El diario norteamericano The New York Times afirmó en un artículo publicado este domingo que Nicolás Maduro pactó con Lorenzo Mendoza, presidente de Empresas Polar. Razón por la cual dejó de atacar esta corporación.

“A medida que Venezuela se hundía más en la crisis económica en 2017 y su gente buscaba una salida, un nombre seguía apareciendo: Lorenzo Mendoza. Su popularidad fue tal que los encuestadores lo midieron contra Maduro en simulacros de enfrentamientos presidenciales”, reseña el periódico estadounidense.

Ante la creciente popularidad de Mendoza como un posible contendor electoral, el régimen aplicó una política de persecución a todo el sector privado, pero principalmente hacia Empresas Polar, arguye la publicación citada en el portal de El Nacional.

Un régimen socialista sin escapatoria para sobrevivir
De repente, Mendoza desapareció de la vista pública y Maduro dejó de llamarlo ‘ladrón’, ‘parásito’ y ‘traidor’. “El gobierno dejó de hostigar a Polar y comenzó a adoptar los cambios económicos que había propuesto Mendoza, como terminar con los controles de precios paralizantes”, asegura.

Este cambio, según el reporte, se debió a una tregua sellada secretamente entre el régimen y Lorenzo Mendoza en 2018.

En el artículo se comenta que dado al desgaste del sistema socialista aplicado por dos décadas, el régimen optó por convertirse en un autocracia que permite un capitalismo de facto.

Esto, “para evitar el colapso y asegurar su continuo control al poder”.