El Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil oficializó la tarde de hoy el retiro de su personal diplomático de la Embajada de ese país en Caracas así como de cuatro consulados en toda Venezuela.

Por medio de una serie de decretos oficiales, la Cancillería brasileña oficializó el retiro de todo el personal de alto nivel, asistentes diplomáticos, asistentes consulares y oficiales del Consulado y la Embajada en Caracas, así como del viceconsulado en las poblaciones de Ciudad Guayana y Santa Elena de Uairén (estado Bolívar) y Puerto Ayacucho (estado Amazonas).

Todos los funcionarios, en total 12, fueron retirados a funciones dentro de la Secretaría de Estado en Brasil.

Con esta acción, el gobierno de Jair Bolsonaro busca aislar aún más al régimen de Nicolás Maduro, como reveló un alto funcionario a Bloomberg en días pasados. Segun esas informaciones, para la semana entrante se tenía previsto que representantes del gobierno brasileño y venezolano iniciarán las discusiones de sus respectivas representaciones diplomáticas.

La presión diplomática sigue siendo un elemento clave de la estrategia para derrocar a Maduro, a pesar de que la campaña de Guaido parece haber perdido impulso en los últimos meses, dijo el funcionario.

El canciller brasileño Ernesto Araújo no se ha pronunciado hasta el momento por esta decisión del gobierno de Bolsonaro y cómo quedarán los ciudadanos de esa nación dentro del país.

Bolsonaro desconoce a Nicolás Maduro como mandatario en respaldo a Juan Guaidó y su Gobierno interino. Incluso reconoció a María Teresa Belandria como embajadora del presidente encargado en Brasil, aunque se abstuvo de expulsar a los diplomáticos leales a Maduro que permanecen en ese país, principalmente con acreditaciones vencidas.

Eso ha dejado a los funcionarios de ambos lados luchando por cumplir con las convenciones diplomáticas o manejar asuntos consulares.

Fuente: bloomberg