La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) emitió un comunicado en el que afirman que las marchas previstas para este miércoles 23 de enero representan “un signo de esperanza” para todo el país y exhortaron a las fuerzas de seguridad del Estado que protejan a la población que participará en los actos de calle previstos en Caracas y en varios estados del territorio nacional.

”Estas marchas no son el final del camino, sino un signo de futuro en proceso que debemos construir entre todos, sin excepción. No podemos cargar todo el peso de las responsabilidades a una sola persona ni a una sola institución, pues somos una nación y como tal debemos enfrentar las dificultades (…)”, dice el texto firmado por la directiva del Episcopado.

Los representantes de la Iglesia Católica como ciudadanos exhortaron a la “Fuerza Armada Nacional y a los diversos órganos de seguridad del Estado para que protejan a la población, la acompañen y respeten con un sentido cívico ante las demandas de sus derechos y de nuevas realidades en el contexto de lo político.”, dice el escrito.