El Cardenal Jorge Urosa Savino, arzobispo emérito de Caracas, aseguró que estaría en disposición de participar en un eventual diálogo o negociación con el Gobierno para lograr soluciones a la crisis del país, así como lo manifestó el Nuncio Apostólico, Monseñor Aldo Giordano.

En este sentido, señaló que para este escenario sea factible, tendría que evaluarse la función y el rol del clero en el proceso de mediación. “Para que se dé algo realmente serio, creíble, es preciso que el Gobierno primero cumpla las condiciones o exigencias a las que se había comprometido a fines de octubre del año 2016”, destacó.

Asimismo, recordó que el Ejecutivo Nacional se mantiene en “deuda” en base a las exigencias realizadas por el Secretario de Estado de Vaticano, Cardenal Pietro Parolin el 1 de noviembre de 2016. “Se trata del reconocimiento de la Asamblea Nacional y el respeto de sus facultades constitucionales; solucionar la crisis social por escasez y carestía de los alimentos y las medicinas; la libertad de los presos políticos, y promover elecciones en condiciones de transparencia y equidad política”, dijo, al tiempo que lamentó el bloqueo de la plenaria, por lo que recalcó que serían necesarias señales claras de cooperación por parte de Gobierno para establecer un diálogo.

“La Asamblea Nacional sigue estando bloqueada; sigue habiendo presos políticos y, peor aún: No se ha aclarado la extraña, trágica e inesperada muerte del Concejal Fernando Albán detenido sin el debido proceso, ocurrida en circunstancias muy oscuras y que suscitan mucha suspicacia. Por último, en cuanto a elecciones, han inhabilitado de varias formas e ilegalmente a los principales partidos políticos de la oposición”, subrayó, según lo reseñado por el diario Tal Cual.

Por tal motivo, sentenció que primero es fundamental que “cumplan sus deberes constitucionales de respetar a los otros poderes, y de garantizar la salud y la alimentación del pueblo, y que respeten los derechos humanos, civiles, sociales y políticos de los venezolanos”, concluyó.