El diario norteamericano Washington Post, publicó este domingo una información en donde asegura que el gobierno de Nicolás Maduro, habría realizado una propuesta a la oposición de Venezuela, durante las negociaciones de Noruega, de realizar elecciones presidenciales a cambio del levantamiento de las sanciones impuestas por Estados Unidos.

De acuerdo con el medio de comunicación, los leales a Nicolás Maduro manifestaron su disposición a realizar nuevos comicios dentro de nueve a 12 meses, no obstante, la oposición venezolana y el gobierno de los Estados Unidos, continúan presionando para la realización de elecciones sea entre seis y nueve meses.

"El gobierno aceptó oficialmente ir a las elecciones, pero a cambio de levantar las sanciones y que Maduro se quedara", dijo un funcionario de la oposición familiarizado con las conversaciones. “Estados Unidos no quiere eso. Seguiremos negociando y luego discutiremos si Maduro se queda o no”.

Por su parte, la oposición, quienes exigen las condiciones estrictas necesarias para organizar elecciones libres y justas, se encuentra dispuesta a ofrecer promesas más sólidas de amnistía y protección contra el enjuiciamiento para funcionarios gubernamentales y militares.

"Ahora estamos negociando, con la mediación de Noruega, garantías, garantías respaldadas internacionalmente", dijo el viernes Juan Guaidó, el líder de la oposición, en una entrevista con The Washington Post. "Eso estaría dentro de cualquier acuerdo".

Los negociadores de Maduro insisten en que se levanten las sanciones estadounidenses por adelantado como parte de cualquier acuerdo.

También han indicado que el ex líder sindical de 56 años debe permanecer en el poder al menos hasta que se realice una nueva votación; La posición de Estados Unidos es que las sanciones permanecerán hasta que Maduro deje el poder.

En un intento por endulzar su posible partida, Washington, a través de intermediarios, ha intentado ofrecer a Maduro garantías de seguridad si acepta un nuevo voto y se exilia, según dos personas familiarizadas con las ofertas.

Involucrados en las conversaciones advierten que el acuerdo sigue siendo extremadamente complicado y que el diálogo actual aún puede terminar en fracaso, al igual que las negociaciones en 2017 y 2018.

Una complicación importante si Maduro decide salir gentilmente, tiene que ver con la persuasión de otros miembros del gobierno que se han beneficiado del mismo para que se unan a él.

Fuente: thewashingtonpost