El colapso de las funerarias y el cierre de la funeraria municipal para los casos de coronavirus ha obligado a la Comunidad de Madrid y a la UME a crear una morgue improvisada en el Palacio de Hielo, en el distrito de Hortaleza, para conservar los cadáveres de víctimas de esta epidemia.

Se habilitó este lugar para almacenar los cadáveres de las víctimas del coronavirus. No hay capacidad para enterrar los cuerpos en el plazo normal. Los cuerpos estarán en esta morgue por unos días.

Unos cadáveres que comenzarán a llegar esta tarde y que se se mantendrán allí «unos días», según las fuentes consultadas por este diario. «Aunque la funeraria siguiera funcionando normal, no hay capacidad para enterrar en el plazo normal«, señalan las mismas fuentes sobre el alto ritmo mortuorio que el coronavirus está provocando en la Comunidad de Madrid.

«Ante el aumento progresivo del número de fallecidos y la imposibilidad de las funerarias para poderlos enterrar en el plazo establecido, la empresa concesionaria del Palacio de Hielo ha cedido sus instalaciones para poder albergar estos cuerpos a la espera de que las funerarias puedan hacerse cargo de ellos«, explican desde el Ayuntamiento de Madrid donde señalan que el Gobierno regional y el Ejército son quienes «van a desarrollar el procedimiento operativo una vez la instalación esté preparada».

En la Comunidad de Madrid señalan, a su vez, que se trata de una medida «temporal y extraordinaria encaminada, fundamentalmente, a mitigar el dolor de los familiares de las víctimas y la situación que se registra en los hospitales madrileños». Según han precisado a través de un comunicado, estas dependencias cumplen «las condiciones necesarias» para poder se habilitadas como morgue y comenzarán a funcionar como tal «en las próximas horas».

Este recinto, que cuenta con unos 1.800 metros cuadrados de pista de hielo, se encuentra en el distrito de Hortaleza en una zona de fuerte carácter comercial y de restauración y es utilizado principalmente como alternativa de ocio aunque ante la epidemia que sufre el país y especialmente la capital se destinará como depósito de cadáveres.

Esta situación se produce el mismo día que el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha anunciado por carta al ministro de Sanidad, Salvador Illa, que la Funeraria Municipal de la ciudad tendrá que cerrar a partir de mañana por la falta de material para sus trabajadores y que deja al servicio en «una situación extremadamente crítica» en mitad de una crisis sanitaria que ya ha ocasionado 1.263 muertos en la región.

Fuente: ElEspañol/ELMUNDO