Keith Rowley, primer ministro de Trinidad y Tobago, afirmó este viernes que su Gobierno limitará, en caso de ser necesario, el flujo de inmigrantes venezolanos a las islas. “Esta pequeña nación no puede convertirse en un campo de refugiados para la población venezolana”, expresó el funcionario durante una entrevista en una emisora local.

En este sentido, aseguró que la prioridad es el bienestar de la población de Trinidad y Tobago. “Para proteger los intereses del pueblo de Trinidad y Tobago tendremos que limitar nuestra exposición ante la crisis de Venezuela”, agregó Rowley.

Por ello, destacó que una de las maneras de lograr esto es manteniendo el plazo máximo de 90 días que se le permite permanecer a los ciudadanos venezolanos en el país sin ningún tipo de permiso ni visado.

Fuente: EC