La cuarentena por la pandemia, la falta de combustible, las sanciones económicas, el deterioro de la economía, y ahora el cierre del suministro del gas butano a nivel nacional puede constituirse en un delicado aditivo para implosionar un país.

La principal aplicación del gas butano (C4H10) es como combustible en los hogares venezolanos, para utilizarlos en la cocina, elaborar sus alimentos, calentar agua, estufas. No contar el país con este elemento, es disminuir drásticamente su proceso alimentario, ya sobreseído. 

La tarde de hoy sábado, el Secretario Ejecutivo de la Federacion Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela, Eudis Girot, certificó la paralización del fraccionamiento que surte gas doméstico en el Complejo Petroquímico de Jose, Estado Anzoátegui principal y único surtidor de este gas para el país.

El mensaje fue claro: NO HAY GAS EN PDVSA. La planta está paralizada, hay largas colas de camiones cisternas para cargar. Se recomienda al pueblo el uso racional del gas. Situación dramática, las plantas de extracción no están operativas. NO HABRÁ GAS HASTA NUEVO AVISO...

Noticia en desarrollo...