El Gobierno de Suiza decidió entregar a la justicia estadounidense documentos bancarios relacionados a una trama de corrupción que habría sido liderada por exfuncionarios chavistas y que ha podido costarle a Venezuela uno 4.500 millones de dólares.

Los señalados en este esquema son investigados por haber pagado inmensos sobornos a funcionarios venezolanos para poder entablar un esquema donde empresas bajo su control otorgaban a Pdvsa prestamos en bolívares que luego eran pagados en dólares haciendo uso del enormemente lucrativo tipo de cambio oficial

El expresidente de la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), Rafael Ramírez; los banqueros Luis Oberto e Ignacio Oberto; el empresario Alejandro Betancourt y su primo Francisco Convit; y el exviceministro de Energía, Nervis Villalobos, forman parte de una investigación que realiza EE.UU en contra de empresarios y funcionarios venezolanos involucrados en lavado de dinero.

Los señalados en este esquema son investigados por haber pagado inmensos sobornos a funcionarios venezolanos para poder entablar un esquema donde empresas bajo su control otorgaban a Pdvsa prestamos en bolívares que luego eran pagados en dólares haciendo uso del enormemente lucrativo tipo de cambio oficial.

La mayor parte del dinero sucio fue transferido a cuentas controladas por los hermanos Oberto en el banco Compagnie Bancaire Helvetique, y el resto a sus cuentas en EFG Bank AG y otras siete otras instituciones financieras suizas, según señalaron las autoridades estadounidenses en una carta oficial dirigida a sus homólogos suizos.

Los documentos bancarios dejan el camino libre para que fiscales estadounidenses puedan presentar cargos en lo que está siendo descrito como el mayor caso de corrupción venezolana visto hasta ahora.

Fuente: elnuevoherald