Una corte federal de Estados Unidos presentó este lunes cargos contra el prominente empresario chavista Raúl Gorrín, acusándole de lavar cientos de millones de dólares provenientes de la corrupción en Venezuela y de usar parte del dinero para comprar propiedades de lujo en Florida y en Nueva York. Los cargos, que van acompañados por una orden para congelar millones de dólares en activos y propiedades en Estados Unidos, forman parte de una investigación emprendida por las autoridades federales como parte de un “enorme caso de corrupción”, que también involucra a los ex tesoreros nacionales de Venezuela, Alejandro Andrade y Claudia Díaz.

Gorrín, quien también es investigado por la fiscalía por su presunta participación en otro megacaso de corrupción, es acusado de conspirar para lavar dinero y de pagar millones de dólares en sobornos, según los documentos de la fiscalía.

El Miami Herald y el Nuevo Herald habían reportado previamente este año que las autoridades federales del sur de Florida venían trabajando en un “enorme caso” de lavado de dinero contra ex altos funcionarios venezolanos, incluyendo a algunos de los más cercanos colaboradores del ex presidente Hugo Chávez.

El senador por Florida Marco Rubio se reunió el viernes con estudiantes venezolanos que se encontraban de vista en Miami y analizó con ellos el acelerado deterioro económico y político por el que atraviesa el país petrolero. Durante el encuentro,

Entre estos se encontraba Andrade, un ex guardaespaldas de Chávez que ascendió a Tesorero Nacional entre el 2007 y el 2010, quien es acusado de lavar millones de dólares robados al Estado venezolano a fin de invertirlos en propiedades de bienes raíces, caballos y otros activos en el sur de Florida y en otros lugares.

La magnitud de las adquisiciones realizadas por Andrade, en el sur de Florida y en otras partes de Estados Unidos, no es del todo clara debido a que realizó las operaciones a través de compañías que no estaban a su nombre, dijeron las fuentes.

Las autoridades sospechan que Gorrín y Andrade, al igual que empresarios y banqueros vinculados a ellos, acumularon gigantescas fortunas haciendo uso de las diferencias entre el tipo de cambio oficial y el tipo de cambio paralelo para comprar, con enormes descuentos, bonos denominados en dólares y en libras esterlinas.

Díaz, quien remplazó a Andrade a la cabeza de la Tesorería, también es investigada en el caso del sur de la Florida por presunto lavado de dinero.

La ex oficial naval fue arrestada en España y enfrenta un pedido de extradición introducido por Caracas. Su esposo, Adrián Velásquez Figueroa, es un ex guardia de seguridad de la presidencia venezolana.