La petrolera española Repsol suspendió sus intercambios de productos refinados por crudo venezolano con la estatal PDVSA, dijeron a Reuters funcionarios vinculados al área.

La medida, que no ha sido oficializada, se da en momentos en que Estados Unidos está imponiendo nuevas sanciones para evitar el acceso a ingresos petroleros por parte del Gobierno del presidente socialista Nicolás Maduro.

La firma española ha estado cobrando dividendos pendientes de sus proyectos en Venezuela mediante la recepción de crudo venezolano, que en parte intercambia por combustible enviado al país sudamericano. El acuerdo se ha mantenido en pie incluso tras la imposición de nuevas sanciones por parte de Washington para presionar la salida de Maduro.

El acuerdo convirtió este año a Repsol en uno de los principales proveedores de combustible de la nación miembro de la OPEP, junto con Rosneft de Rusia y Reliance Industries de India, según tres fuentes y datos de seguimiento de embarcaciones.

El Gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, culpa a Maduro por una grave crisis económica que ha obligado a huir a millones de venezolanos. Washington y docenas de otros países reconocen al líder opositor Juan Guaidó como el presidente interino de Venezuela.

Aún no se ha tomado una decisión final sobre si Repsol cancelará definitivamente el acuerdo de canje con Venezuela, que fue acordado a fines de 2018, dijeron las fuentes. Un portavoz de Repsol declinó comentar sobre los intercambios de petróleo.

Pero una de las fuentes dijo que la compañía se había estado comunicando con el Gobierno de Trump a través de la embajada de Estados Unidos en España, que también declinó hacer comentarios.

Repsol ha dicho que está acatando las sanciones impuestas por Washington a Pdvsa, que prohíben cualquier uso del sistema financiero estadounidense o subsidiarias con sede en Estados Unidos para negociar acuerdos con la petrolera venezolana.

El Departamento del Tesoro otorgó plazo a los compradores de petróleo venezolano hasta el 28 de abril para completar transacciones existentes.

El envío más reciente de gasolina de Repsol llegó a Venezuela el 25 de marzo a bordo del Torm Laura, de acuerdo con los datos de seguimiento de buques de Refinitiv Eikon y la consultora Kpler.

Hasta el miércoles, el Achilleas, un tanquero Suezmax fletado por Repsol, permanecía anclado cerca del puerto petrolero de Jose en Venezuela, tras cargar aproximadamente un millón de barriles de crudo pesado el 6 de abril, según los datos de Refinitiv.

Otro Suezmax fletado por Repsol ha estado fondeado frente a Jose durante al menos una semana después de cargar petróleo, según fuentes de envío y datos de Refinitiv. De acuerdo con una de las fuentes, los petroleros esperan instrucciones de Repsol antes de zarpar.

Un grupo separado de 11 tanqueros cargados, que fueron fletados por las firmas estadounidenses Chevron Corp, Valero Energy y Citgo Petroleum han estado fondeados frente a Jose por más de dos meses luego de complicaciones de pago a Pdvsa derivadas de las sanciones.

El asesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, anunció el miércoles en Miami una serie de sanciones a Cuba y Venezuela, aumentando la presión sobre Maduro y los países que lo apoyan.

En febrero, España importó aproximadamente 75,920 barriles por día (bpd) de petróleo venezolano, una reducción versus los 84,650 bpd el mes anterior, cuando las compras fueron impulsadas por el canje Repsol-Pdvsa. El país europeo importó un promedio de 12,630 bpd de crudo venezolano durante 2018.

Fuente: reuters