El Defensor de los Derechos Humanos en el estado Anzoátegui, José Santoyo, denunció que en el Hospital de Niños Rafael Tobías Guevara, de Barcelona, atienden hasta 10 casos diarios por desnutrición. “Una niña de cinco meses de nacida fue la última víctima fatal del hambre y la falta de insumos que padece la entidad, donde existe una mala política alimentaria por culpa de la deplorable gestión”. 

Agregó que en el principal centro hospitalario del estado carecen de insumos para garantizar el tratamiento a los infantes que llegan en delicado estado de salud y que terminan complicándose por falta del suministro de antibióticos y complejos vitamínicos que permitan su recuperación.

Santoyo informó que en lo que va de año han fallecido 25 personas producto de cuadros diarreicos y desnutrición severa, cifra que en su mayoría corresponde a menores de seis años de edad. “Los médicos están trabajando con las uñas por falta de insumos y medicamentos. También tenemos familias que viven en extrema pobreza y no cuentan con ayuda del gobierno regional, pues denuncian que les han negado hasta las cajas de alimentos que distribuyen los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap)”, manifestó.

Mencionó que uno de los sectores donde sus habitantes viven en precarias condiciones es la comunidad de Tumba de Bello, donde más de 35 niños presentan síntomas de desnutrición.

También responsabilizó de lo que ocurre en la gerencia de la Hidrológica del Caribe (Hidrocaribe), que a su parecer no está procurando mejorar la potabilización del agua y por ende se mantienen las infecciones intestinales por ingesta del líquido contaminado.

Exhortó a las autoridades de turno hacerle frente a la situación que les compete y dejar de ignorar la necesidad primaria de los anzoatiguenses, pues consideró que la mala gestión y poca planificación sanitaria y alimentaria están elevando las muertes por desnutrición y diarrea en la entidad.

“Debemos también indicar que son pocas las escuelas que mantienen activos los planes de alimentación, que han sido dejados de lado, lo que ha traído como consecuencia deserción escolar y poco alcance a los alimentos durante la jornada escolar”, destacó.

Fuente: elpitazo