El yugoslavo Novac Djokovic se impuso en una aguerrida final ante el suizo Roger Federer tras un balance de: 7-6, 1-6, 7-6, 4-6, 12-11  adjudicándose su quinta victoria en Wimbledon.