Este viernes 7 de junio se cumplen dos años de la partida de Neomar Lander, adolescente oriundo de Guarena, asesinado durante las protestas de 2017, en rechazo a las políticas económicas y sociales del gobierno de Nicolás Maduro, que llevaron a Venezuela a una crisis sin precedentes.

Desde el exilio, sus padres Zuegeimar Armas y Neomar Lander continúan pidiendo justicia para su hijo y para los más de 140 venezolanos que fueron asesinados en las calles, a manos de los cuerpos de seguridad del Estado y de colectivos, quienes exigían tan solo un cambio para su país... (sin respuestas)

Este 7 de junio se celebrará una misa y una vigilia en la plaza Juan Pablo II de Chacao, muy cerca de la entrada del túnel de la Avenida Libertador, donde cayó su cuerpo.

En Guarenas, los actos se realizarán durante la mañana del sábado 8 de junio. Amigos y allegados pintarán un mural en su honor en la Avenida Intercomunal, cerca de la entrada a la ciudad.

Aquel jovencito pasó a la inmortalidad con la frase “La lucha de pocos vale por el futuro de muchos”, que se hizo viral incluso en Nicaragua, durante las protestas contra el gobierno del presidente Daniel Ortega. Neomar ha pasado a ser una emblemática imagen en la oposición y juventud venezolana, por ser fotografiado con una rosa y una bomba molotov en su mano derecha, así como símbolo de una causa, de un efímero luchador que tan solo buscaba justicia ante la represión salvaje de los cuerpos de seguridad del Estado.