El director para las Américas del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Mauricio Claver-Carone, aseguró el 18 de mayo que la Casa Blanca amenazó con «sanciones devastadoras» a las petroleras Repsol, ENI y Relliance si no dejan de bombear petróleo en Venezuela para posteriormente venderlo en el mercado internacional.

Claver-Carone explicó que para ninguna petrolera incluyendo Chevron, que tiene unos meses para quedarse con el mínimo de operaciones en nuestro país, hay excepciones que permitan trabajar en los campos petroleros venezolanos.

«Les prometemos que nadie tiene excepciones para las sanciones que podamos imponer debido al transporte y los negocios con el régimen de Nicolas Maduro. Lo tenemos muy claro».

Enfatizó que existe un ejemplo claro con lo ocurrido con Rosneft Trading, filial de la empresa estatal rusa Rosneft que cesó recientemente operaciones en Venezuela.

Claver-Carone dijo que el Gobierno de EEUU ya ha contactado con las tres petroleras para recordarles también lo sucedido con TNK Trading International, una filial de la petrolera estatal rusa Rosnef Oil que fue sancionada en febrero por exportar petróleo extraído en Venezuela.

Un alto funcionario del gobierno de Estados Unidos aseguró la noche de 22 de abril que la compañía petrolera española Repsol, que también tiene operaciones en Venezuela, ha cesado algunas de sus actividades en nuestro país.

EE.UU le habría pedido a la compañía en una conversación que paralizaran varias actividades «y por ahora, según tenemos entendido, lo han hecho. Estamos agradecidos por ello y les alentamos a no cambiar de opinión».

También explicó que ante el esquema de pago a Repsol con petróleo por parte de Venezuela, como parte de deudas acumuladas, el funcionario de EEUU indicó que ya el pago por «trueque» ya no es viable y que es una actividad que ya no están haciendo, pero advirtió que «si vuelven a hacerlo otra vez, Estados Unidos considerará esas actividades como sancionables».

Ya para septiembre de 2019, Repsol estudiaba opciones, incluso en el oeste de Canadá, en busca de petróleo para sus refinerías europeas ante la caída de los suministros de Venezuela y México.

La petrolera española está considerando el ferrocarril para transportar hasta medio millón de barriles de crudo pesado al mes a través de 3.075 kilómetros, desde Alberta a Montreal, antes de cargarlo en camiones cisterna con destino a Europa.

@GustauAlegret
El director para las Américas en el @WHNSC Mauricio Claver-Carone amenaza con sanciones a la compañía @REPSOL de #Espana si continúa exportando #crudo de #Venezuela y violando las sanciones a @NicolasMaduro | La entrevista a la 9pm ET en @CPoderNTN24 | @NTN24 ▶️ Aquí el avance:

17:45 - 18 may. 2020

Fuente: bloomberg/EFE/elmundo.es