" />

La oposición parece haber sido inducida y encontrarse dentro de una oscura maraña de incertidumbre, intrigas y diviciones, que han logrado disociar e insólitamente desconectar al venezolano de su realidad: la libertad.

Por un lado, ahora Henri Falcón oficializa una nueva coalición (“Concertación por el cambio”) integrada por el MAS, Avanzada Progresista y otras organizaciones, que han solicitado su reinscripción al Consejo Nacional Electoral (CNE), y sentenció que participará en los comicios de concejales previstos para diciembre de este año... Lo más curioso, es que COPEI, el partido que le sumó más votos a Falcón en las presidenciales, no está incluido en la plataforma. Además, el exgobernador de Lara adelantó que Felipe Mujica dirigirá la comisión que
evaluará la posibilidad de “negociar” con Maduro (???).

Por otro parte, María Corina Machado y Antonio Ledezma, ahora despotricando de los presos políticos que aceptaron una libertad a medias, y anuncian la caída del régimen porque “son los días finales”, pero no dicen, ni nadie sabe, qué es lo que debe hacerse para que eso ocurra.

El Frente Amplio, luce estrecho e inoperativo. Y con respecto a la MUD, se encuentra encarcelada dentro de sus propios errores. Su máxima equivocación, fue el haber cedido ante el chantaje de los radicales sin partido y sin planes creíbles.

Y mientras eso no cambie, ahí va Maduro. Depurando su entorno y atornilladose en el poder. En fin, los mejores aliados del oficialismo no son los cubanos, sino los dirigentes opositores cuyo único oficio es atacar más a la Oposición que al propio Gobierno.

No es que dividen a la oposición, es que ésta se "deja" dividir y le hacen, directa o indirectamente el "mandado"... Va adelante el G2.