El fiscal general de la República designado por el oficialismo, Tarek William Saab, acusó este martes al presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, de ser el “autor intelectual” de la malversación de los fondos que debían ser destinados para la atención de los militares que desertaron del Gobierno de Nicolás Maduro y que huyeron hacia Cúcuta.

En declaraciones ofrecidas a la prensa desde la sede del Ministerio Público, el fiscal apuntó que la ciudadana Rossana Edith Barrera Castillo y Kevin Javier Rojas Peñaloza fueron los autores materiales del entramado de corrupción. “A Juan Guaidó le debería dar vergüenza dar declaraciones cuando encabeza una mafia de corrupción”, manifestó.

Saab expresó que Barrera Castillo y Rojas Peñaloza se encargaron de falsificar facturas para hacer ver que pagaban facturas de hoteles en donde supuestamente de alojaban los militares desertores, pero en realidad las cantidades eran canceladas por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

Apuntó que ambos ciudadanos “inflaron” el número de desertores que se encuentran en Cúcuta “para justificar el despilfarro” de los fondos económicos. “El dinero se habría utilizado para gastos personales, alcohol e incluso prostitutas, y se presume que es utilizado también para financiar la desestabilización contra Venezuela”, aseguró.

El funcionario afirmó que los fondos que administran estas personas designadas por Guaidó como sus representantes en Colombia son asignados desde Venezuela, por lo que corresponde a la jurisdicción venezolana investigar la procedencia del dinero y su utilización. “A Rosanna Barrera y a Kevin Rojas se les imputan los delitos de legitimación de capitales, corrupción y asociación para delinquir”.

“Este hecho es de suma gravedad, pues el diputado Juan Guaidó, con apoyo de Estados Unidos y otras potencias extranjeras ha pretendido usurpar el cargo de Presidente de la República y es el jefe directo de los involucrados en estos hechos”, dijo Saab.

Asimismo, se refirió a la junta directiva nombrada por Guaidó en Citgo, filial de Petróleos de Venezuela en Estados Unidos: Si con estos fondos hicieron desguase, ¿quién controla el dinero que de allí se deriva? ¿Quién lo supervisa? (…) “Este grave hecho evidencia que el diputado Guaidó dispone de fondos de la República, robados de cuentas pertenecientes al Estado venezolano por autoridades extranjeras, y que estos fondos se están administrando sin transparencia alguna”.