Desde tempranas horas de este viernes azota la costa de Carolina del Norte con vientos de 144 kilómetros por hora e incesante lluvia, más de 100 personas han sido impactados por una marea de tormenta que ya ha alcanzado los 3,08 metros, mientras docenas más esperan ser rescatados. Las peores escenas de la tormenta hasta el momento han surgido en la ciudad sitiada de New Bern, donde unas 150 personas pidieron ayuda durante la madrugada de hoy, dijeron funcionarios de la ciudad. Instaron a los residentes a refugiarse en los puntos más altos de sus hogares, incluidos los tejados.