya Jammeh, derrotado en elecciones pero decidido a aferrarse a la silla que ocupó por 22 años. Entonces, la Comunidad Económica de Estados de África Occidental movió sus hilos y el dictador aceptó abandonar el palacio para exiliarse en Guinea Ecuatorial a comienzos de 2017. Un refugio que puso fin a esa crisis política.

El laureado escritor nacido en Caracas en 1960 llegó a la capital alemana invitado por el Festival Internacional de Literatura de Berlín para presentar su última novela "Patria o muerte" (Tusquets Editores, 2015), traducida al alemán bajo el título: "Die letzten Tage des Comandante" (Nagel & Kimche, 2016).
El ganador del Premio Herralde de Novela por "La enfermedad" (Anagrama, 2006), aborda la batalla contra el cáncer del presidente Hugo Chávez, desde que es anunciada públicamente en 2011 hasta su muerte en 2013, mientras el país va cayendo en una histeria colectiva y en un enfrentamiento entre chavistas y no chavistas. La novela fue galardonada con el XI Premio Tusquets Editores de Novela en 2015.
DW: Por el contexto en el que se encuentra Venezuela, su novela "Patria o muerte" ha llamado mucho la atención en Berlín...
Alberto Barrera Tyzska: En general en el mundo hay mucho interés, mucha curiosidad respecto a Venezuela. Esta es una novela que empieza el día en el que Chávez les anuncia a los venezolanos que tiene cáncer y termina el día de su muerte. Ahí yo conseguí una especie de ciclo narrativo que daba la oportunidad de mostrar diferentes historias de ficción, del país y de Venezuela. De indagar un poco sobre lo que estaba pasando. Es una posibilidad de ver la realidad venezolana a través de la narrativa. Hay toda una parte de la novela que tiene que ver con el periodismo en la medida en que registra el proceso de la enfermedad de Chávez. Ahí fui muy riguroso. Pero Chávez no es el personaje central. Es como la voz de fondo. Lo que hay son historias de venezolanos, chavistas, y antichavistas, en contra y a favor del gobierno, de diferentes clases sociales, que viven en esa sociedad mientras agoniza el líder carismático.
Desde el proceso de la enfermedad de Chávez, que retrató usted ampliándolo, hasta este momento, la situación se ha agudizado. Hay un enfrentamiento muy fuerte y el desenlace sigue siendo incierto.
Ha habido dos grandes cambios fundamentales. Estamos hablando de 2013 hasta la fecha. En primer lugar el país se quedó sin el líder fundamental. Chávez había construido casi un Estado a su alrededor. Se había convertido en el eje del país. Había logrado su sueño, que era que la Constitución aprobara la posibilidad de la reelección indefinida en su cargo. Chávez hablaba políticamente desde la eternidad y no contó con el cuerpo, con la enfermedad. El cáncer llegó y lo mató. Y dejó ese país un poco como huérfano. Porque todo el Estado estaba construido a su alrededor. No sólo dejó huérfanos a sus seguidores, sino también a la oposición. El país se quedó como sin voz. Eso, como experiencia de caudillismo, produjo una crisis política.
Diosdado Cabello, con una imagen del máximo líder.
"El chavismo es como una secta regligiosa"
Y para colmo la caída de los precios de crudo…
A eso hay que sumarle que, por la caída de los precios del petróleo, Venezuela entró en una crisis económica que nunca habíamos tenido. Estamos hablando de un país que tiene en este momento 700% de inflación. Hay unos niveles de crisis económica durísimos, y un congelamiento de la crisis política porque hay dos poderes enfrentados. Sobre todo a partir del 2015, cuando la oposición ganó el Parlamento. Todo eso se ha ido poniendo cada vez peor y esos poderes están cada vez más enfrentados, se ha endurecido mucho más el régimen de Maduro; tenemos un régimen autoritario con una militarización impresionante y ya incluso con iniciativas anticonstitucionales, como la Asamblea Constituyente. Maduro gobierna con los militares y con la violencia del Estado y con la violencia de las instituciones. No está muy claro qué desenlace puede tener esto que no sea violento. Es muy difícil predecirlo.
¿No se puede tener esperanzas de una solución como en el caso colombiano, en el que el diálogo pudiera ser la fórmula de Venezuela para salir adelante?
Lo ideal siempre es la negociación. La salida compleja es la negociación, que es el reconocimiento del otro. Que el otro es legítimo políticamente. A las sociedades les cuesta muchísimo aprender eso.
¿A las sociedades latinoamericanas?
No, eso se está dando en todos los países. Lo que está pasando en Estados Unidos es muy interesante. Trump podría ser ejemplo de eso, de un populismo creciente con tendencias autoritarias, de intolerancia, y habrá que ver para dónde va el mundo. No sé si es exclusivo de América Latina, pero en el caso venezolano, el gobierno, el chavismo, se ha convertido en una especie de secta religiosa, que no entiende la alternancia política, o peor, entiende que la alternancia política es una traición. Un pecado. No está dispuesto a darle al otro ninguna posibilidad. Estoy hablando de un líder como Maduro que dice que la oposición nunca llegará al poder, ni por las buenas, ni por las malas. Frente a eso ¿cómo se negocia?
Cubierta de Los últimos días del Comandante, del sello Nagel & Kimche
Cubierta de "Los últimos días del Comandante", del sello Nagel & Kimche
Esta mirada retrospectiva reitera una vez más que la realidad supera la fantasía. En 2006, cuando Chávez llegó a la cumbre de la UE y América Latina, era el líder indiscutible de la región. Nadie se imaginaba entonces que poco más de una década después el país estaría a la deriva….
Entonces estábamos en plena bonanza petrolera, el barril estaba a más de 100 dólares, el gasto público del que podía disponer Chávez era inmenso. Chávez llegaba a Haití y ofrecía un aeropuerto. Ofrecía hospitales en otros países del mundo, él pensó que eso era para siempre y yo creo que ahí hay un elemento muy importante. Venezuela es hoy en día el único estado petrolero de la región, en rigor. Nosotros dependemos absolutamente del petróleo y tenemos mucho más petróleo que México y que Ecuador, que son países que producen otras cosas. Nosotros sólo producimos petróleo e importamos más del 80% de lo que consumimos. Por lo tanto, eso le da a Venezuela un matiz distinto dentro de América Latina. La gasolina está subsidiada desde hace más de 30 años. Llenar el tanque de gasolina en Venezuela cuesta menos de un centavo de dólar. Lo que en el resto del mundo es impensable. Hay una distorsión del mercado terrible. Se puede llenar el tanque de gasolina pero no hay dinero para comprar harina, arroz y víveres. Esa condición de Estado petrolero también da una idea distinta sobre la riqueza, sobre el trabajo, el Estado. Eso que llamamos el Socialismo del Siglo XXI que tanto pregonaba Chávez es un invento que sólo funciona si el barril de petróleo está a más de 100 dólares.
¿Que lección deja Venezuela sobre todo al resto de América Latina, por el hecho de haber petrolizado su economía, de haberla supeditado al petróleo?
Ha sido la tragedia de Venezuela en casi toda su historia, y Chávez resucitó dos fantasmas de la tradición venezolana. Uno, que somos un país rico. Que no hace falta trabajar, lo único que hay que hacer es saber distribuir la riqueza, porque la riqueza ya existe, no hay que producirla. Y el otro fantasma es el del militarismo sobre el mundo civil. Venezuela antes de los 40 años de democracia de finales del siglo XX pasó siglo y medio dominada por caudillos militares. Revivió la idea del hombre a caballo, del uniformado que sabe hacer las cosas frente a un mundo civil desorganizado, desordenado e ineficaz. Chávez resucitó el fantasma del caudillo militar. La gran tragedia de cara al futuro de Venezuela es que los militares tienen una presencia y un protagonismo en la sociedad impresionante. Dirigen bancos, dirigen proyectos de gobierno, gobernaciones. El 50% de los ministros de Maduro son militares. El gran desafío es cómo hacer para que los militares regresen a los cuarteles.
¿Es alto el riesgo de que en Venezuela se consolide un gobierno militar tras el régimen chavista?
Yo diría que ya hay un riesgo de que esto ya sea un gobierno militar con Maduro de fachada, eso es muy probable. Que uno pueda entender esto ya como un gobierno militar. Controlan tantas cosas y tienen tanta autonomía. Los militares, por decreto de Maduro, en este momento en Venezuela tienen incluso una empresa con permiso de explotación del petróleo y de la minería sin auditoría de las instituciones del Estado.
¿Y el narcotráfico, qué papel juega en éstas élites?
Ahí está el otro gran enigma ligado a los militares. Se habla de un narcoestado. Estados Unidos tiene a varios de los militares en una lista de personas buscadas por la DEA, acusados de narcotráfico y de manejar la frontera con Colombia, que es la zona que controlan los militares venezolanos. Se habla del cártel de los soles, formado por generales, que da salida al mundo a toda la cocaína que se procesa en Colombia y en Perú.

Fuente: Eva Usi (DW)

La comunidad que hace un año se atrevió a hacer sentir en carne propia al presidente Nicolás Maduro la inconformidad que existe sobre su gestión, hoy sufre las consecuencias de ese acto.El ensañamiento en contra de la comunidad de Villa Rosa es evidente.

Esta pequeña población de Nueva Esparta fungió de barómetro para medir lo que ya entonces se sentía en la mayoría de las calles del país. La escasez de alimentos y medicinas, la pésima calidad en los servicios de agua y luz, irregularidades en la distribución del gas y un largo etcéteras de calamidades, llevaron a los habitantes de esta urbanización en la otrora “Perla del Caribe” a aprovechar la oportunidad de llevarle su descontento, de primera mano, al mandatario aquel 2 de septiembre de 2016.

Y es que este momento puede ser fácilmente catalogado como uno de los más simbólicos de las protestas en contra del Gobierno de Maduro que se llevaron a cabo el año pasado, y que encontraron su mayor punto de efervescencia entre abril y agosto de este 2017. Por primera vez, un jefe de Estado venezolano era víctima del “escrache” y el descontento de la población.

Sin embargo esto, más que prender las alarmas dentro del oficialismo para mejorar su gestión en la urbanización margariteña, solo logró que las irregularidades que motivaron la manifestación se agravaran, al punto de ser consideradas como “venganza” por los propios ciudadanos de la zona.

“Es algo inusual lo que viene pasando, es como premeditado e intencional a lo que se somete la gente aquí”, dice Enrique Díaz, quien habita en Villa Rosa desde hace más 10 años.
Recalca que el cacerolazo espontáneo a Maduro de aquel día “dividió” sus vidas en el “antes y después”. “Antes todo era tranquilo, ahora nos hacen la vida cuadritos”, expresa haciendo énfasis en que hay un “ensañamiento” en contra de la comunidad.

“Misión imposible” tramitar documentos

Entre la larga lista de irregularidades que afirma son “víctimas” quienes residen en esta comunidad neospartana, Díaz relata una anécdota que le ocurrió estando en la jefatura civil de la parroquia, organismo apéndice de la alcaldía del municipio García, dirigida por el oficialista Cruz Lairet.

“Un vigilante le pidió permiso a una funcionaria para sacar una silla, para dársela a una señora mayor que estaba haciendo la cola y la funcionaria le respondió: A esa gente ni agua porque se están portando mal”, narra. “¿Portando mal en qué? ¿Por qué? ¿Qué hicimos en ese momento si todos estábamos esperando tranquilo en la cola, a pesar de que muchos llevábamos horas allí?”, cuestiona.
Esta relato se une a las denuncias que hacen otros habitantes del sector quienes señalan que, desde la protesta en Villa Rosa, las instituciones oficiales aumentaron los tiempos y los trámites burocráticos para tramitar cualquier documento.

“Hay un grave problema para sacar los permisos y ponen en la burocracia a los ciudadanos una misión imposible para adquirir estos papeles. Siempre mandan a ir al día siguiente porque falta un papel para esto o para aquello o porque no están los funcionarios”, indica Yajaira Álvarez, vecina de la comunidad.

Alega que para un simple permiso de viaje para su hijo, documento que antes podía tramitar en menos de una semana, ahora hay que sacar una carta de residencia que tarda varios días en ser emitida.

“Además, te mandan a sacar un montón de copias y a gestionar unos papeles en los cyber que están al frente de estos organismos. Esos cyber se han convertido en los gestores de las jefaturas civiles de Margarita”, resalta.

Pero los “cambios” no se quedan en las prefecturas. Incluso, en instituciones como Corpoelec redujeron las taquillas operativas de tres a solo una y ya no cuentan con aire acondicionado dentro de la sede más cercana a la hoy afamada urbanización margariteña.

“Las colas se salen del local por la lentitud en la que trabajan y anteriormente uno pagaba su luz en menos de una hora”, indica Ricardo Moreno, habitante de Villa Rosa.

Retrasos en los Clap

El programa bandera del gobierno para paliar la crisis, provocada por la escasez de alimento y la inflación de tres dígitos que azota al país, no es la excepción en los cambios que han sufrido los vecinos del sector neoespartano.

Los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) ya no distribuyen mensualmente las bolsas o cajas de comida dentro de Villa Rosa y llegan “cada vez más caros y con menos comida”.

“La penúltima vez que vinieron me llamaron a votar para la elección de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) o perdía el beneficio, me dijo la coordinadora del Clap en la comunidad, y como no voté no he vuelto a recibir la bolsa”, comenta Díaz.
No obstante, menciona, que desde el inicio de la precampaña para los comicios regionales volvieron a censar su casa para registrarlo nuevamente en el plan oficialista. Solo que esta vez el paquete alimenticio llegará a nombre de su esposa.

Díaz subraya que los Clap, aunque no eran especialmente puntuales antes del 2 de septiembre de 2016, sí eran regulares en la distribución de comida. Ahora, “se deposita la plata y duran dos semanas y media para entregar la caja”, misma que se distribuye cada dos o tres meses.

Sin seguridad

Tal como ocurre en el resto del país, Villa Rosa sufre los efectos de formar parte de uno de los territorios más inseguros del mundo. El Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) ubica a Venezuela como la segunda nación más violenta de la región, solo superado por El Salvador.

No obstante, los órganos de seguridad estatales brillan por su ausencia aún cuando las denuncias por robos en la zona son una constante.

“La única forma de que venga la policía o la Guardia Nacional es que te pongas una camisa de Voluntad Popular, Acción Democrática o Primero Justicia. Aquí la policía del Estado es para los políticos. Te revisan hasta los teléfonos si eres de un partido, pero a los malandros nada”, advierte Moreno.
Las palabras de Moreno toman peso si se toma en cuenta la efectividad de las fuerzas de seguridad del Estado para arrestar al periodista Braulio Jatar, luego del cacerolazo espontáneo que recibió Maduro en carne propia en Villa Rosa. El delito del comunicador fue difundir las imágenes del histórico acontecimiento.

Pero esta puntualidad en materia de seguridad quedó allí. Hoy los vecinos de la urbanización margariteña no pueden salir más de dos días seguidos de sus residencias porque los delincuentes les “mudarían las casas”, denuncia Díaz.

Problemas de agua y luz

Lo que ya es usual en la isla venezolana se sufre con más intensidad en Villa Rosa. Los cortes de luz, producto de un razonamiento eléctrico que se lleva a cabo en la región, son frecuentes en esta urbanización. Sin embargo, estos apagones que solían ser de una hora diaria pasaron a ser de hasta ocho horas por día.

“Hay varias personas de la zona que se han quejado porque se le han quemado la nevera, los televisores y los aires acondicionados por esto”, declara Álvarez. De hecho, para el momento en que estaba siendo entrevistada por la redacción de Caraota Investiga ocurrió uno de estos cortes de energía en su residencia.

Hoy, varios habitantes de Villa Rosa se cuestionan sobre el porqué de este racionamiento cuando hace pocas semanas hubo reportes de desbordamientos de agua en la central hidroeléctrica del Guri, la principal fuente de energía del país.

Precisamente el suministro de este vital recurso natural es otra de las fallas que se ha hecho recurrente en esta comunidad neoespartana. Los vecinos de la urbanización se quejan de pasar semanas sin este beneficio, el cual ha llegado a sus casas con notorias marcas de insalubridad.

“Aquí muchas veces llega el agua marrón y con malos olores. A veces hasta llega salada, porque al parecer varias tuberías están rotas y cuando las bombean con fuerza la presión hace que se les filtre el agua salada del mar”, menciona Díaz.
Una joya descuidada

Villa Rosa es solo el reflejo del descuido al que ha sido sometida la llamada “Perla del Caribe”. La isla venezolana “no es ni la sombra” de la ciudad del placer que un día llegó a ser.

El flujo de turistas a Margarita ha bajado dramáticamente en los últimos años, hasta registrarse una caída de 90% en este 2017, según la Cámara de Turismo de Nueva Esparta. Esto como consecuencia de las penurias que ahora sufre una región que parece tener muy poco que ofrecer ante el olvido al que se ha sometido y la crisis generalizada que azota a Venezuela desde hace varios años.

“Estos problemas los reclaman de forma masiva no solo los habitantes de Villa Rosa, sino casi todos los margariteños. Ese mal está generalizado en todo el estado, donde hay comunidades abandonadas que suplican protección divina a la Virgen del Valle para conmover a unos gerentes públicos indiferentes ante el sufrimiento de la gente”, asevera el diputado de Nueva Esparta a la Asamblea Nacional Luis Emilio Rondón.
El legislador confirma que los habitantes de Villa Rosa son víctimas de la saña del Estado. “Esta es una comunidad que sufre de una venganza sistemática por parte de los agentes del Gobierno, que no le perdonan al pueblo su manifestación espontánea de protesta por la presencia del presidente Maduro en ese sector”, destaca.

De acuerdo con Rondón, este es uno de los núcleos urbanos más importantes de la isla “y luego de que se presentó esta situación ha sufrido discriminación de todo tipo de programas gubernamentales y sus habitantes han planteado en los diversos escenarios sus quejas y reclamos por tal circunstancia”, algo a lo que parece hacer caso omiso el gobernador de la entidad, Carlos Mata Figueroa.

“Por el contrario, ha usado todo el poder del Estado para amedrentar a una comunidad que lo que hizo fue protestar por la deficiencia de los servicios y las calamidades que sufren los sectores populares de la entidad”, añade el parlamentario.

Tan así es la situación dentro de la isla sus habitantes afirman que en la capital venezolana “solo sufren la costra de las yagas” que ellos padecen. Algo notorio en las palabras de Moreno quien dice que la conmoción que generó la noticia de los indigentes cocinando un perro en Caracas impactó “muy poco” en Margarita.

“Aquí ya casi no hay perros en la calle y es por eso mismo. Cerca de mi casa se murió un caballo y hubieses visto como la gente salió con machetes y piedras para espantar a los zamuros, para poder arrancar pedazos de ese pobre animal para comérselos. Hasta niños habían ahí ese día”, cuenta.

Venganza o no, lo cierto es que aún cuando el ministro de Comunicación, Ernesto Villegas, trató de desmentir en su momento el cacerolazo con el que fue recibido Maduro en Villa Rosa, las imágenes del momento y los hechos que hoy ocurren en esta comunidad parecen dar la razón a unos ciudadanos que solo expresaron su disentir ante la figura de autoridad, por la situación de crisis en la que aún siguen sumergidos.

Fuente: caraotadigital

Luego de sacarse de encima el Revocatorio, mediante acciones ilegales e inconstitucionales, y al no poder negociar con la MUD un acuerdo en función de sus intereses y ser acosado nacionalmente con grandes movilizaciones e internacionalmente con condenas, reclamos y sanciones, el Gobierno decidió asumir la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, violentando nuevamente la Constitución y asegurándose en forma truculenta y fascista el control total de la misma, hasta tal punto, que dicho organismo espurio es en realidad una asamblea del PSUV.

La experiencia de la elección de la prostituyente, donde el régimen no dio tiempo ni siquiera para que sus opositores pensaran en la posibilidad de participar, parece haberle gustado mucho, por lo que decidieron repetirla en las elecciones de gobernadores. Abrieron el proceso intempestivamente, dieron sólo dos días para la inscripción de candidatos, prohibieron que la MUD postulara en varios estados del país, destituyeron y apresaron ilegalmente a una decena de alcaldes, inhabilitaron a muchos e informaron, lo más tarde que pudieron, los nombres de los partidos que podían postular. Todo ello para descorazonar a cualquiera que deseara participar. Hicieron, además, una campaña propagandística diciendo que quien participara en dichas elecciones reconocía la constitucionalidad de la asamblea del PSUV, que se reúne en el Palacio Federal Legislativo.

A pesar de todas las trampas, la MUD y otros, entre ellos algunos que se presentan como exponentes del chavecismo auténtico, inscribieron sus candidaturas y arrancaron su campaña electoral. Al ser muchos los postulados de los partidos de la MUD, el Gobierno pasa a jugar la carta de la división de la oposición, pero ésta se aborta al decidir la MUD la realización de elecciones primarias, donde la gente escogerá los candidatos que enfrentarán al PSUV. En la ejecución de esta decisión la Mesa tiene una gran experiencia; ha demostrado además ser capaz de movilizar mucho más gente que el Gobierno y con mucho menos recursos.

La decisión demuestra el convencimiento de que la unidad es necesaria para derrotar a un Gobierno, que controla al CNE, al TSJ, a la FAN y a todos los medios de comunicación del país. La decisión tiene además la virtud de que será la gente, en votación directa, universal y secreta, quien escogerá los candidatos, lo cual es mucho más participativo y protagónico que lo hecho por Maduro, quien seleccionó “democráticamente” a dedo los suyos. De ser exitosa la estrategia de la MUD, ésta contará con candidatos únicos en casi todos los estados, por lo que la derrota del Gobierno estaría cantada.

Ante esta peligrosísima situación, peor que la amenaza de invasión gringa, el régimen debe estar considerando una suspensión del proceso en algunos estados, para evitar la pérdida de todas las gobernaciones. Puede recurrir también a anular algunas candidaturas de la MUD, vía la inquisitorial comisión presidida por Delcy Rodríguez, nombrada por la asamblea del PSUV conocida por las siglas ANC. En este momento se exprimen sus cerebros para ver qué trampa inventan y cómo la justifican.

Se les acusa de ser un importante eje del narcotráfico internacional que opera con total impunidad porque los principales líderes del cartel son al mismo tiempo los máximos representantes del gobierno.

Bienvenidos al Estatismo Criminal del Siglo XXI, fenómeno que desprendiéndose de sus raíces políticas es hoy un proyecto esencialmente delincuencial que controla las instituciones oficiales de Venezuela para delinquir desde las más altas esferas del poder.

Y es que ya no es posible ocultar que el régimen de Nicolás Maduro “se ha constituido en una organización de delincuencia organizada”, dijo desde Miami Carlos Sánchez Berzaín, director ejecutivo del Interamerican Institute for Democracy, ONG que vela por la estabilidad de las democracias latinoamericanas.

“Cometen delitos, tanto para permanecer en el poder como para seguir enriqueciéndose y seguir manteniéndose en el poder con fines de impunidad”, aseveró el ex ministro boliviano.

La designación de actores del crimen organizado —respalda por las decenas de casos abiertos por la justicia estadounidense— cobra importancia en medio de un creciente coro de voces que señalan que la comunidad internacional debería aplicar la Convención de Palermo en el caso de la crisis venezolana.

La iniciativa, de las cuales Sánchez Berzaín es uno de sus principales promotores, llevaría a Maduro a los principales líderes del régimen a ser denunciados bajo la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional, lo que colocaría sus nombres y sujetos a detención por parte de INTERPOL.

“De lo que se trata es de dejar de tratar a los individuos que tienen el poder en Venezuela como sujetos políticos para tratarlos como delincuentes”, dijo Sánchez Berzaín.

“Estados Unidos tiene gran documentación sobre el tema del narcotráfico, lavado de dinero y violación de derechos humanos, pero el mundo tiene documentación sobre lo que ha pasado en los últimos cinco meses” en medio de la feroz represión emprendida por el régimen contra manifestaciones pacíficas, que ha dejado un saldo de más de 150 muertos, cientos de heridos, miles de detenciones arbitrarias y casos documentados de tortura, dijo.

La aplicación de la convención, que obviamente sería ignorada en Venezuela mientras Maduro permanezca en el poder, despojaría la inmunidad diplomática a figuras claves del régimen y conduciría a sus arrestos y posterior enjuiciamientos tan pronto pisen suelo extranjero.

El precedente legal establecido en esta materia es caso, pero los proponentes argumentan que el tratamiento de la inédita crisis de Venezuela —donde las instituciones del Estado son controladas por bandas criminales— requiere la aplicación del convenio.

Académicos estadounidenses describen la situación en Venezuela como un fenómeno que no puede tratarse como una nueva manifestación de autoritarismo latinoamericano o de una simple dictadura comunista.


Fuente: El Nuevo Herald.

Con el mayor sigilo, el Vaticano cuanto menos respaldó una más que reservada gestión ante Raúl Castro para que Cuba le retire el apoyo político y la asistencia militar al régimen venezolano para debilitarlo y posibilitar que se allane a tratativas para una salida. Además, se le pedía a Castro que su país le concediera el asilo a Nicolás Maduro y sus principales colaboradores.

A cambio, se le ofrecía el compromiso de que un eventual nuevo gobierno venezolano seguiría proveyendo de petróleo a La Habana, entre otras concesiones. Pero las gestiones hasta ahora naufragaron por la falta de respuesta del líder cubano.

No está claro quienes le hicieron la propuesta a Castro. Si fueron diplomáticos de varios gobiernos o de organismos internacionales como la OEA, e incluso si intervino algún alto dignatario eclesiástico. O si fue una iniciativa directa del combativo episcopado venezolano, que tiene una fluida relación con sus pares de la isla comunista.

Es que el hermetismo en el Vaticano es total. Ello se explica porque la Curia siempre trata de preservarse como recurso de última instancia . Pero las fuentes diplomáticas consultadas por Clarín insistieron en que las gestiones existieron. Y precisaron que es una alternativa que sigue abierta.

El papel eclesiástico de marras no es inverosímil. Francisco tiene una especial ascendencia sobre el máximo dirigente cubano luego de que, hace dos años, participara junto a Canadá en el deshielo y restablecimiento de relaciones entre Cuba y Estados Unidos tras meses de secretísimas negociaciones.

Ese hecho lo llevó a que, en su visita a los Estados Unidos de setiembre de 2015 incluyera a Cuba en la gira. A su vez, Castro le facilitó al Papa el histórico encuentro con el patriarca ortodoxo ruso Kirill, el primero de un pontífice con un jefe de la Iglesia rusa, en el aeropuerto de La Habana, en febrero del año pasado, en una escala del viaje de Francisco a México.

En rigor, aquel encuentro tuvo un contexto facilitador más amplio: la buena relación que el Papa construyó con el presidente ruso, Vladimir Putin. De hecho, Putin lo visitó en junio de 2015. A partir de allí el vínculo -que incluyó llamados telefónicos- fue fluido, con eje sobre todo en Medio Oriente, donde Rusia es un jugador relevante y los cristianos sufren una cruel persecución. Y, además de la influencia que Rusia tiene sobre Cuba, también sostiene a Maduro.

Por eso, el secretario de Estado del Vaticano, cardenal Pietro Parolin, cuando estuvo días pasados en Moscú, le pidió ayuda a Putin para una salida a la crisis venezolana.

Las fuentes consideran que Castro sería partidario de acceder a la propuesta, pero que tropieza con los sectores más duros de su partido. Y, sobre todo, de los asesores militares que envió a Venezuela. En todo caso, las gestiones ante La Habana podrían cobrar renovada vigencia si la posición venezolana logra enhebrar un acuerdo de un gobierno de unidad nacional con los chavistas disidentes.

Evalúan, sin embargo, que esa probabilidad es hoy baja ante lo que juzgan como cierta incapacidad de los opositores para negociar una salida.

El Vaticano buscó siempre favorecer negociaciones con el régimen venezolano. El Papa recibió el año pasado a Maduro y la Santa Sede coordinó luego con tres ex presidentes una mesa de diálogo. Con la participación del experimentado diplomático monseñor Claudio Celli como delegado de Roma, quien viajó varias veces a Caracas, las tratativas terminaron en fracaso luego de que el régimen se negara a cumplir uno por uno los acuerdos.

Entre ellos, la convocatoria a elecciones y la liberación de los presos políticos. El propio Parolin –que fue Nuncio en Venezuela- le envió una dura carta a Maduro quejándose por el incumplimiento.

A su vez, la Iglesia venezolana es muy crítica del régimen de Maduro. En marzo, el Episcopado llegó a decir en una declaración que “es hora de preguntarse muy seria y responsablemente si no son válidas y oportunas, por ejemplo, la desobediencia civil, las manifestaciones pacíficas, los justos reclamos a los poderes públicos y/o internacionales y las protestas”.

Al mes siguiente, el arzobispo de Caracas, cardenal Jorge Urusa, fue agredido por chavistas durante la misa de Domingo de Ramos. Y en junio, la cúpula fue recibida por Francisco, quien les dijo que “en la voz de los obispos venezolanos también resonaba la mía”.

Finalmente, a comienzos de agosto, en la víspera de la instalación de la oficialista Asamblea Constituyente, votada en elecciones fraudulentas, el Vaticano pidió su suspensión en un duro comunicado en el que afirmaba que iniciativas como esta “más que favorecer a la reconciliación y la paz, fomentan un clima de tensión y enfrentamiento e hipotecan el futuro”. Y demandaba “a todos los actores políticos, y en particular al Gobierno, que se asegure el pleno respeto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales, como también de la vigente Constitución”.

Ahora, ante la visita a Colombia, que iniciará este miércoles, el Papa recibirá en Bogotá a un grupo de obispos venezolanos. Se espera que en algún momento del periplo, se refiera a la convulsionada situación en ese país.

El alcalde de Caracas ha disfrutado de lujos y privilegios procurados a través del poder, demostrando que el hálito de melancolía que transmitía hace dos décadas era tan solo un disfraz

La primera noticia que se tuvo de Jorge Rodríguez fue en 1998, cuando ganó el Concurso de Cuentos de El Nacional, con su texto “Dime cuántos ríos son hechos de tus lágrimas”. El periódico reseñó que el psiquiatra Jorge Rodríguez Gómez había sido el escogido, en la 53º edición de su competencia, por un jurado compuesto por Oscar Marcano, Federico Vegas e Israel Centeno.

El protagonista del relato es el PTJ Euclides Smith quien, en el curso de su investigación del asesinato de una muchacha debe interrogar a Leonidas Rangel, un coronel de Ejército que en el día es uniformado y de noche habitué de un club gay. La esposa de este oficial, también bisexual, resulta ser la asesina.

En aquel momento, justo el año en que Chávez llegaría al poder, el joven médico y escritor de talento era una figura que concitaba simpatías. Era, además, el hijo de Jorge Rodríguez, asesinado en un calabozo de la Disip en 1976, mientras era interrogado para obtener información del paradero del industrial norteamericano William Niehous, quien había sido secuestrado por un grupo de guerrilleros, entre quienes se contaba el propio Rodríguez padre.

Cuando Jorge Rodríguez hijo llega a las arenas políticas era percibido como una especie de príncipe Hamlet cuya actitud hostil y cínica estaba movida por un justificado resentimiento. Como el príncipe danés, Jorge Rodríguez era la encarnación de la melancolía por el padre asesinado. Le crearon –o se creó- un aura hamletiana de estar inspirado por un sentido de la justicia. Aunque debe insistirse en el hecho de que si Hamlet tenía un incentivo para la venganza, los hermanos Rodríguez no tenían por qué procurarla –y mucho menos, desparramarla al país entero- puesto que los autores del vil crimen su padre fueron juzgados y castigados con la severidad del caso.

Muy pronto tendríamos pruebas de que la podredumbre del poder, que el príncipe Hamlet combate, el príncipe Rodríguez había llegado para multiplicarla, llevarla a dimensiones desorbitadas y, sobre todo, a aprovecharse de ella para llevar una vida de lujos y excesos que, como profesional de la medicina o como escritor venezolano, jamás habría podido aspirar.

En las casi dos décadas de hegemonía del chavismo, Jorge Rodríguez ha detentado altos cargos y disfrutado de inmensos privilegios. Las lujosas viviendas, ubicadas en distinguidos vecindarios de Caracas, donde han vivido tanto él como su exesposa e hijos dan muestra de ello. En 2006, por ejemplo, se vio envuelto en un incidente cuyos detalles son todavía desconocidos. Hubo un choque en Altamira y uno de los carros era un Audi donde viajaba él con un joven. El Audi, que era nuevo, no es precisamente un automóvil al alcance de los médicos de Venezuela.

En todos estos años hemos tenido indicios de que su sonrisa fingida no se agota en el gesto de burla. Jorge Rodríguez es violento. Sus rituales de agresividad han quedado grabados y sabemos de muchos otros episodios en los que ha participado con maneras iracundas, siempre rodeado de guardaespaldas y muchas veces acompañado de otro jerarca feroz, como Diosdado Cabello.

Su excesiva exposición nos lo ha mostrado de cuerpo entero. Ahora sabemos que el resentimiento, que tanto han manipulado él y el chavismo, era una estrategia perversa. La realidad es que al llegar al poder multiplicaron los flagelos y hundieron a las masas en la miseria. Mientras tanto, Rodríguez y la plana mayor del chavismo viven entre lujos. Lo que impulsaba a Jorge Rodríguez no era la melancolía, era la codicia, la avidez, el dinero. Acabamos de comprobarlo con el reciente viaje de Rodríguez y su familia a Ciudad de México. Unas vacaciones que le costaron 65 mil dólares a la República, por concepto del exclusivo hotel donde se alojaron y por los traslados un jet Falcon 900 YV2040, propiedad de Petróleos de Venezuela.

Entre tantas incoherencias, hemos recordado que el 2 de enero de 2014, Delcy Rodríguez Gómez publicó una lista de 27 periodistas y dirigentes opositores que habían pasado navidades fuera del país. “Trilogía del mal-dirigencia opositora en vacaciones de lujo en el exterior”, escribió la cancillera en su cuenta de Twitter.

Al llegar al final de la tragedia de Hamlet, casi todos los personajes han muerto, unos cuantos por la propia mano del resentido. Entonces, Hamlet, consciente de que la muerte engendra muerte y la venganza, más odio y destrucción, solo quiere huir de su misión revanchista. Pero ya es tarde.

Enfrentar a unos políticos cínicos e inescrupulosos es tan difícil y arriesgado como oponerse a un comando de la Guardia Nacional en cualquier manifestación. Eso que llamamos resistencia no es una acción que solo puede darse en la calle, con escudos y con máscaras antigás. A veces, el poder de la mentira es tan aterrador como las balas. También producen muerte. Y desaliento, impotencia, rabia, desolación. Y frente a la violencia institucional que ejercen los poderosos es mucho más complicado resistir: ¿cómo combatir una farsa solemnemente estructurada?, ¿cómo pelear contra un engaño convertido en sistema, formalizado, distribuido sin pudor por todos los medios? Cuando Delcy Rodríguez mira hacia la cámara, altiva, soberbia, como si en realidad hubiera ganado una elección democrática; cuando desdobla una sonrisa sardónica y habla desde la arrogancia de los oligarcas, cuando se dirige a los diputados electos por el pueblo (que no cobran desde hace un año y han sido despojados de toda posibilidad de acción) y les dice que el parlamento no ha sido disuelto y que ellos deben seguir trabajando… ¿Qué se puede hacer? ¿Qué se puede hacer cuando Delcy Rodríguez se transforma en una bomba lacrimógena?

Chávez sabía mentir. Y, generalmente, lo hacía bien. Sus herederos conocen el método, tratan de seguirlo, pero son mucho más torpes, más evidentes. Les sale fácil lo fácil: la sorna, la burla, la ironía, el descaro. Pero son incapaces de convocar una esperanza, de comunicar con un mínimo de emoción algo que aunque sea parezca una verdad. Son demasiado obvios. En muy pocos días, sin ayuda de nadie, ellos solitos le han confirmado al país y al mundo que todo lo que prometieron con respecto a la Constituyente era una fantasía infantil, que lo único que realmente les interesa es terminar de apagar la democracia, que la Constituyente sólo sirve para tratar de legitimar la dictadura en Venezuela.

Desde que se instaló este nuevo “milagro”, según pregonaban los altos dirigentes del gobierno, ¿qué ha pasado?, ¿a qué se han dedicado los supuestos nuevos representantes del también supuesto poder popular originario? El espectáculo ha sido grotesco, patético. Desde Tibisay Lucena hasta Tarek Williams Saab, pasando por ese detalle que es Nicolasito, el Sin Par de Miraflores.

¿Para qué necesita el país una nueva Constitución? Para suspender, sustituir y perseguir a una Fiscal incómoda, con demasiada información sobre la millonaria corrupción del gobierno. ¿Para qué necesitan los pobres de Venezuela una nueva Constitución? Para dejarlos sin candidatos por quien votar. Para inhabilitar y encarcelar a líderes de la oposición que puedan ganarle al oficialismo en futuras elecciones. ¿Para qué requiere nuestra sociedad un cambio en la Carta Magna? Para adelantar las elecciones que antes el mismo Consejo Nacional Electoral había retrasado de todas las maneras posibles. ¿Por qué necesitábamos con tanta premura esta Asamblea Constituyente? Porque el país precisa con urgencia una Comisión de la Verdad que premie la represión oficial y someta al país a un régimen de censura y control.

Desde que empezó la ANC, ¿cuántos niños han muerto por desnutrición en Venezuela? ¿Acaso algún funcionario del gobierno ha hablado de esto?

A Hugo Chávez siempre le encantó la contra ofensiva. Lo repitió en varias oportunidades. Es algo que forma parte de la lógica de la guerra con la que Chávez, lamentablemente, envenenó la política nacional. Soportaba los ataques, asumiendo que eran movimientos enemigos, para luego en una aparente jugada defensiva terminar agrediendo, conquistando más posiciones de poder. Así como actuó el oficialismo en el paro petrolero, así también actuó ahora en estos meses de protestas de 2017. Esperaron sin importar la cantidad de muertos, sabiendo que al final podrían cobrarle toda esa sangre al adversario. Es lo que están haciendo ahora. Es el momento de la contra ofensiva. La oportunidad para profundizar eso que ellos llaman pomposamente “la revolución”.

La estrategia implica una frialdad abrumadora. Una distancia criminal con la vida de los ciudadanos. Y una apuesta delirante por la farsa. Por hacer de la mentira una definición de gobierno, una forma de vida. De manera instantánea, el nuevo Fiscal descubrió que la Fiscal General de la República es corrupta, racista, conspiradora violenta y promotora de una invasión gringa. De manera instantánea, el CNE destrabó todas las dificultas y problemas que interpuso para impedir el referendo y las elecciones y, de pronto, convocó un proceso exprés para el próximo mes de octubre. De manera instantánea… ¿Cómo desactivar un fraude que tiene como cómplices al gobierno, las instituciones y la Fuerza Armada Nacional?

La sociedad democrática venezolana, con sus debilidades y heterogeneidad, lleva años tratando de responder a esa pregunta. No es nada fácil. Es muy desalentador lo que nos pasa como país. Después de cada dos décadas y una bonanza petrolera estamos peor que antes, en todos los sentidos. Nuestra pobreza es trágica. Y gracias a ella, muchos de los funcionarios del “gobierno de los pobres” se han hecho millonarios. Es trágico un país donde los hijos de una víctima de la violencia del Estado sean ahora quienes legitimen esa misma violencia del Estado. Es trágico un país donde la miseria crece, los hospitales no funcionan, los cuerpos de seguridad masacran a inocentes, hay ciudadanos desaparecidos y estudiantes presos por protestar. Es trágico que todo esto, además, se haga a nombre de la libertad y de la justicia.

En este escenario, ¿el tema de la participación en las elecciones regionales puede ser tratado como un dilema moral? No estamos ante una disyuntiva ética, no debatimos entre opciones más o menos virtuosas, más o menos valientes, más o menos honestas. La dirigencia política, si quiere seguir haciendo política, no tiene otra posibilidad. Está obligada a mantenerse unida y a dar la pelea en todos los espacios que puedan. Aguantar la contra ofensiva no es sencillo. El gobierno solo quiere contaminarnos con una enorme sensación de derrota. Ese es el primer objetivo de la Asamblea Nacional Constituyente. Que olvidemos que somos mayoría. Que pensemos que no sirve de nada ser mayoría. Que aceptemos que han ganado y que ya no importa, que no tenemos nada qué hacer.

Pero nosotros no podemos olvidar lo que ellos no olvidan: cada día son menos. Cada día menos gente los quiere, les cree. Dentro y fuera del país. Es una tendencia que no se ha detenido desde hace años. Un indicador que sigue creciendo. En el fondo, el chavismo pelea contra la historia. Actúan así porque saben que están rodeados. Ahora la paranoia es su ideología.

La esperanza también puede ser un recurso natural renovable.

¿Porqué tanta maldad contra Wuilly “El violinista”? El caso del joven músico que fue detenido por funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), cuando se encontraba tocando su violín en el sector El Paraíso de Caracas, es otra prueba de cómo Maduro y las mafias que le acompañan en el poder, violan sistemáticamente los derechos humanos y las libertades fundamentales.

Eran las 3 y 50 de la madrugada del domingo 6 de agosto. En el Fuerte Paramacay de la 41 Brigada Blindada, ubicada en el estado Carabobo, todo parecía tranquilo. Sólo se oía el ruido del aire corriendo por los espacios abiertos de la estratégica institución militar. El primer teniente Jefferson Gabriel García Dos Ramos (CI: 22.440.758), plaza de la 4101 Compañía de Comando, es el oficial encargado del parque de armas del Fuerte. Con él se desató el infierno en el cuartel.

García Dos Ramos llegó a lo que se llama la prevención del Fuerte. Se identificó ante la teniente Isibe Mujica Torbelle, oficial perteneciente al cuarto turno de ronda; ella le autoriza el acceso del vehículo corsa negro, pero como previamente debía revisarlo, se dirigió al carro. En ese momento se bajaron cinco hombres armados, quienes le apuntaron y también sometieron al personal de la prevención. Así tomaron el control de la entrada de la unidad militar.

En total eran 28 hombres los que integraban el grupo que toma la Unidad Blindada, en o que llamaron la “Operación David”. El grupo abre las puertas para que ingrese un toyota chasis largo color beige placas EJ-5736, perteneciente a la 4101 Compañía de Comando y también de una camioneta Explorer blanca, que luego de haber entrado al Fuerte se dirigieron a las instalaciones de la 4101 Compañía.

Toman el armamento: 89 Fusiles AK-103 y 175 cargadores de este tipo de fusil; 5 lanzagranadas múltiples de 40 mm.; 140 granadas de 40 mm.; 41 bayonetas, 6 pistolas, además de dos fusiles y dos cargadores del 412 Batallón Blindado G/J José Francisco Bermúdez; seis Fusiles AK-103 y seis cargadores del 413 Batallón Blindado G/B Pedro León Torres. Ese material lo colocaron en el toyota con placas militares y lo sacan del Fuerte.

Uno de los integrantes del grupo de asalto neutraliza y toma como rehén al teniente Gerardo Silva Colina, plaza del 412 Batallón Blindado G/J José Francisco Bermúdez; le disparan en la cabeza y en el glúteo izquierdo.

La teniente Joselys Tovar Aponte y el S/1. Jairo Calles Saavedra, neutralizaron y dieron muerte a quien mantenía a Silva Colina de rehén, a quien trasladan herido posteriormente a un hospital.

El personal del Fuerte Paramacay se dirige hasta la prevención donde se enfrentan a quienes habían tomado la instalación militar. Hay cruce de fuego y ahí cae abatido uno de los insurgentes, capturan a cuatro de ellos.

Así el personal del Fuerte retoma el control de la Prevención. En otras áreas de la instalación militar ocurren varios enfrentamientos entre el personal del Fuerte y los tomistas. El personal logra en total la captura de ocho de los integrantes del grupo tomista del Fuerte, uno de los cuales resultó herido y fue trasladado al hospital, pero llegó sin signos vitales.

Resultaron heridos dos soldados que fueron trasladados a una clínica cercana a la Unidad Militar.

El Ministro de la Defensa le dijo al país que de la acción en defensa del Fuerte resultaron heridos: el primer teniente Gerardo Silva, herido en la región craneal derecha y que está en terapia intensiva en condición crítica. Dijo que el distinguido Wilfredo Antonio Rivas Villamizar fue herido en la pierna izquierda con fractura de fémur y el soldado Jonadas Saldeño fue herido en el hombro izquierdo.

Por qué Paramacay

Este fuerte es la sede de la 41 Brigada Blindada. Su importancia radica en ser reserva estratégica de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, lo que significa, que es la Brigada con el mayor poder de fuego y movilidad de la FANB.

En esa Unidad está el armamento recién adquirido de Rusia y muchos de los oficiales fueron entrenados para su uso por los rusos en Venezuela o en Rusia. Es un Fuerte ubicado en un estado chavista por excelencia.

La Brigada está en un estado donde se consolidó a través de la Batalla de Carabobo, la independencia de Venezuela, el 24 de junio de 1821.

De ahí puede deducirse que no fue un objetivo seleccionado al azar y que más allá de lo sucedido, de la toma y del robo del armamento, el grupo dirigido por el capitán (GNB) retirado Juan Carlos Caguaripano Scott envió un claro mensaje. Ello pareciera indicar que hay un grupo importante detrás de ese movimiento y no solo quienes ahora se hicieron visibles. Ese es un reto para la FANB.

La toma del Fuerte Paramacay no es comparable con ninguno de los eventos suscitados desde hace meses con el robo de armamento en algunos cuarteles del país.

Si la intención sólo hubiese sido el robo del parque de armas, para armar la disidencia, el grupo de asalto hubiese atacado lugares con menos presencia militar y con mucho más armamento.

El mensaje que el grupo de Caguaripano le envía a la FANB es que saben lo que hacen y que no estarán seguros en ninguna de sus unidades o Fuertes. La Operación David aplica la guerra psicológica, logrando impactar a la Fuerza Armada y al Gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Reacción oficial

La primera reacción del Gobierno y de la Fuerza Armada fue de desconcierto. Pasaron horas antes de que hubiese una reacción y explicación desde la institución castrense. Sólo un día después el ministro de la Defensa, G/F Vladimir Padrino López dio una demostración de fuerza en el Fuerte Tiuna, rodeado de oficiales fuertemente armados.

Posterior a eso, el ministro se fue a comer con los soldados del Batallón Ayala.

Quiénes son

El capitán Juan Carlos Caguaripano Scott siendo oficial de la Guardia Nacional tuvo algunas actuaciones ruidosas, no precisamente por problemas de conducta o indisciplina, como señaló el ministro de la Defensa.

Caguaripano fue uno de los militares que participaron en aquella polémica detención de Rodrigo Granda, el canciller de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Fue detenido por la Dirección de Inteligencia Militar (DIM) en el año 2009. Años después, en el 2014, publica un video denunciando la presencia de cubanos en los cuarteles venezolanos.

Aparece involucrado con un grupo de oficiales de la Aviación y el Ejército, en una acción conspirativa contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro, que fue develado por la delación de tres oficiales, que posteriormente fueron enviados como agregados militares a Bolivia. Caguaripano y un grupo de oficiales logra salir del país, mientras otro grupo fue capturado, enjuiciados, y aun hoy permanecen detenidos. La FANB lo declara desertor y tiempo después lo dan de baja de la institución castrense.

El ministro Ernesto Villegas publicó la fotografía de los detenidos, entre quienes están: Robert Antonio Salas Moreno, Dicxon Javier Jiménez Jiménez, Larry Henrique Briceño Hinestroza, Gabriel Jesús Barro Rodríguez, Alberto José Polo Díaz (Cabo Segundo, miliciano) Oswaldo José Gutiérrez Guevara, primer Teniente (desertor) e hijo de la alcaldesa del municipio La Trinidad del estado Yaracuy; Giulianny Espinoza Ramírez (civil) y Darwim Antonio Solis Benítez, Sargento Primero (reserva).

En el caso del primer teniente Oswaldo José Gutiérrez Guevara dijo el ministro de la Defensa que desertó de la Fuerza Armada Nacional “luego de ser sometido a investigaciones por robar municiones a la 25 Brigada Caribe, en La Fría, estado Táchira, y que se encontraba prófugo”.

En cuanto a Caguaripano Scott causó sorpresa que el Ministro Padrino asegurara que “fue sancionado disciplinariamente en reiteradas ocasiones por falta contra el honor y la ética militar, la negligencia en el cumplimiento de sus funciones por desatención contra sus subalternos y por viajar sin autorización fuera del país”, aseguró que también por su participación activa en el golpe de Estado del año 2002. En el caso del golpe de abril no había evidencias de que el oficial había participado en ese golpe de Estado.

La ex fiscal vigésima con competencia nacional trazó su hoja de vida profesional como una de las acusadoras más diligentes en sellar trágicamente el destino de decenas de venezolanos opuestos al régimen. Fue la cancerbera de Rodolfo González, “el aviador”, quien poco después se quitó la vida como consecuencia de su encierro. Y es que el pudor son sólo cinco letras para la abogada que no logró hacerse con el cargo de Luisa Ortega, ni dentro de una maleta ni por designio de la Constituyente 

“Mi amor, quiero decirte que mi compromiso es luchar hasta vencer, porque estoy seguro que nos quedan muchas horas de vuelo juntos”. La conmovedora frase provino del puño y letra de Rodolfo González, conocido como “el aviador” para honrar el aniversario de su esposa Chepa en febrero de 2015. Este piloto comercial fue acusado de ser “cabecilla” de las revueltas antigubernamentales que se dieron en Venezuela durante los primeros meses de 2014.Fue así como el 26 de abril de ese año una comisión del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) entró en su hogar y se lo llevó detenido hasta la sede del organismo en El Helicoide, al oeste de la capital venezolana. Ese sería el último vuelo de “el aviador”.

Tres días después y según la denuncia que hiciera Joel García, abogado defensor en aquel entonces de González, la fiscal Katherine Haringhton le habría visitado para ofrecerle “beneficios procesales” a cambio de acusar entre otros, al alcalde metropolitano Antonio Ledezma, expediente en el que también actuó esta fiscal y por medio del cual vinculó al dirigente estudiantil Lorent Saleh, a quien acusó de “expedición indebida de certificaciones, facilitación de ingreso ilegal de extranjero y falsificación de documentos”, entre otros. “La fiscal le dijo a mi hijo que se pudriría en la cárcel” denunció en aquel entonces Yamile Saleh, madre de Lorent.

“El aviador” no cedió y poco antes de cumplir un año tras las rejas, el 13 de marzo de 2015, fue hallado sin vida dentro de su celda con signos de ahorcamiento. Personas familiarizadas con el caso contaron que se habría suicidado para evitar que los jóvenes que también estaban presos con él, fueran trasladados al penal de Yare.

“La Fiscal Katherine Harrington hizo una acusación terrible y lamentablemente mi padre no aguantó esa presión”, escribió su hija Lissette González en un tuit, a propósito de la trágica muerte de su padre, cuya vida acabó tras las rejas sin más pruebas que los señalamientos de un “patriota cooperante”.

Vaya hoja de vida

Se esperaba que con la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente, la mujer fuera “ascendida” a la silla que Luisa Ortega Díaz ocupó hasta que la Guardia Nacional le impidió entrar a su despacho y que fuera “removida” por designio de Diosdado Cabello y Delcy Rodríguez. Pero no. Tarek William Saab llegó sin esconderse en maleta alguna y fue ungido como el nuevo carcelero de la revolución.

El historial privado de la abogada es tan misterioso como el origen de su apellido que se presume esté en Gran Bretaña. Katherine Haringhton no existe en el mundo digital, más allá de sus actuaciones públicas y una recién creada cuenta en la red social Twitter, en la cual se erige como “Vicefiscal General de la República”, cargo que de manera espuria le encomendó el pasado 4 de julio el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y no la Asamblea Nacional, como corresponde según la Ley.

Lo que sí se sabe, es que desde el pasado 15 de febrero no tiene un empleo formal o al menos así le registra el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (Ivss). El último empleador que canceló sus honorarios fue el Ministerio del Poder Popular de Desarrollo Minero Ecológico. Llama la atención que tampoco aportó al Seguro Social obligatorio entre 2002 y 2003, años en los que según los registros oficiales se desempeñó como fiscal auxiliar interino en la Fiscalía Primera de Reenvío en lo Penal.

Katherine Nayarith Haringhton Padrón alcanzará los 46 años el 5 de diciembre próximo. Egresó como abogada en 1997 de la Universidad Central de Venezuela, pero según los datos que recoge el Ministerio del Poder Popular para la Comunicación e Información, ya en 1994 ejercía como Asistente de Recursos Legales. En 1998 ocupó el cargo de procuradora de menores en el estado Aragua en condición de encargada. Si algo ha sido una constante en sus más de 20 años de carrera dentro del Ministerio Público es justamente esta condición de interinidad, y el haberse erigido en la fiscal estrella del régimen.

Y no es una afirmación al aire. Una carta fechada en septiembre de 2016 da fe de su condición de militante de la revolución, a decir de la propia ex fiscal, razón que usó para justificar su petición de jubilación ante Luisa Ortega Díaz, máxima autoridad del Ministerio Público.

Reconoce que mientras ocupó el cargo de Viceministra del Sistema Integrado de Investigación Penal del Ministerio del Poder Popular para Relaciones Interiores, Justicia y Paz, desde el 7 de abril al 27 de septiembre de 2015, su actuar “comprometió flagrantemente la debida objetividad que debe presentar un fiscal del Ministerio Público”, por lo que solicitó acogerse a la jubilación, la cual le fue otorgada en octubre de ese año, según el documento que la periodista Luz Mely Reyes publicó en su cuenta en la red social Twitter.

Haringhton saltó nuevamente a la “fama” el pasado 4 de julio cuando, en franca violación a la Ley el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) le juramentó como vicefiscal, cargo que desde abril pasado se le encargó a Rafael González, designación conferida por la Asamblea Nacional, espacio natural para hacerlo. Un par de días después de ser ilegalmente juramentada, Haringhton se presentó a la sede del Ministerio Público en compañía de una comisión del TSJ y funcionarios del Sebin. Su acceso le fue impedido.

Menos de 24 horas después, la fiscal intentó nuevamente, esta vez de manera subrepticia lo que no pudo lograr públicamente. Haringhton se introdujo en la maleta del automóvil de su colega Narda Dianette Sanabria Bernatte –fiscal acusadora del líder de Voluntad Popular Leopoldo López por los hechos de febrero de 2014– y entró a la sede del organismo judicial. Casi logra su cometido, pero fue identificada cuando se encontraba en el segundo piso del edificio. Fue desalojada.

Los intentos fallidos de usurpar un cargo que no le corresponde traspasaron fronteras. El 13 de julio, la fiscal jubilada apareció en Argentina. Se presentó en la Asamblea Extraordinaria de Ministerios Públicos Iberoamericanos que se realizaba en la sede de la Procuraduría General de ese país. “Cuando la chavista intentó participar de la reunión, los procuradores generales de los demás países se lo impidieron y solo habilitaron la entrada a Patricia Parra, la representante de Luisa Ortega Díaz”, reseña el portal Infobae.

Aunque no hay acceso a alguna prueba pública, se le vincula a la figura del ex Ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, y actual director del Sebin, Gustavo González López, con quien comparte un espacio en la nada deseable lista de sancionados por el Departamento del Tesoro de los EEUU, como violadores de Derechos Humanos. La medida obliga a los organismos competentes a congelar todas las propiedades y cuentas bancarias que estos tengan en territorio estadounidense o “personas relacionadas”, así como la suspensión de la visa de entrada a este país.

Ambos también coincidieron en sus cargos dentro del Ministerio de Relaciones Interiores. Según Gaceta Oficial N° 40795 del 24 de noviembre de 2015, “la Viceministra del Sistema Integrado de Investigación Penal, en calidad de Encargada, se le delegaron atribuciones en materia de contrataciones públicas”.

Aun cuando esta materia debe ser sometida al escrutinio público en pro de la transparencia de las finanzas públicas, sólo existe en los registros digitales una carta fechada en agosto de 2016 en la que se adjudica a la empresa Replay Arenas Viajes y Turismo, C.A el “plan vacacional para los hijos e hijas de los funcionarios uniformados y personal contratado que prestan servicios en el cuerpo de la Policía Nacional Bolivariana correspondiente al ejercicio fiscal, año 2016”.

El Registro Nacional de Contratistas (RNC) reseña que esta empresa obtuvo más de 50 contratos de servicios en 2012 tanto con organismos públicos como el Sebin, Banco Central de Venezuela, Sistema Autónomo de Registros y Notarías (Saren), la Contraloría General de la República y algunos ministerios, además de la Alcaldía de Chacao, como también empresas privadas como Venevisión o Zumaseguros, para confiarle servicios de campamentos vacacionales y visitas guiadas.

Llama la atención que, tratándose de una empresa con tanto alcance comercial, son pocos los detalles públicos disponibles tanto de esta como de sus accionistas, Edgar de Jesús Hernández Labarca y Carlos José Montoya Sanoja, Presidente y Director de la firma respectivamente.

Hasta el año 2005, Haringhton ejerció su derecho al voto en San Antonio de los Altos, en los Altos Mirandinos. A partir del siguiente año ejerce este derecho en la Unidad Educativa Colegio el Carmelo, ubicado en Las Acacias, vecindad que forma parte de la parroquia San Pedro del municipio Libertador.

Acusaciones con gatillo alegre

Lo que no dice Haringhton en el texto que acompañó su solicitud de jubilación, es que la militancia de la que echa mano como argumento para separarse de su carrera en el Ministerio Público, fue precisamente el aval que le precedió para erigirse en la fiscal acusadora de no pocas figuras emblemáticas de la oposición venezolana. Además de “el aviador” y su trágica muerte, pasaron por su despacho los expedientes de Antonio Ledezma, el alcalde metropolitano que tiene casa por cárcel acusado de conspirar contra el Gobierno, y la fundadora del partido Vente Venezuela, María Corina Machado, a quien acusó por supuestamente conspirar para asesinar al presidente Nicolás Maduro.

Haringhton siguió la línea que el alcalde chavista Jorge Rodríguez dibujó, tras la denuncia que este formalizara en mayo de ese año. Henrique Salas Römer, Diego Arria Salicetti, Ricardo Emilio Koesling Nava, Pedro Mario Burelli, Gustavo Tarre Briceño y Robert Alonso también fueron señalados de ser partícipes en la supuesta conjura.

Pero las muestras de lealtad de la fiscal pueden encontrarse más atrás en el tiempo. Tras la bancarrota del Banco Federal, la entonces fiscal vigésima también actuó. En agosto de 2010 solicitó a un tribunal la extradición de Nelson Mezerhane, socio de la entidad bancaria por “presuntamente cometer delitos de asociación para delinquir, aprovechamiento fraudulento de fondos públicos, aprobación indebida de créditos, apropiación y distracción de recursos financieros, difusión de información financiera falsa y ocultamiento de información en la declaración institucional”.

En mayo del 2011, siendo la fiscal 50° nacional, impulsó la medida de apelación de la sentencia absolutoria dictada a favor de la ex presidenta del Fondo de Garantía de Depósitos y Protección Bancaria (Fogade) Esther de Margulis, investigada por enriquecimiento ilícito y ocultamiento de datos que debe contener la declaración jurada de patrimonio.

El saco de expedientes no se detiene allí. Ana María Abreu de San Miguel, cuñada de la directora de la ONG Control Ciudadano, Rocío San Miguel, fue acusada por la fiscal por supuestamente revelar secretos que vulneraban la seguridad de Estado a los cuales tuvo acceso cuando se desempeñaba como parte del equipo médico de la Presidencia de la República, a mediados de 2012.

En enero de 2013 dictó privativa de libertad a siete funcionarios de la Notaría Pública Quinta de Maracaibo por la presunta comisión de los delitos de forjamiento de documento público, ocultamiento de documento público y asociación para delinquir.

El 9 de junio de 2014 le tocó el turno a Alejandra Otero, hija del editor del diario El Nacional, Miguel Henrique Otero, quien fue interrogada en el Sebin ese día. Tanto ella como su padre fueron citados por la fiscalía vigésima en manos de Haringhton, aunque desconocían los motivos de la diligencia. “Las razones específicas no las conozco, pero no me sorprendió que me citaran a mí ni a mi papá porque hace unas semanas se han visto declaraciones de personas en el alto Gobierno que han mencionado nuestros nombres. Lo hemos interpretado como una medida de intimidación y amedrentamiento”, declaro Otero a su salida del interrogatorio.

Gaby Arellano del partido Voluntad Popular y hoy diputada a la Asamblea Nacional recibió una dosis de justicia militante y el 15 de enero de 2015, mientras se desempeñaba como activista del Frente Universitario del partido, la fiscalía vigésima en manos de Haringhton le imputó cargos por el delito de conspiración.

La jueza María Afiuni, Rodrigo Diamanti, presidente de la ONG Un Mundo Sin Mordaza, Tamara Sujú, abogada perteneciente al Foro Penal Venezolano –hoy asilada en la República Checa–, también conforman la larga lista de acusaciones levantadas por Haringhton contra representantes de los sectores adversos a su línea partidista.

Además de las funciones que desempeñó dentro del organismo judicial, la ex fiscal formó parte del Consejo General de Policía, según resolución n° 097 publicada en la Gaceta Oficial N° 40667, de 2015.

Del amor al odio, un paso

Poco tiempo ha transcurrido desde que la fiscal Luisa Ortega Díaz, ahora disidente chavista en ejercicio de sus funciones, defendió a Katherine Haringhton del “ataque” imperialista”. Fue el 10 de marzo de 2015, durante la presentación de la memoria y cuenta correspondiente al ejercicio 2014 de su gestión ante los miembros de la Asamblea Nacional cuando Ortega afirmó que “tenemos que proteger a nuestra fiscal Katherine Harringhton, debemos estar pendientes de su familia y sobretodo brindarle solidaridad” a propósito de las sanciones que tanto ella como seis militares recibieron un día antes desde EEUU por violaciones a los derechos humanos. La entonces funcionaria del MP fue la única civil en el grupo incluido en la lista del Departamento del Tesoro de la nación estadounidense.

“En el complimiento de su deber perdió la vida Julio González, lo recordamos hoy, un fiscal valiente, trabajador, abnegado, heroico, como son todos los fiscales del Ministerio Público, como lo es Katherine Harringhton. Katherine, mujer valiente, a quien le expreso todo el apoyo, no solamente el apoyo de la fiscal general, si no toda la institución del Ministerio Público y estoy segura que todo el pueblo venezolano está contigo. Pretenden impedir que nuestros fiscales cumplan con sus funciones, quieren impedir que Katherine trabaje, los poderosos del norte no quieren que Katherine trabaje”, dijo en aquella oportunidad.

Lo cierto es que no habría sido posible que la confesa militante actuara, de no tener la venia de Ortega Díaz al frente del Ministerio Público hasta septiembre de 2016, cuando Haringhton solicitó su jubilación. Hoy, “la catira” la señala de actuar sin apego a las leyes y de querer tomar por la fuerza un cargo que no le corresponde. Tarek William Saab ahora es quien estará atento a una nueva peripecia de la emisaria chavista.

Cuando Nicolás Maduro presentó en mayo sus planes para la nueva Constitución –que pretende hacer tábula rasa de la oposición democrática– pidió en un momento determinado de la ceremonia que el público se levantara para aplaudir a doce generales, presentes en el acto con su plétora de condecoraciones. «Estos son mis poderes» fue el mensaje que quiso transmitir el dirigente venezolano, publica ABC de España.

La sangrienta y dosificada represión en las calles, durante los cuatro meses de protestas ininterrumpidas, está liderada por la policía militarizada del régimen –la Guardia Nacional Bolivariana– y por colectivos de matones, no por el Ejército. El presidente Maduro sabe que la clave de su supervivencia en el poder reside en las Fuerzas Armadas. Y las cuida con esmero desde el primer día para evitar que puedan derribarle con un golpe; o, si lo dan, que sea una chispa de artificio sin resultado.

El chavismo mantiene una relación estrecha con el Ejército venezolano desde sus mismos orígenes. Hugo Chávez fue, al fin y al cabo, un militar gallito con carisma popular, autor de un fallido golpe contra la democracia en 1992, seis años antes de ser elegido en las urnas. Nicolás Maduro, su sucesor, es, en cambio, un conductor de autobuses con una trayectoria de lucha sindical, que sabe desde el primer momento cómo contentar y tener bajo control a la jerarquía militar venezolana.

De entrada, el generalato es un universo y un galimatías para sus propios miembros, lo que dificulta las conspiraciones cuartelarias al más alto nivel. El año pasado, Nicolás Maduro promocionó a ese rango en un solo día a 195 oficiales. Se calcula que Venezuela tiene en estos momentos unos 2,000 generales. Estados Unidos, la superpotencia, se las arregla con alrededor de 900.

La jerarquía de las Fuerzas Armadas venezolanas goza de unas prebendas oficiales inéditas en ningún otro país del globo. Militares o exmilitares ocupan 11 de los 32 ministerios, encabezan 11 de los 23 gobiernos estatales, dirigen la importación y la distribución de la comida, y tienen una participación en el control de las fronteras, las rutas y los puertos. Los generales tienen acceso a los dólares, al ridículo cambio oficial con los bolívares, y los servicios de inteligencia extranjeros tienen bien documentada su relación con el narcotráfico. Son demasiadas ventajas como para soñar en una aventura golpista bien elaborada… mientras el régimen chavista no trate de implicarles de modo directo en la represión sangrienta del pueblo.

Rompan filas

La oposición democrática no cuenta, por supuesto, para sus cálculos con el golpismo, el endémico mal latinoamericano, pero sí pide a las Fuerzar Armadas venezolanas que se impliquen de algún modo en la presión al régimen. Está, además, el descontento de la tropa. Como manifestó a ABC el dirigente opositor Henrique Capriles, los soldados venezolanos cobran poco más que el ridículo salario básico del país, mientras son conscientes del tren de vida de sus mandos, especialmente a partir de cierto rango. El patriotismo y el creciente desafecto interno en las Fuerzas Armadas es y seguirá siendo una fuente de inquietud para el régimen de Nicolás Maduro.

En abril pasado, tres tenientes coroneles colgaron en YouTube un vídeo en el que criticaban a Maduro y pedían al Ejército ponerse «en el lado correcto de la Historia». Raúl Baduel, ex comandante de las Fuerzas Armadas y exministro de Defensa, y actualmente en libertad condicional –como Leopoldo López y Antonio Ledezma– es para muchos un icono de la disidencia interna en el Ejército. Un vídeo suyo en el que se refiere a los «sinvergüenzas y criminales» que dan órdenes, ha sido viral entre las tropas, pero solo serviría de fuente de inspiración para algún loco, que pretenda la asonada a la caribeña.

Temir Porras (ex-confidente de Maduro), trabajó durante más de un lustro junto al actual presidente de Venezuela. Cuando Maduro era ministro de Relaciones Exteriores (2006-2013), aparecía como su más estrecho colaborador. Porras fue su jefe de gabinete y vicecanciller para Europa, Asia, Medio Oriente y Oceanía. Antes de ello, cumplió las funciones de viceministro de Educación Superior y asesor de política exterior del fallecido presidente Hugo Chávez.

Sus últimos puestos de responsabilidad fueron las presidencias del Banco de Desarrollo Económico Social y del Fondo de Desarrollo Nacional, cargos de los que salió en septiembre de 2013 sin que el gobierno ofreciera mayores explicaciones.

En la actualidad es profesor del prestigioso Instituto de Estudios Políticos de París, mejor conocido como Sciences Po.

En entrevista con el programa Newshour de la BBC, Porras ofreció su visión sobre la actual crisis política en Venezuela, marcada en los últimos días por la elección de una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) cuestionada por la oposición y diferentes gobiernos del mundo, incluyendo Colombia, Estados Unidos, México y la Unión Europea.

Qué opina de las denuncias de fraude en la elección de la ANC?

En el contexto de la enorme polarización que vive Venezuela ahora, cada declaración debería ser tomada con mucha precaución. Ha habido una serie de eventos. Primero, la oposición realizó una consulta. Desde el punto de vista político, pienso que era muy difícil para el gobierno organizar su propia elección y anunciar una participación menor.

En este momento, hay una guerra política y comunicacional entre el gobierno y la oposición y, por supuesto, cada declaración y cada cifra y cada prueba de adhesión de los venezolanos a un lado u otro tiene que ser tomada con cuidado.

Entonces, usted dice que claramente había una tentación para el gobierno para generar una cifra de participación mayor que la que dice haber obtenido la oposición.

Personalmente, creo que la cifra que anunció la oposición también era exagerada.

No creo que haya razón para decir que en la Venezuela de hoy algún número importe porque lo que más importa a los actores políticos es motivar a sus seguidores para transmitirles el mensaje de que van por el camino correcto, venciendo en esta pelea. Y, sí, el gobierno seguirá adelante con su propia estrategia que consiste en instalar esta Asamblea Nacional Constituyente.

Pese a cualquier crítica o señalamiento, dirá que se trata de un complot internacional o de la presión internacional que, ciertamente, se ha estado ejerciendo durante las últimas semanas. Probablemente cada uno de los chavistas dirá que esto es parte de la campaña internacional en contra de su gobierno.

Pero un presidente electo gobierna para todo el país no solo para su propia base y no asalta a líderes de la oposición como ocurre en Venezuela inmediatamente después de las elecciones del domingo.

Por supuesto, en un país normal tendrías un Ejecutivo que gobierna para todos y una oposición leal, pero eso no es lo que hay en Venezuela. Allá tienes un gobierno que quiere hacer una revolución y una oposición en la que hay una parte grande de la misma que usa tácticas insurreccionales, cuyo objetivo es derrocar al gobierno.

Cuando te refieres a los dos opositores (el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma; y el líder del partido Voluntad Popular, Leopoldo López) que fueron enviados de vuelta a la cárcel -porque ya estaban allí pero habían sido puestos en régimen de arresto domiciliario-, se trata de oponentes a quienes el gobierno considera como insurrectos que organizaron en 2014 una serie de manifestaciones que fueron, de hecho, muy violentas.

Una vez más, este no es un conjunto de instituciones normales, ni un sistema político normal. Hoy estamos a punto de que la violencia política se convierta en la norma.

¿Por qué no dejarle esta carrera por el poder a los ciudadanos, realizar unas elecciones generales y dejar que la gente decida como propone la oposición?

Creo que debes tener condiciones para organizar elecciones. ¿Qué pasaría después de las elecciones?, ¿qué le pasará al sistema político en Venezuela?, ¿será puesto preso todo el liderazgo chavista?, ¿tendrán que huir del país? Para tener elecciones necesitas tener un acuerdo sobre la situación de cada dirigente político. No tienes elecciones en un país que está al borde de la guerra civil.

¿Es usted todavía chavista?

Soy un chavista en el sentido de que trabajé para el presidente Chávez y en que creí y aún creo en su visión para el país. Hay millones de personas en Venezuela que se consideran chavistas, que son demócratas y creen con firmeza en la coexistencia política y que no necesariamente están de acuerdo con las políticas aplicadas por el gobierno de Maduro.

¿Cómo era trabajar con Maduro? ¿Es alguien que puede estar abierto a su sugerencia de abrir un diálogo con la oposición?

Él es el presidente, es el líder del chavismo. Esto va a ser un proceso muy difícil, pero es la única salida del punto muerto actual.

¿Es Maduro alguien testarudo?

¿Qué líder político no es un poco testarudo? El liderazgo se trata de que crees que tienes razón, ¿no? Lo conocí bastante bien, trabajé con él por varios años. Para mí, solía ser un político bastante pragmático, pero ahora en su papel de presidente se enfrenta a muchas tensiones. El chavismo es muy complejo y hay mucha presión sobre el líder de la etapa post-Chávez.

Él ha sido retado permanentemente por todos estos elementos que le están supervisando. ¿Está siguiendo él las políticas chavistas correctas?, ¿habría hecho el presidente Chávez las mismas cosas que Maduro? Entonces, él ha reaccionado como si fuera prisionero de algunos de los miembros más conservadores del movimiento chavista.

El conflicto entre órganos del poder público nacional existente en Venezuela demanda poner en marcha, con urgencia, un proceso de negociación. Así lo expresaron este viernes, 21 de julio, Miguel Mónaco, director del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab), y Pedro Afonso Del Pino, abogado constitucionalista y profesor de la Universidad Central de Venezuela (UCV).

La conversación entre Efecto Cocuyo y ambos expertos se dio luego de que la Asamblea Nacional procediera a designar a 33 nuevos magistrados, y de que la sala constitucional del Tribunal Supremo de Justicia se pronunciara, asegurando que tanto los nuevos magistrados como los involucrados en el proceso de designación incurrían en delito.

El camino de la negociación

“El mejor camino para salir de esta situación es el cumplimiento de la Constitución, eso sería un elemento clave, pero sabemos que es difícil. Entonces, la opción que tenemos es el camino de la negociación política para evitarle más costos y más problemas al país, pero la negocian requiere voluntad de las partes, condiciones para negociar y requiere de garantes”, plantea Del Pino.

“Es urgente hacer un llamado a la negociación entre las partes, para resolver cuanto antes, de manera pacífica y democrática, este conflicto. La negociación puede llegar tarde con un costo social muy alto, eso tenemos que evitarlo”, advierte Mónaco.

A juicio de los entrevistados, los magistrados designados este viernes 21 de julio por la Asamblea Nacional no estarían cometiendo delito alguno al asumir tal investidura, y en caso de que así fuese, no corresponde al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) la imputación de delitos sino al Ministerio Público (MP).

No hay usurpación de funciones

Para Mónaco, ni los magistrados ni los diputados han incurrido en los delitos de usurpación de funciones o traición a la patria. Explica que la Asamblea Nacional está actuando en el marco de sus atribuciones constitucionales, y que los nuevos magistrados no están usurpando funciones, pues han sido investidos por un órgano del Poder Público que fue electo, proclamado e instalado constitucionalmente.

“Alguien incurre en usurpación de funciones cuando se hace pasar por un funcionario público sin haber sido investido para ello. En este caso, la AN ha otorgado esa investidura”, sostiene el profesor Mónaco, quien además señala que tampoco han incurrido en delito de traición a la patria porque no han cometido, al respecto, ninguna de las acciones previstas en el Código Penal Venezolano.

Para el jurista, el argumento del desacato, planteado por el TSJ para anular las acciones de la AN, es “irrelevante”. Explica que los votos de los diputados que, a juicio del TSJ, fueron incorporados de modo irregular, “no podrían cambiar la voluntad del órgano parlamentario”.

Dos sistemas jurídicos

Es peligroso, a juicio de Mónaco, este enfrentamiento entre el TSJ y la AN, órganos del poder público nacional. “Estamos presenciando la conformación de dos sistemas jurídicos: uno planteado por la AN con base en lo establecido en la Constitución de 1999 y otro planteado por el TSJ en el marco de un proceso de instalación de una Asamblea Nacional Constituyente (ANC)“.

“Con lo sucedido hoy, los dos sistemas jurídicos que parecen estar conformándose comienzan a conformar, a su vez, autoridades distintas, lo que es muy peligroso. Ya veníamos presenciando el rompimiento del Estado de derecho por lo que respecta al derecho, ahora comenzamos a presenciar el rompimiento del concepto de Estado, ahora el poder público comienza a resquebrajarse”, explica Mónaco.

El profesor Del Pino, quien considera que estamos transitando un camino de desconocimiento entre poderes, advierte que la Constitución no tiene vigencia, por lo que pareciera que “la autoridad que tendrá poder es la que tenga fuerza para ejercer la coacción y la represión”.

Aunque Del Pino desconoce qué pudiera suceder con los nuevos magistrados, considera que la negociación puede evitar una mayor conflictividad y violencia en Venezuela.

Fuente: efectococuyo

Destacadas


Opositores presos, detenciones arbitrarias, la justicia alimentando a la impunidad, escasez de alimentos y medicinas, forman parte de la rutina del venezolano. A diario aumenta el número de personas detenidas por razones políticas.




Maduro impone un sistema represivo que castiga todas las formas de disenso que están consagradas en la Constitución. Todos los derechos civiles y políticos están bajo el control militar. La represión es aplicada por las fuerzas de seguridad, los grupos armados alineados con el régimen y la delincuencia organizada.




¿Qué si los trabajadores necesitan y merecen un aumento? Claro que sí.  ¿Qué si el incremento del sueldo mínimo ayudará al pueblo? Obviamente que no. 



Dentro de algunos años, cuando se haga la historia del siglo XX venezolano sin el apasionamiento con el que se analiza aún ese período, dado el impacto que tiene en nuestras vidas, estoy seguro de que se revalorizará la figura de Teodoro Petkoff.

Teodoro ha vuelto a ser noticia en estos días. Ha sido sobreseído en un esperpento judicial que le montó el poder. Es un nuevo capítulo de la vida de Petkoff, quien está retirado de la vida pública luego de ser protagonista de primer orden en Venezuela en la segunda mitad del siglo XX y en las primeras décadas del siglo XXI.

El periodismo político aplanó la trayectoria intelectual y política de Teodoro en esa manía periodística de tener una frase que ayude a definir al personaje. De esa manera, tantas veces en las agencias internacionales de noticias también terminé escribiendo “Teodoro Petkoff, el ex líder guerrillero…” Y digo que se aplanó su trayectoria porque en realidad Teodoro, para toda la izquierda e intelectualidad en Europa y América Latina, fue en verdad un ícono.

Con su libro “Checoslovaquia, el socialismo como problema”, Petkoff marcó una ruptura intelectual y política para toda una generación latinoamericana y europea con el socialismo burocratizado y represivo de la extinta URSS. La historia terminó dándole la razón a Teodoro, quien al cuestionar en 1969 la imposición de Moscú sobre la primavera checa, trazó la crítica –desde la izquierda- en contra de la burocracia comunista, la misma que terminaría implosionando tres décadas después.Teodoro fundó luego el Movimiento al Socialismo, junto con el también emblemático Pompeyo Márquez, tuvo la experiencia como ministro en la segunda administración de Rafael Caldera, relanzó el diario El Mundo (cuando era vespertino) y luego fundó Tal Cual. Parlamentario de larga data ha tenido la capacidad de revisar sus propias decisiones e incluso corregirlas en público. “Sólo los estúpidos no cambian de opinión” es una de sus frases que simbolizan su perspectiva vital.

En la parte final de los 90, siendo periodista de una agencia de prensa europea, comencé a frecuentar las ruedas de prensa que ofrecía Petkoff como ministro, y también comenzó a ser una fuente ineludible en años en los que no parecía pasar nada en Venezuela. Teodoro, con su estilo vehemente y polémico, terminaba siempre por darle algún titular a los periodistas que supieran pescar en su discurso.

Al pasar los años e iniciarse el siglo XXI, Teodoro dejó la arena política, al entender que desde la prensa (dirigiendo un periódico) podría incidir públicamente. Era otra forma de hacer política no partidista. Yo por aquel tiempo dejé el periodismo diario para buscar un espacio en la universidad, el país necesitaba de análisis, reflexión y explicaciones. Luego de algunos años nos encontramos.

La innovación a la que apostaba Tal Cual les llevó a abrir una columna dedicada a analizar el tema de los medios y la libertad de expresión en Venezuela. En conversaciones con Javier Conde, entonces jefe de redacción, bautizamos como “Infocracia” a aquella columna semanal que comenzó a publicarse en 2005. Dos años después, el cierre de RCTV vino a demostrar la importancia de aquel tema (los medios y las libertades) en la agenda pública nacional. En mi caso, Infocracia pasó ser una suerte de sello personal.

Ser colaborador de Tal Cual me abrió la puerta para conversar ocasionalmente con Teodoro. Durante varios años cada vez que me tocaba recibir y atender en Venezuela a periodistas, académicos o defensores de derechos humanos, una cita obligada era llevarles a un encuentro con Petkoff. Para algunos de ellos, en verdad, entrevistarse con él en persona, terminaba siendo lo más significativo de su visita al país.

Por aquel tiempo, por el año 2009, Teodoro me dio una lección de humildad por la que estaré en deuda con él, siempre. Azucena, su fiel asistente, me llamó: Teodoro quiere verte. Pensé que sería para tratar algún asunto relacionado con mi columna o sobre algún trabajo especial para Tal Cual.

Cuando llegó el día pautado para la reunión, Teodoro me explica que va a tener un encuentro con editores y directores de medios en Estados Unidos y que le han pedido su visión sobre la situación de libertad de prensa en Venezuela.

Libreta y lápiz en mano Teodoro me pidió que le explicara, sí, que yo le explicara, cómo es que funcionaba la hegemonía comunicacional y sus tentáculos en Venezuela.

Durante la siguiente hora Petkoff sencillamente fue un discípulo, me hacía preguntas, tomaba notas y me pedía precisiones. Aquel momento ha marcado un hito en mi vida personal y profesional.

Gracias, Teodoro.




Ya inició este 2017, y la pregunta que muchos venezolanos nos estamos haciendo es ¿qué es lo que viene?



La Asamblea Nacional es el único poder legítimo que le queda a  Venezuela. Maduro y los clanes del gobierno conociendo esa realidad le han limitado todas sus potestades.



Deportes


Ocho venezolanos al Mundial en Santa Cruz de Tenerife


La delegación venezolana de karate conformada por ocho atletas partió al Campeonato Mundial Juvenil y Sub 21 que se realizará del 25 al 31 de octubre en Santa Cruz de Tenerife, en España. En el...


Leer más...

Nuevo récord mundial establece Joyciline Jepkosgei


La keniana Joyciline Jepkosgei se impuso este domingo en el medio maratón de Valencia (España), estableciendo un nuevo récord del mundo de la distancia con un tiempo de 1 hora 4 minutos y 51...


Leer más...

Dodgers pasan a la Serie Mundial


Enrique Hernández despachó tres jonrones y siete carreras remolcadas, y Dodgers de Los Ángeles aplastó 11-1 a Cachorros de Chicago para avanzar a su primera Serie Mundial en casi tres décadas.

...


Leer más...

Real Madrid afectado por importante baja


Keylor Navas sufrió una lesión muscular en el abductor derecho, como confirmaron las pruebas a las que fue sometido este viernes por los médicos del Real Madrid.

La lesión se presentó en la misma...


Leer más...

Mourinho anunció que Ibrahimovic volverá a jugar a final de año


Mourinho indicó que el regreso de Ibrahimovic  tendrá lugar a finales del 2017
Leer más...