La madrugada de este martes se dio a conocer extraoficialmente la identidad del "topo" que habría filtrado la información correspondiente a reuniones mantenidas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con militares venezolanos para presuntamente planificar un golpe de Estado contra el mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro. Fuentes que participaron en dichas reuniones señalaron a Mike Fitzpatrick, segundo a cargo de la oficina para el Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, como el posible responsable de que la información fuese divulgada. El objetivo de filtrar la conversación habría sido forzar a Trump a que abandonara la política de “mano dura” contra el gobierno venezolano y que en su lugar implementara una política de diálogo. Marco Rubio, senador del estado de Florida en Estados Unidos, se comprometió a promover una investigación sobre la divulgación de las conversaciones por considerar que se trata de contenido de procedencia clasificada. Algunos de los que participaron en las conversaciones acotaron que los militares de Venezuela fueron quienes buscaron al gobierno de Estados Unidos para conversar, por lo que, Trump accedió para tener más información y no para comprometerse contribuir con un presunto golpe de Estado.