Luego del bloqueo que impuso Estados Unidos sobre Pdvsa, la empresa petrolera rusa Rosneft, ha resultado el salvavidas que le ayuda mantenerse a flote a Venezuela,  con respecto al suministro de gasolina, indicó el Financial Times. 

Los datos vistos por el medio señalan que Rosneft suministró “importaciones enteras” de gasolina de Venezuela en junio, ya que otros proveedores se retiraron. Al menos 1,7 millones de barriles organizados por Rosneft Traiding, brazo comercial de la empresa con sede en Ginebra, cargaron transferencias de barco a barco que se realizaron en alta mar, cerca de Malta, Gibraltar y Aruba, señalan los documentos consultados. Luego, los petroleros se dirigieron a los puertos venezolanos, donde la gasolina fue entregada a Pdvsa, dice el Financial Times.

“Los suministros de gasolina de Venezuela dependen de Rusia”, dijo una persona familiarizada con el acuerdo de suministro. “El día que Rusia deja de suministrar gasolina, Venezuela se detiene”, señaló. No obstante, aunque no hay pruebas de que Rosneft haya violado las sanciones de EEUU contra Venezuela, este acuerdo se convierte en uno de los mayores problemas para EEUU y su fin de producir un cambio de gobierno.