Es un país bajo riesgo de enfrentar una de las peores crisis humanitarias del 2019 por el colapso económico reinante, que ha deteriorado sus condiciones de vida a través de innumerables promesas económicas y la ausencia de respuestas concretas. Un estudio certificado por el Diario Las Américas señaló que, un total de 5.500 familias venezolanas se han separado cada día cuando uno o varios de sus miembros abandonan el país para escapar de la crisis humanitaria. Según cifras de la ONU, más de 3.3 millones de venezolanos han emigrado en los últimos años, lo que ya constituyó el mayor desplazamiento migratorio registrado en Latinoamérica.