Según informes internos de Petróleos de Venezuela (PDVSA) vistos por Argus (Agencia líder de reporte de precios de energía y commodities que ofrece datos y análisis, así como conferencias y servicios de consultoría. Compañías en más de 140 países alrededor del mundo), afirma que la estatal petrolera venezolana ha perdido casi toda su capacidad para refinar crudo (80 %), con solo una porción del 20 % que produce la planta de Amuay de 635 mil barriles diarios (b/d) actualmente en operación.

A fines de agosto, Amuay procesaba 120 mil b/d o aproximadamente 9pc de la capacidad de refinación doméstica de Pdvsa de 1.3mn b/d, refirió Argus.

La compañía petrolera venezolana opera Amuay en conjunto con la cercana refinería Cardon de 305 mil b/d en la península de Paraguana. Pero Cardón, así como las refinerías de 140 mil b/d El Palito y 190 mil b/d Puerto La Cruz estaban fuera de línea en agosto, indican los informes de Pdvsa.

El sistema de refinación roto de Pdvsa, junto con las sanciones financieras y petroleras de Estados Unidos que impiden las importaciones, se manifiesta en una escasez generalizada de combustible.

La empresa de petróleo no ha logrado persuadir a sus socios principales en las firmas conjuntas del Orinoco, Rosneft de Rusia y Cnpc de China, para que acepten participaciones minoritarias en las refinerías a cambio de apoyo financiero y técnico para salvarlas.

Un proyecto para actualizar la refinería de Puerto La Cruz, lanzado oficialmente hace más de una década, está estancado porque Pdvsa no ha pagado a su contratista coreano-chino Hyundai-Wison, según la documentación.

Además, dice que la actualización del proyecto de conversión profunda de Puerto La Cruz se completará antes de fines de 2020, pero el precio se ha disparado a más de 9 mil millones dólares desde aproximadamente 4 mil millones dólares en 2008.

Todas las refinerías de la compañía venezolana sufren de un déficit de materia prima, servicios industriales inestables, fuga de mano de obra y fallas crónicas de equipos que no ha podido reparar por falta de repuestos. Los documentos de la compañía indican que gran parte del equipo no tiene reparación.

Los equipos de emergencia “socialistas” están trabajando para restaurar la capacidad de refinación mediante reparaciones con jurado de unidades clave como las torres de destilación de Amuay y su craqueador catalítico fluidizado.

Las unidades inactivas de Amuay incluyen cuatro de cinco torres de destilación con una capacidad combinada de más de 500 mil b/d, más 258 mil b/d de capacidad de hidrodesulfuración, un flexicoker de 62 mil b/d e isomerización de butano y unidades reformadoras de hidrógeno. La FCC de 104,000 b/d de Amuay está operando a aproximadamente 40pc de capacidad.

En Cardon, el equipo derribado incluye una FCC de 86,000 b/d, 305 mil b/d de capacidad de destilación, 185 mil b/d de capacidad de hidrodesulfuración e hidrotratamiento, y unidades de alquilación y coquización retardada.

El Palito ha estado cerrado desde que un incendio de 2017 dañó su FCC de 61 mil b/d. Los intentos frecuentes el año pasado para reiniciar varias unidades derribadas no tuvieron éxito y el esfuerzo se abandonó cuando Pdvsa centró sus recursos descendentes en disminución para mantener en funcionamiento el complejo CRP clave.

Entre los problemas que socavan el sistema de refinación una vez extenso, está el saqueo de piezas de cobre y acero para la venta en el mercado negro de chatarra.

Fuera de Venezuela, Pdvsa también está perdiendo activos clave de refinación. Citgo, la subsidiaria estadounidense de refinación de la compañía, ahora es administrada por la oposición política de Venezuela, y los ingresos bloqueados por las sanciones del país norteamericano. Y su arrendamiento a largo plazo en la refinería de 335 mil b/d Isla en Curazao termina en diciembre. El gobierno de la isla, controlado por los holandeses, está negociando con el refinador alemán Klesch para un nuevo arrendamiento operativo.

Fuente: EFE/elcooperante/argus