Carlos Eduardo Cruz-Diez ​ fue nuestro célebre artista venezolano símbolo del arte cinético mundial. Vivió y trabajó en Francia desde 1960 hasta su muerte.​ París rinde culto por tres días al ejemplar maestro. Cruz-Diez se propuso concebir el color como una realidad autónoma que se desarrolla en el tiempo y en el espacio, sin ayuda de la forma o necesidad de soporte... y lo logró.