Félix Ramón Osorio Guzmán fue uno de los militares de poder que estuvo al frente de varios de los entes gubernamentales encargados de importar y distribuir alimentos a precios subsidiados, cargos que le valieron acusaciones formales por corrupción en dos de los casos más polémicos desde la llegada de la “revolución” socialista: la estafa maletín de Cadivi y Pudreval.

El General de Brigada ocupó la cartera de Alimentación en dos ocasiones: el primer mandato lo gestionó bajo la presidencia de Hugo Chávez, entre los años 2008 y 2010; y el segundo con Nicolás Maduro, entre 2013 y 2014, siendo el primer ministro de Alimentación designado para la gestión presidencial 2013-2019. Al mismo tiempo, Osorio Guzmán presidió la Corporación de Abastecimientos y Servicios Agrícolas S.A. (CASA) y el Mercado de Alimentos (Mercal), este último desde el año 2006.

Caso Pudreval
Durante la primera gestión de Osorio salió a la luz pública el caso de los contenedores hallados en varios estados del país con miles de toneladas de alimentos (carnes, leche en polvo, granos) vencidos. El primer escándalo fue en 2008, cuando 65 contenedores fueron encontrados con comida putrefacta. El valor de importación de los alimentos, ascendía a los USD 4.4 millones.

Para entonces, Pdval, la estatal encargada de las negociaciones, estaba adscrita a Pdvsa, por lo que el General no resultó salpicado en esa ocasión, sin embargo, en 2010, tras la creciente escalada del guiso, que incluía sobreprecios y sobornos a cambio de comida próxima a descomponerse, la importadora y distribuidora de alimentos fue designada al Ministerio de Alimentación. En 2010, la cantidad de comida descompuesta encontrada en contenedores ascendía a 116 mil toneladas.

Osorio aseguró que las acusaciones que señalaban como responsables del mega guiso a Luis Pulido, presidente de Pdval, y a dos miembros de la junta directiva, Vilyeska Betancourt y Ronald Flores, habían sido exageradas por la prensa y apuntó que la cantidad de alimentos vencidos en contenedores era mínima si se comparaba con la que había sido distribuida en ese periodo de tiempo. Poco después, los tres funcionarios fueron puesto a la orden de la justicia, y tras varios años de engavetado el caso, se les dictó pagar una multa de 60 millones de bolívares por daños causados al patrimonio público.

Según una investigación publicada por Armando.info en 2016, en su segunda gestión como ministro de Alimentación, tres años después del primer escándalo, el General “militarizó la conducción de la productora y distribuidora de alimentos Pdval, y colocó a oficiales como miembros principales o suplentes, de seis de los ocho cargos de la junta directiva de la compañía”, entre ellos, Luis Moreno Machado y Luis Fernández Abreu, ambos compañeros de la promoción “José Trinidad Morán”, de la cual egresó en 1990.

Caso Cadivi
En la misma, se graduó Manuel Barroso, presidente de la extinta Comisión de Administración de Divisas (Cadivi) a la cual también perteneció Osorio. Durante este periodo, ambos conformaron una red de corrupción que se ejecutó a través de dos empresas maletín pertenecientes a Barroso: Alimentos Venenceres y Fármacos Venenceres, las cuales obtuvieron USD 23.5 millones por Cadivi.

Con la excusa de importar atún ecuatoriano para proveer a Mercal, Alimentos Venenceres recibió millones de dólares a tasa preferencial a través de 16 contratos, aprobados entonces por Osorio, presidente de la estatal. La red también estaba conformada por Carlos Arias Delgado y Eduardo Escalante Pérez, ambos militares y funcionarios públicos.

Una investigación de El Nacional, apunta que a la primera compañía le fueron aprobados en 2011 alrededor 213.000 dólares, pero al año siguiente las asignaciones aumentaron en más de 8.000% hasta alcanzar el pico de 17.6 millones de dólares, mientras que la segunda, recibió dólares en el año 2012. Ambas empresas fueron creadas en 2010 y no contaban con expediente alguno al momento de la asignación de divisas.

En 2016, con la mayoría opositora en la Asamblea Nacional (AN), la Comisión de Contraloría inició las respectivas investigaciones para determinar quiénes eran los funcionarios implicados en el mayor robo a la nación que se había registrado hasta la fecha. Mientras que Barroso fue señalado por el caso de Cadivi, Osorio fue implicado directamente en el caso de Pdval.

Además de su implicación en estos casos, un reporte de Cuentas Claras Digital, señala al General de ser uno de los que dio pase libre indefinido a la corrupción en las estatales de alimentos. Durante su paso por CASA, el Ministerio de Alimentación y Mercal, Osorio afianzó las mafias impulsadas por sus predecesores, quienes a través de un personaje llamado Naman Wakil, de origen sirio y nacionalizado venezolano, instauraron una red internacional con empresas en paraísos fiscales, en las que depositaban el dinero de las millonarias contrataciones con sobreprecio para la importación de comida.

Wakil adquiría carne u otros alimentos prontos a vencerse a cambio de costos irrisorios, y llegaba a un acuerdo con los exportadores para que firmaran contratos con precios muy superiores, a cambio de darles una parte de la suma. Una vez concretado el trato, transfería el dinero a otras empresas con nombre idénticos a las importadoras extranjeras pero radicadas en paraísos fiscales. Incluso, el sirio conformó una compañía idéntica a CASA en el mencionado país, al cual, enviaba los fondos a estas otras compañías fantasmas.

“Aquí se hace cola para todo”
Apartando los guisos, Osorio es recordado en la palestra pública por el cínico comentario “aquí se hace cola para todo”, el cual hizo cuando la escasez de alimentos se empezó a agudizar y los venezolanos hacían horas e incluso días de cola para comprar los productos básicos. “Aquí se hace cola para todo. Para ir a conciertos, al cine, al banco, pero critican las colas para comprar alimentos”, dijo pocos meses antes de ser relevado del cargo. El General impulsó el control de compras diarias por persona y prometió acabar con la escasez en los primeros 60 días de su gestión.

Osorio continúa respaldando al Gobierno de Nicolás Maduro. Según consta en su cuenta en Twitter, se mantiene en actividades netamente militares, sin embargo, se ha mantenido bajo perfil desde que la comisión de Contraloría de la AN inició una investigación contra diversas autoridades por presunta corrupción.

Fuente: elcooperante