El analista financiero Henkel García aseguró que el apagón que paralizó al país entero el pasado 7 de marzo se perdieron reces, producción de leche y se presentaron daños en distintos niveles de las industrias que se deben contabilizar, que representa un signo del deterioro del país.

Explicó que instituciones como Fedenaga, Empresas Polar y empresas del estado Zulia han presentado informes con las pérdidas que se registraron durante las horas del apagón, esto trae efectos negativos y pérdidas que podrían traducirse en 1 o 2 puntos porcentuales del Producto Interno Bruto. Señaló que la dolarización es producto de la hiperinflación en Venezuela.

El pago en dólares pasó de ser común a continuo durante los días del apagón ante las dificultades en operaciones bancarias y la escasez de bolívares en efectivo, “Hoy por hoy Venezuela tiene la mitad del efectivo que debería tener y también de una masa monetaria en la parte electrónica”. Aseguró que ya nadie ahorra en bolívares, se ahorra en dólares y este medio fue el utilizado durante las fallas eléctricas.

Viviendo en hiperinflación
García manifestó que en el mes d enero se registró la inflación más alta hasta el momento y en febrero disminuyó; sin embargo, en comparación con febrero del año 2018 no se puede afirmar que existe una desaceleración. En este escenario, algunos precios de productos y servicios no incrementan como en días anteriores.

Fuente: elestimulo