El secretario de Estado de Estados Unidos (EE. UU.), Mike Pompeo, advirtió que las empresas de «la comunidad marítima mundial» que intenten hacer negocios con buques vinculados a Irán, Corea del Norte y Siria les hace estar en riesgo de sufrir «graves consecuencias».

Pompeo reiteró que el pasado 14 de mayo la nación norteamericana alertó a las navieras y los operadores del sector energético y los metales contra las prácticas fraudulentas en negocios marítimos con Irán, Siria y Corea del Norte, reseñó RT.

El Departamento de Estado, del Tesoro y la Guardia Costera de EE. UU., señalan directamente a Irán, Siria y Corea del Norte como países que toman medidas para evadir las sanciones estadounidenses e internacionales.

Por su parte, este domingo, el Ministerio de Exteriores de Irán anunció a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que se reserva el derecho a adoptar «las medidas apropiadas y necesarias» en contra de Estados Unidos (EE. UU.) si esta nación amenaza los buques petroleros de combustible que están siendo enviados a Venezuela.

En la misiva enviada por República Islámica al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, Irán denunció el domingo 17 de mayo que las amenazas de EE.UU. en contra de sus petroleros y buques cisternas «son ilegales, peligrosas y provocativas» para la paz y la seguridad internacional. Asimismo, exigió «cese del acoso» por parte de la nación norteamericana y respeto al derecho internacional.

Según voceros del gobierno de Irán, las sanciones estadounidenses «han demostrado en la práctica que no tienen valor y que enviar sus barcos a las costas de Venezuela lleva el mensaje de que las sanciones no han sido tan efectivas como se afirma», así como aseguran que el precio del combustible que cargan esos barcos «ya fue pagado en oro por Venezuela».

Fuente: EFE/AP