La periodista Mariana Reyes (@Marianitareyes), confirmó en su cuenta de Twitter, que éste sábado en horas de la mañana se llevo a cabo la audiencia de presentación del M/G (R) Hugo Carvajal, quien se mantendrá recluido en el Centro Penitenciario de Soto del Real de Madrid por decisión del juez Alejandro Abascal, mientras avanza la solicitud de extradición a EEUU. Cabe recordar que Carvajal fue detenido el día viernes 12 de abril, por la Policía Nacional española en respuesta a una reclamación de Estados Unidos por un delito vinculado al narcotráfico.

El Centro Penitenciario de Soto del Real, ubicado en la Comunidad de Madrid, cuenta con más de un millar de celdas. Cada una de 10 metros cuadrados, habilitada con ducha y váter propios, una mesa de estudio y un televisor. Sin embargo, es una de las prisiones más conflictivas de España y en el 2014 se convirtió en el lugar donde más agresiones con lesiones se produjeron a los funcionarios. Una rutina muy estricta. El día comienza sobre las ocho de la mañana. Cuando las celdas se abren, los presos deben estar ya listos y con la celda en orden. Tras el desayuno, la mañana es libre, y se dedica a las actividades que cada preso ha escogido. En torno a la una del medio día llega el almuerzo. Los presos deben volver a sus habitaciones después de comer, a excepción de aquellos que tienen asignadas labores de limpieza. La tarde fuera de la celda comienza sobre las cuatro y media y es también libre. Después, la cena y, de nuevo, las celdas, que se cierran sobre las diez de la noche hasta el día siguiente. Los presos tienen permitidas cinco llamadas de cinco minutos a la semana. Sólo pueden llamar a diez números de teléfono previamente entregados a los funcionarios de la prisión. El primer día se les entregan varios kits que van a ser necesarios para su vida en prisión. Uno compuesto por un juego de sábanas y una manta, otro compuesto por una bolsa con artículos de higiene personal. Asimismo, se le entrega un juego de cubiertos de plástico y una tarjeta con la que podrán pagar en el economato de la prisión.

Durante los primeros días de su estancia en la cárcel, el recluso pasa sus horas en una celda individual del módulo de ingresos. A las visitas hay que identificarlas y registrarlas en el libro de ingresos del centro, tras lo que le toman sus huellas dactilares y le sacan dos fotografías.

Noticia en desarrollo...