El presidente electo de Uruguay, Luis Lacalle Pou, ratificó que la decisión de no invitar al mandatario venezolano, Nicolás Maduro, fue de él y no de la Cancillería de su país. “Yo no estoy dispuesto a que en la asunción esté el dictador Maduro. Es una decisión personal de la cual me hago cargo. Esto no es Cancillería, no es protocolo, es mi persona que tomó la decisión”, señaló el político.

Aseveró a su salida de una sesión de la Cámara de Diputados que Uruguay mantiene relaciones con varias naciones y las mismas no tienen que significar que se invite o no a determinadas personas.

“Una cosa no quita la otra. Que uno tenga relaciones comerciales por el interés comercial es distinto a valorar que se violan los derechos humanos, entre otros países, en Venezuela”, explicó.

Según su opinión, el hecho de no invitar a Maduro a su toma de posesión el próximo 1° de marzo no debe afectar sus relaciones comerciales, recordando que la situación con nuestro país estaba "complicada" por el pago de algunos insumos que se tranzaron entre ambas naciones.

La deuda más reciente que aún mantiene el régimen venezolano y a la que hace referencia Lacalle Pou es una que asciende a 30 millones de dólares por venta de leche y que aún no se ha podido saldar. El último pago fue apenas de ocho millones de dólares realizado en enero de 2019. Este acuerdo se realizó en 2015.

El mandatario electo rechazó que el Estado asuma la deuda que Venezuela tiene con el sector lechero de su país, así como su gobierno enviará una ley al parlamento para que se ratifique el monto que Caracas adeuda a la Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL) de Uruguay.

Ernesto Talvi, futuro canciller del presidente electo de Uruguay, Luis Lacalle Pou. informó que para la toma de posesión del mandatario el próximo 1° de marzo, no invitará a los mandatarios de Venezuela, Nicolás Maduro; de Cuba, Miguel Díaz-Canel ni de Nicaragua, cuyo jefe de Estado es Daniel Ortega.

Talvi señaló que no se le girará invitaciones a estas naciones por considerar que ninguna de las tres es una "democracia plena".

Fuente: elpais/uruguay