El ministro español de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Josep Borrell, ha querido responder a las palabras del ex ministro de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), Rafael Ramírez, que ha asegurado que el exjefe de gobierno José Luis Rodríguez Zapatero “representa a unos españoles de apellido Cortina”, que han recibido contratos petrolíferos en la Faja del Orinoco.

En declaraciones OK Diario, Borrell deja claro que “Zapatero puede estar equivocado, pero no actúa porque le hayan regalado concesiones petroleras”.

–El bloque comunitario ya ha anunciado que explorará cómo apoyar una solución a la crisis política de Venezuela en la que estén implicados los países de la región, y descarta modificar sus sanciones. ¿La solución pasa por mediar en Venezuela?
–En la conferencia de Viena yo dije que las sanciones estaban bien y hay que hacerlas, pero que tenemos el miedo de que eso agudice las tensiones. Tendríamos que ver si es posible, no una mediación, sino una facilitación, es decir, buscar si se pueden buscar puntos de encuentro. La alta representante lo tomó como una idea suya, y en principio nadie estaba en desacuerdo. Yo ya dije que o hacemos eso o no hacemos nada y esperamos a que el sistema se caiga.

–¿Y en qué ha quedado?

–Quedó en que Federica Mogherini lo pensaría y propondría un rechazo a cualquier intervención militar, porque tememos que EEUU haga con Venezuela lo que hizo con Nicaragua. Nada de soluciones violentas, tienen que llegar a un acuerdo entre venezolanos. Ahora la oposición venezolana nos dice que nos entregamos a Maduro, y que Zapatero tiene intereses.

–¿Y es eso cierto?

–Rotundamente no. Zapatero puede estar equivocado, pero no actúa porque le hayan regalado concesiones petroleras en Orinoco.

–Entonces, ¿se presentará un proyecto en Venezuela?

–Sí. Después del debate, como nadie se opuso, la alta representante dijo que dentro de un mes presentaría un proyecto.

–Un proyecto en el que está España…

–Sí. Pero no lo hace sólo España, lo hacen varios países (España, Italia y Portugal). Además, es la alta representante quien toma la decisión. Creo que lo mejor es conseguir un acuerdo. Aunque lo cierto es que yo también soy muy escéptico. El proyecto será una declaración: nada de violencia. Y, segundo, es posible crear un grupo de contacto. Hasta ahora han ido individuos, pero necesitamos un grupo de países.

–¿Y hay fecha límite?

–Maduro ahora y hasta el 10 de enero tiene la legitimidad de unas elecciones que nosotros reconocemos, pero el 10 de enero se le acaba ese mandato, y empieza un mandato en base a unas elecciones que no reconocemos. Nosotros no reconocemos gobiernos, reconocemos Estados. Pero sí, hay un problema político, porque este señor a partir del 10 de enero no es un representante político. Pero, ¿cuál es la solución? ¿esperar a que el Gobierno caiga?

–Y dice usted que es escéptico son esto…

–Lo cierto es que no hay optimismo, la oposición pide elecciones inmediatas. Y no creo que suceda. El Gobierno venezolano tiene 8.000 millones de dólares en caja gracias al precio del petróleo. Todo ese dinero lo tiene para repartir. Las sanciones impuestas por EEUU les hacen mucho daño, pero siguen teniendo eso.

–¿Zapatero fracasó en Venezuela?

–Sí. Zapatero fracasó en Venezuela, pero mi obligación es hacer algo, porque entre Italia, Portugal y España tenemos a más de un millón de ciudadanos en Venezuela.

–Y ahora hay quien le acusa de estar del lado de Maduro.

R: ¿En qué estamos con Maduro? Yo me paso el día hablando con la oposición venezolana. Unos dicen que no hablemos con Maduro y otros dicen que intentemos hablar con él. Podrían decir que estamos con él si pidiéramos que se quiten las sanciones, cosa que jamás hemos hecho.

–Y, ¿han hablado con Maduro?

–Bueno. Hemos hablado con el vicepresidente de Venezuela, sí. Los empresarios españoles que están ahí nos dicen que ese Gobierno no va a caer, que no se va a derrumbar. Maduro nos pide que no hablemos de crisis humanitaria, que eso es lo que dicen los americanos. Segundo, que les quitemos las sanciones financieras porque ningún banco quiere trabajar con ellos. Algo que nosotros no podemos hacer. Y la oposición nos pide que liberemos a los presos políticos. Y eso nos parece genial. Maduro sólo se irá del país cuando vea que no tiene más remedio.