La firma suiza Glencore, una de las mayores compañías del mundo en el comercio de materias primas, coopera en la investigación que ha abierto el Departamento de Justicia de Estados Unidos y para la cual se le han pedido documentos sobre sus actividades en tres países, entre los que figura Venezuela.

“Los documentos solicitados tienen que ver con los negocios del Grupo Glencore en Nigeria, República Democrática del Congo y Venezuela desde 2007 hasta el presente”, precisó la firma en un comunicado.

Las autoridades de EE UU formularon su petición de “documentos y otros registros” para establecer si ha cumplido con las leyes de este país contra la corrupción y el blanqueo de dinero.

Para dar respuesta a esa demanda, Glencore indicó que ha constituido un comité especial en el que participarán su presidente, Tony Hayward, así como dos directores no ejecutivos independientes, Leonhard Fischer y Patrice Merrin.

Consultada por Efe sobre el alcance de sus negocios en Venezuela y la naturaleza de las informaciones requeridas sobre sus actividades allí, el portavoz de Glencore, Charles Watenphul, dijo: “No podemos comentar nada adicional al comunicado”.

Citado en el mismo, Hayward afirmó que “la compañía en su conjunto toma en serio la ética y el cumplimiento de las normas”, por lo que colaborará con la investigación.

De los países citados, la República Democrática del Congo es un importante centro de actividad para Glencore, donde opera, entre otras, minas de cobalto, del que es uno de los mayores suministradores y que es un componente esencial para las baterías, incluyendo las de coches eléctricos.

En el sector de la minería, también es un importante productor de cobre, níquel, zinc, aluminio y acero, mientras que en el energético es un actor central en el negocio del carbón y del petróleo.

Glencore es asimismo una compañía de gran influencia en el sector de la agricultura, como productor, procesador y abastecedor de granos diversos, aceites comestibles, azúcar y algodón.