" />

El juez Antonio Serrano-Arnal, titular del Juzgado de Instrucción número 31 de Madrid, comenzó las investigaciones sobre lo ocurrido el pasado 20 de enero en el aeropuerto de Barajas con la "visita" de la vicepresidenta Delcy Rodríguez a ese país y su reunión con el ministro de Transporte, José Luis Ábalos, para ver si hubo delito o no por la presunta violación de sanciones impuestas a la venezolana por la Unión Europea. También aceptó la inhibición del juez de Instrucción número 47 de Madrid, Adolfo Carretero, a quien le fue asignado de primero el caso denominado como "Delcygate"

Según fuentes fidedignas consultadas por el portal Europa Press, Serrano-Arnal solicitó al Ministerio del Interior que le envíe los protocolos de llegada de los pasajeros a la terminal aérea, luego de haber asumido la denuncia realizadas por los partidos PP, Vox y Laócratas.

También aceptó la inhibición del juez de Instrucción número 47 de Madrid, Adolfo Carretero, a quien le fue asignado de primero el caso denominado como "Delcygate".

Pidió igual a la cartera del Interior una explicación de cómo funciona la normativa del aeropuerto y quiénes son los responsables de llevar a cabo el protocolo para atender la llegada de altos funcionarios.

Recibió la declaración jurada del vigilante que testificó en el caso, quien alegó que Delcy Rodríguez sí pisó el territorio español y que introdujo a España dos carros de maletas. Ese es el mismo trabajador que fue suspendido de su empleo y de su sueldo por dos meses, según el portal porque facilitó que se grabara la sala de la terminal ejecutiva que usó la vicepresidenta venezolana en su escala en Madrid.

Entre las otras asignaciones pendientes del juez está revisar las cámaras de seguridad de las dependencias del aeropuerto, en especial la sala VIP donde habría estado la sancionada por la Unión Europea.

fuente. europapress