" />

La miseria está penetrando los estratos sociales de manera ilimitada. El hambre no restringe ni condiciona a los seres vivos, y el ser humano no escapa de la necesidad involuntaria de alimentarse. Ya nada no está asombrando, la barrera de la escasez rebosa sobre la línea roja. Este escenario fue captado la mañana de hoy en playa Los Cocos de Puerto La Cruz, estado Anzoátegui, fuera del agua ya no hay control, gente, de todas las edades nadan con tobos hacia los peñeros, para calmar el "apetito"...