A través de la misiva, explicó que no existen razones financieras para la intervención de Banesco, ya que se trata de una medida que pudiese perseguir “justificar los problemas para la introducción del nuevo cono monetario”. “Lo clave es entender que el problema en curso, no es ni originado ni promovido por Banesco

El problema es la escasez de papel moneda, asociado a un mercado que intenta proteger sus bienes adquiriendo dólares, que es el bien más apetecido por los ciudadanos”, reza.

En este sentido, justificó su explicación argumentando las proyecciones, de carácter técnico, que indican que el sistema financiero venezolano “está cada vez más próximo al colapso de los medios de pagos. Esta afirmación la hago del modo más responsable“.

“Este problema no se resuelve interviniendo al mayor banco del país y al principal operador de los medios de pago, pues este banco es el que más puede ayudar a resolver la delicada situación estructural que atravesamos. ¿No será esto lo que se quiere encubrir con estas decisiones?”, preguntó Escotet.